El arte de diseñar un vehículo con carácter

Darle vida a un nuevo automóvil es un proceso altamente complejo, de mucha inspiración, materiales, tiempo y, por su puesto, dinero.
17/03/2017
12:19
Christian Pérez Vega
-A +A

Dicen que de la vista nace el amor, y en el caso de los autos, el cliché tiene mucho de cierto, pues el diseño de un vehículo es uno de los factores más importantes al momento de atraer a un cliente. Según JD Power, 29% de los conductores basan su decisión de compra en este punto, por lo que los diseñadores de autos tienen que poner mucho esmero en hacer un producto atractivo, novedoso y que perdure en el tiempo, tal como nos lo platica Tony Gallardo, jefe de Diseño Exterior de SEAT.

_dsc7041.jpg

“Darle vida a un nuevo automóvil es un proceso altamente complejo, de mucha inspiración, materiales, tiempo y, por su puesto, dinero. Es un camino donde los diseñadores hacen numerosas propuestas, ya sea en dibujo digital o a lápiz (todavía hay gente que dibuja de manera romántica). A partir de ahí, se hacen los procesos de selección, mismos que van acompañados de matemática y modelos en físico que nos sirven para evaluar la calidad de los nuevos modelos y la calidad del diseño y, con ello, ver si hay posibilidades para seguir adelante”

Un claro ejemplo de lo que el jefe de Diseño Exterior de SEAT dice es el nuevo Ateca, un SUV que necesitó alrededor de cuatro años para ver la luz. En ese proceso, los diseñadores dibujaron a lápiz más de mil esbozos, los cuales se recrearon virtualmente, para después pasar a un modelo de tamaño real hecho con más de cinco mil kilos de arcilla.

_dsc7030.jpg

“Todo proceso de diseño parte de la inspiración del diseñador, de su idea. Es todo un ciclo fluyendo en la mente del creativo; es explosivo y se canaliza en productos como el nuevo Ateca, el cual llevó casi cuatro años de desarrollo, un proceso que involucró a mucha gente, muchos materiales y que, por supuesto, cuesta muchísimo dinero, pues los materiales, los equipos y la especialidad invertida en todo ello hace que no sea nada barato.”

Para hacer realidad a este primer SUV de la marca española, se crearon nuevos materiales, incluyendo un nuevo tono de pintura, para el cual se utilizaron más de mil litros para llegar a un color buscado.

_dsc7036.jpg

Después de todo ese proceso, el diseño pasa a un modelo real, en el cual se utiliza la digitalización y la matemática de superficies. Mucha gente da su visto bueno antes de su aprobación final: entre diseñadores, responsables de exteriores, director de diseño, director técnico y presidente de la compañía.

En el caso del Ateca, Tony asegura que fue un proceso más sencillo, ya que la esencia ya estaba conceptualizada en el modelo León. “Lo que es realmente difícil a la hora de diseñar un nuevo vehículo es crear la esencia; en el caso de nuestro primer SUV ya lo habíamos hecho desde 2012 con la nueva generación del León, el cual fue el fundador del estilo de los modelos que tenemos ahora. Con el Ateca lo que hicimos fue replicar ese estilo y brillo, para aplicarlos a los códigos de un SUV, complementando el diseño con tres principios fundamentales que son: la precisión el carácter y la escultura, aspectos que expresan el ADN de la marca”

18a_entrevista_02.jpg

Sin duda, la labor de los diseñadores en la creación de un vehículo es una parte imprescindible, un trabajo que les lleva años perfeccionar jugando con las sombras, superficies, geometría, líneas y planos, que combinan para expresar un proceso artístico. Las formas se materializan, se guían hacia un estilo deportivo, robusto, individualista o familiar y finalmente encarnan en un vehículo real que recorre las calles, avenidas y carreteras del mundo.

18a_entrevista_01.jpg

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS