Pide cardenal que se reconozca labor y derechos de los periodistas

Durante su homilía, Norberto Rivera pidió orar por los trabajadores del país, para que sean respetados sus derechos laborales; “especialmente por los periodistas”, dijo
El cardenal Norberto Rivera (Foto: Archivo / EL UNIVERSAL)
02/07/2017
14:06
Perla Miranda
-A +A

Al presidir la homilía de este domingo en la Catedral Metropolitana, el cardenal Norberto Rivera Carrera pidió orar por los trabajadores del país, para que sean respetados sus derechos laborales, “especialmente por los periodistas, a fin de que justamente, sea reconocida y remunerada su labor informativa”.

Además se elevó una súplica por por todas las personas que resultaron afectadas por las lluvias “para que, con el apoyo de todos puedan recuperar la esperanza y los bienes que han perdido”. También se rezó por los gobernantes de todos los países “para que promuevan paz, justicia y fraternidad de los pueblos que dirigen”.

En su mensaje, el prelado dijo que en un mundo lleno de grupos enfrentados, partidos, guetos, sindicatos, clubes, razas, países y hasta iglesias y religiones, es importante la llamada evangélica a saber recibir, acoger, y hospedar a los demás. “Acoger es abrir las puertas de nuestro hogar y de nuestros corazones, es escuchar y ofrecer una posibilidad de diálogo; es dar algo de nuestro tiempo, de nuestros bienes y de nosotros mismos”.

Señaló que muchas de las grandes obras que hacen posible a nuestro país y que deben enorgullecernos como mexicanos son aquellas que se realizan por personas que jamás aparecerán en televisión o medios de comunicación.

“Son hombres y mujeres grandes porque su vida es una bendición en medio de esta sociedad. Ellos forman ese ejército pacífico del voluntariado que trabaja de manera gratuita y callada, en los miles de rincones de nuestro mundo, sólo porque les nace del corazón estar junto a los que sufren, a los caídos, a los abandonados”.

El arzobispo primado de México, indicó que por muchas razones los cristianos defienden a la familia, pero que no basta con defender el valor de la familia sin más, porque ésta puede plasmarse de formas muy distintas y hasta en contra del proyecto de dios.

“Hay familias abiertas al servicio de la sociedad, y familias replegadas egoístamente sobre sí mismas. Familias que educan en el egoísmo, y familias que enseñan y viven la solidaridad. Por esto, la familia no es para Jesús algo absoluto e intocable. No es un ídolo. Hay algo que está por encima y es prioritario; el reino de dios. Lo decisivo no es la familia de carne sino esa gran familia que debemos construir entre todos bajo el reinado del mismo Padre”, concluyó.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS