Día de orgullo para el coleccionista mexicano

El Gran Concurso Internacional de Elegancia demuestra su influencia en la XXXI edición.
17/03/2017
12:33
PABLO GARCÍA
-A +A

El maravilloso roadster se mantenía al margen de los abrazos, los discursos, los buenos deseos y las palabras de felicitación. Era el Jaguar XK 150 S de Enrique Vila, auto Best of show del Gran Concurso Internacional de Elegancia del año pasado. Pertenecía a su propio tiempo detenido; bien podría haber salido ayer de la línea de ensamblaje, si ayer fuera 1958.

El anuncio de la edición XXXI del concurso (en efecto, inicia su cuarta década) fue particularmente efusivo. Estos son tiempos para sacar pecho nacionalista, para demostrar la pujanza del automovilismo mexicano, desde los costados de la industria, de los aficionados y de los artesanos que devuelven autos clásicos a la vida... Incluso desde el lado del municipio de Huixquilucan, donde se aloja el predio ya clásico para el concurso. Se realizará el 25 y 26 de marzo.

La cosecha de autos nunca se acaba Francisco Name, presidente del Consejo organizador del concurso, inició sus palabras con un poco de nostalgia. Recordó los tiempos inciertos, la historia de 31 años, aquel puñado de entusiastas de Jaguar que se reunían en el bosque de Chapultepec para dar salida a su afición y fundar una comunidad. Hoy el acto es la mayor fiesta vintage y la mejor ocasión para ver y ser visto. Unas 25 mil personas se reúnen año con año.

Las novedades más llamativas: en esta ocasión se incluye una categoría de hot rods y modelos radicalmente modificados. El espectáculo más extravagante está garantizado. También se llevará a cabo una subasta de autos clásicos, que podrá ser seguida en vivo por coleccionistas de todo el mundo.

En efecto, los ojos del coleccionismo global cada vez se fijan más en el circuito mexicano. Francisco Name los explica, en parte, por la calidad de los trabajadores que restauran los autos, numerosos y especializados. Pero la presencia de ciertos personajes bastaría para dejar constancia de ello: por ejemplo, Jeffrey Carlson, el presidente del Club de Coleccionistas de Autos Jaguar, toda una personalidad en el horizonte continental de los apasionados por la marca inglesa. Jeff, como se le dice en el medio, se encargó de hacer el anuncio protocolar de la XXXI edición.

¿Más personajes tan clásicos como los autos que coleccionan? Bueno, allí está Enrique Vila, que durante el concurso recibirá un homenaje a su trayectoria.

Estas son las empresas automotrices que participarán: Aston Martin, BAIC, Ford, Jaguar, Lamborghini, Porsche, Subaru (su primera vez), Toyota y VUHL, el fabricante mexicano de superautos. Un patrocinador peculiar, Quálitas, dio a conocer un interesante producto en el mercado de seguros, dedicado al coleccionista: pólizas que aseguran colecciones enteras de autos vintage en caso de robo o pérdida total.

La cosecha de joyas del pasado automotriz demuestra buena salud en México.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS