El Salón Rojo
Hablemos de cine

You are here

Las 18 de 2018

El recuento anual de lo mejor que pudimos ver en 2018
Las 18 de 2018
21/12/2018
12:11
-A +A

Las 18 de 2018

 

El recuento de los 18 filmes más notables en este 2018. Para esta lista consideré todo lo que vi en el año y no sólo lo estrenado en salas comerciales. ¡Andiamo presto!

 

18.- CLIMAX - Dir: Gaspar Noé

Los rumores eran ciertos: Noé está de regreso y CLIMAX es su mejor cinta desde Irreversible. Con la densidad propia del autor (tal vez llevada a extremos incluso cursis), la cinta se compone de largos y muy logrados planos secuencia sobre una fiesta donde un grupo de bailarines profesionales sin querer se drogan por LSD vertido en un ponche. La noche pasa de lo lúdico a lo lúbrico y luego a lo infernal. Brutal.

 

17.- Darkest Hour - Dir: Joe Wright

En manos de otro director, Darkest Hour sería una película aburridísima, pero Wright demuestra sus dotes de narrador haciendo uso de todo su arsenal: ritmo ágil, cortes abruptos, saltos temporales, close-ups, diálogos bien escritos así como la música de un extraordinario Dario Marianelli. Su habilidad es tal que un simple dictado o una plática en el bunker de guerra se muestran con emoción y grandilocuencia. El artificio del cine usado de manera tan inteligente como brillante.

 

Y si, director y guionista se toman muchas (tal vez demasiadas) libertades históricas. ¿Aquella escena rumbo al final de la cinta en verdad sucedió? Probablemente no pero al final no importa: el relato resulta tan emotivo, tan poderoso, tan francamente patriotero, que la Historia queda en segundo término. Al final el mensaje es claro: a los tiranos no se les apacigua, se les enfrenta.

 

16.- Hereditary - Dir: Ari Aster

Pocas veces un director en su ópera prima es capaz de mostrar tal habilidad para el manejo de las atmósferas, la dirección de actores y el uso de los recursos cinematográficos como lo hace Ari Aster en Hereditary. El director demuestra con esta cinta un profundo entendimiento no sólo del cine de terror sino del cine mismo, haciendo de esta pieza lo mismo una experiencia aterradora que un drama familiar alucinante que arrebata sustos a partir de los elementos más simples: la oscuridad, el silencio, o incluso el sonido que hace la lengua chocando con la pared interna de la boca. Simplemente impresionante.

 

15.- First Man - Dir: Damien Chazelle

Con First Man, Damien Chazelle narra una historia conocida -la llegada del hombre a la Luna- pero la despoja del heroísmo ramplón y de los clásicos clichés visuales para mostrar la faz menos luminosa de uno de los momentos más brillantes de la historia de la humanidad.

 

Sin mayor ceremonia, en un relato tan melancólico como pesimista, Chazelle nos lleva con éxito por el camino más oscuro y menos conocido del viaje a la luna. Una cinta que, sin duda, merecía más amor.

 

14.- Tiempo Compartido - Dir: Ernesto Contreras / Sueño en otro Idioma - Dir: Sebastián Hoffman

Un muy buen año para el cine mexicano.

 

Con Sueño en Otro Idioma Ernesto Contreras muestra oficio y madurez en el uso de sus recursos, lo cual hace de esta, sin duda, su mejor cinta hasta ahora. Una película que reflexiona sobre cómo los prejuicios destruyen todo: amor, amistad y tiempo.

 

Con Tiempo Compartido, Sebastián Hofmann mantiene un rigor implacable en el registro y montaje de imágenes, creando atmósferas pesadillescas y surreales que atacan con precisión la idea del éxito como fin máximo en la vida.

 

13.- Eighth Grade - Dir: Bo Burnham

Un coming of age que en el fondo es tremendamente convencional pero en la forma es absolutamente sorprendente. La película narra el infierno adolescente mediante secuencias sin diálogos pero potencializados por la música y la mirada siempre temerosa, ansiosa, deseosa, distraída de una extraordinaria Elsie Fisher (aquí debería haber una nominación al Oscar). Y por cierto, ¿cómo le hicimos nosotros para sobrevivir a la adolescencia sin internet? Qué horror.

 

12.- Old Man & The Gun - Dir: David Lowery

¿Cuál es el significado de la vida?, ¿para qué estamos vivos? Estas preguntas existencialistas son las que, sorprendentemente, plantea David Lowery en su más reciente cinta. Al fin y al cabo autor, el director originario de Wisconsin logra empatar sus dos últimas cintas bajo la misma inquietud sobre el significado de la vida. El fantasma de su extraordinaria A Ghost Story tendría mucho que platicar con Forrest Tucker, un elegante anciano (perfecto Robert Redford) que aún a su avanzada edad se dedica a robar bancos, y para ello sólo ocupa un viejo revólver, un impecable traje azul, bigote recortado, sombrero y una amabilidad sin par.

¿Por qué Tucker se dedica a ésto? Porque lo hace feliz, y el viejo adagio indica que cuando encuentras lo que te hace feliz, debes dejar que ello te asesine. Toda una joya.

 

11.- Lady Macbeth - Dir: William Oldroyd

Sorpresiva ópera prima del director teatral y operístico William Oldroyd en una suerte de fábula proto feminista que sorprende no sólo por lo bien logrado de sus imágenes y encuadres fijos que emulan la Inglaterra victoriana, sino principalmente por el temple, la inteligencia, el porte y la mirada al mando de Florence Pugh en su papel de Katherine, una jovencita que en pleno 1865 no está dispuesta a ser un adorno más dentro de un enorme palacete ni tampoco permanecer como la esposa de un viejito millonario con la cual la casaron casi a la fuerza.

 

Eros y Tanatos son las fuerzas que dominan a nuestra hermosa protagonista quien está dispuesta a todo con tal de satisfacer su propio placer. ¿Estamos frente a un monstruo cruel y sediento o ante un ejemplo de feminismo sin límite? Usted decida.

 

10.- Spider-Man: Into the Spider-verse

Así es como se hace una película de superhéroes. Acción, sensación de peligro, narrativa fluida y mucho humor. Cada fotograma es un derroche de diseño sin igual en una animación como probablemente nunca habíamos visto.

 

Han pasado diez años del famoso “Universo Cinematográfico” de Marvel y en todo ese tiempo no pudieron superar lo hecho por Nolan (o Raimi, o Shyamalan) ni tampoco entregar una pieza que hiciera tal justicia al universo creado por Stan Lee. La mejor película de un héroe Marvel no la hizo Marvel Studios, la hizo Sony y se llama Spider-Man: into de Spider-verse.

 

9.- Ready Player One / The Post

Ready Player One es el muy particular homenaje de Spielberg al cine mismo, una invasión tecnológica calculada para demostrar que ni el más poderoso VR supera al cine. Pero también es un comentario sobre él mismo: aquel que con su cine forjó los años 80’s y catapultó al blockbuster como industria, viene a decirnos que todo eso estuvo muy bien, pero que no hay que estancarse, hay que crecer, no se puede ser adolescente toda la vida.

 

Por eso comparte posición en este listado con The Post, la película que Spielberg filmó en lo que quedaban listos los efectos especiales de Ready Player One. Aunque los temas políticos y sociales ya no son extraños en la filmografía de Spielberg, no deja de ser sorprendente cómo aborda las diferentes escenas con el mismo rigor con el que lo hace con sus cintas de aventuras y ciencia ficción. Aquel tiburón acechante, o aquel arqueólogo huyendo del peligro son, bajo su lente (y la de su inseparable cinefotógrafo, Janusz Kaminski) igual de emocionantes que un reportero en búsqueda de la verdad.

 

8.- You Were Never Really Here - Dir: Lynn Ramsay

Un rompecabezas para armar. You Were Never Really Here es una destacada pieza de cine noir que se convierte en experiencia sensorial extrema, que hace a un lado el uso de diálogos para provocar al espectador con imágenes y sonidos, oscuridad y sombras, actuaciones y cine puro.

 

Pero más allá de la indudable maestría visual, la herramienta más efectiva y perturbadora (por enigmática e incluso contradictoria) es la actuación melancólica, taciturna pero violenta, tierna pero brutal (ese martillo al hombro) contenida de arrebatos pero no de intensidad, por parte de Joaquin Phoenix. Su personaje es otro clásico del cine noir: el investigador, el villano y la víctima, todos en uno solo.

 

7.- Lucky - Dir: John Carroll Lynch

¿Para qué venimos a este mundo?, ¿qué sentido tiene todo este viaje? Reímos, lloramos, amamos y al final nos vamos tal y como llegamos: sin nada. ¿Qué queda por hacer entonces? La respuesta es uno de los mejores finales en el cine de 2018. Harry Dean Stanton rompe la cuarta pared y con ellos se despide de una carrera brillante, no sin rompernos el corazón y robarnos una última lágrima. Joya.

 

6.- Mission Impossible: Fallout - Dir: Christopher McQuarrie

Pero para Tom Cruise detenerse es lo único imposible. El actor es la personificación misma del hombre indestructible, aquel que, no importando la situación, seguirá adelante. Ser una estrella es una responsabilidad muy grande y Tom Cruise está dispuesto a seguir pagando el precio.

 

Ese precio se paga frente a la cámara. ¿Pantallas verdes?, ¿efectos en computadora?, ¿qué es eso? Tom Cruise es un heredero de Buster Keaton, un hombre que a pesar de su edad está dispuesto a seguir aventándose de un avión, correr a toda velocidad en una motocicleta, colgarse de un helicóptero. No importan los huesos rotos. Cruise es la última gran estrella análoga en un mundo engañosamente digital.

 

¿Necedad?, ¿locura?, por supuesto, pero Tom está convencido de que no hay otra ruta. La saga de Misión Imposible es la crónica de un hombre cumpliendo una promesa: ser la mayor estrella de cine en activo.

 

5.- As Buenas Maneiras - Dir: Marco Dutra, Juliana Rojas

Del drama social al suspenso, de la animación al erotismo, del terror al musical. Juliana Rojas y Marco Dutra, invencibles, hacen lo que quieren con su público en un viaje absolutamente inesperado pero sin perder nunca el piso y sin que el relato se les escape de las manos.

 

Al final, la cinta es una celebración a lo no convencional: el amor no convencional, las relaciones de amistad inusuales, la maternidad no tradicional. El único elemento que permea por todo el filme, además de la dirección extraordinaria de sus autores, es el amor, incondicional, ferviente, apasionado, filial.

4.- Cold War - Dir: Pawel Pawlikowski

Cold War describe la mecánica del amor más complejo y apasionado: aquel que no exige presencia constante y que se alimenta con los pequeños instantes cuando dos amantes pueden estar juntos, no importando nada ni nadie. “Es la mujer de mi vida”, dice en algún momento Wiktor cuando ve con otro a Zula. Y nosotros, el público, le creemos, porque ya para entonces estamos tan enamorados de esta película como él de la hermosa y desbocada Zula. Ésta es, sin duda, una obra mayor.

 

3.- ROMA - Dir: Alfonso Cuarón

La magnífica máquina del tiempo. Cuarón regresa al pasado no para recolectar nostalgia sino para provocar memoria. La odisea de Cleo no es sino un pretexto para exponer a México en sus más dolorosas contradicciones. ROMA es la mejor película de su ya de por sí brillante carrera.

 

2.- Paddington 2 - Dir: Paul King

Paddington 2 entrega con éxito su mensaje primordial: cuando se es atento con los otros, todo sale bien. Lo hace a pesar de estos tiempos cínicos, eludiendo la cursilería barata o la melcocha facilona. Lo hace entregando una pieza de cine mayor, que no escatima en sus constantes intentos por armar secuencias originales que no niegan nunca sus múltiples influencias: el cine de  Charles Chaplin, de Buster Keaton y, por supuesto, el homenaje visual constante al cine de Wes Anderson.

 

Paddington 2 no sólo es un filme inteligente, gracioso y divertido, sino que ahora, en los tiempos del Brexit, se ha vuelto contracultura. La nación ya no ve con buenos ojos a los extranjeros y bajo esa realidad no hay espacio para aceptar a un oso en sus filas, no por ser producto de la imaginación, sino por ser alguien “de afuera”.

 

Paddington 2 se vuelve entonces uno de los últimos reductos de esa cultura que se presumía cosmopolita y abierta al mundo. El Londres que recibía con los brazos abiertos a un oso de Perú se convierte ya no en una celebración a la cultura inglesa, sino en un relato de ficción pura.

 

1.- The Phantom Thread - Dir: Paul Thomas Anderson

Amor, enfermedad, servidumbre, posesión y entrega. Phantom Thread puede entenderse como un ensayo sobre la compathía: el amor vuelto paraíso e infierno, hechizo mutuo donde el poder de un hombre sucumbirá ante el deseo posesivo de una mujer. Si todo amor es eucaristía, aquí el sacramento es un ritual que empieza en el desayuno y acaba en un cautiverio suave, vampírico, enfermo, gótico, un odio que se vuelve  indistinguible del amor. La colonización del otro, el hechizo y la servidumbre mutua, “te quiero indefenso y tierno, solo para mi”. El amor como una de las peores enfermedades, porque es justo de la cual no te quieres curar.

 

Bonus:

Hasta los Dientes - Dir: Alberto Saúl Arnaut Estrada

 

Si tan sólo un mérito tiene Hasta los Dientes, la ópera prima del documentalista Alberto Arnaut, es el sumo cuidado con el que narra los hechos: el caso de dos estudiantes asesinados por militares en el campus del Tec de Monterrey y la posterior versión por parte de los asesinos de haber matado a “Dos peligrosos narcotraficantes que iban armados hasta los dientes”.  Esto no es un panfleto, no es una provocación barata ni un ataque baladí al gobierno. Se trata de narrar y exhibir, incluso hasta con cierta frialdad, una realidad nacional y un clamor por justicia.

 

Mediante el uso de testimonios, pero sin recurrir a opinadores o analistas, sin tirar línea ni bando, Arnaut arma una narrativa eficaz, siempre equilibrada pero irremediablemente emotiva y en última instancia sumamente encabronante, sobre este crimen que al momento sigue impune.

 

Al final, todas las autoridades imaginables (tres de ellas, candidatos a la presidencia) le fallaron a esta familia: Margarita Zavala, quien prometió “todo el apoyo” sin que esto se tradujera a nada; el entonces gobernador Jaime Rodríguez “El Bronco”, quien no encarceló a los culpables sino al contrario, nombró Secretario de Seguridad al responsable del encubrimiento (el general Cuauhtémoc Antúnez) y el candidato Andrés Manuel López Obrador, quien prometió sacar de la calle a los militares para después reconocer que “no hay condiciones para ello”. Además, AMLO propone perdón sin olvido. ¿Cómo se puede perdonar el asesinato de un hijo?, ¿cómo, presidente Obrador?

-O- 

Pero esto no es más que relatividad pura, 2018 estuvo lleno de películas notables que bien pudieron estar en esta lista, como: El vigilante, A Quiet Place, The Wife, Vox Lux, Benzinho, Halloween, La Región Salvaje, The Ballad of Buster Scruggs, Museo, Sans La Fete, The Other Side of the Wind, Mandy, Death of Stalin, I Tonya, Ant-Man and the Wasp, BlackKlansman, Una Mujer Fantástica, First Reformed, Blockers, Sorry to Bother you, Crazy Rich Asians, Lean on Pete y seguro me faltan muchas más.

 

Y ya para terminar…. muchas gracias a todos los que nos siguen leyendo en este espacio, esperando que continúen por acá el año que entra. Mientras tanto, nos tomaremos un breve periodo de vacaciones pero estaremos de vuelta en 2019. ¡Feliz Navidad y Año Nuevo!

 

-O-

Síguenos en Twitter: @elsalonrojo

Escucha nuestro podcast: Filmsteria en Spotify 

 

Alejandro
Crítico de cine con 9 años de experiencia profesional. Ha colaborado en revistas y periódicos como 24 Horas, Newsweek, Chilango, Quién, Esquire, Cambio, entre otros.

Comentarios

Comentarios