Universidades y el metaverso

Las instituciones de enseñanza superior desarrollan espacios virtuales en los que se establecerán comunidades digitales interactivas en donde todos pueden aprender y, al mismo tiempo, ser creadores de contenido

metaverso
Imagen: pixabay
Techbit 24/01/2022 16:19 Isaías Pérez Actualizada 00:05
Guardando favorito...

El concepto de metaverso está de moda. En general, se refiere a mundos digitales, que son construidos por diversas empresas e instituciones, y a los cuales los humanos acceden de manera virtual. Estos escenarios permiten convivir con otras personas y realizar actividades como estudiar, trabajar y socializar, sin necesidad de la presencia física. 
  
La compañía tecnológica hasta hace pocos meses conocida como Facebook es la principal impulsora de esta tendencia a nivel global. En un evento virtual realizado en octubre del año pasado, la firma en cuestión adoptó el nombre de Meta y detalló su visión sobre el metaverso. Su CEO, Mark Zuckerberg, explicó que ya trabajan para diseñar un ecosistema virtual que permitirá un sinfín de posibilidades y que será el futuro para la interacción entre humanos. 
  
Aunque pareciera que Meta inventó el metaverso, la realidad es que este (aunque quizá no con ese nombre) ya se atisbaba desde hace varios años. Muchas de las universidades e instituciones de educación superior de México y otras partes del mundo ya llevan varios años trabajando  en la creación de ambientes digitales basados en el uso de realidad virtual. 
  
Sin embargo, a causa de la actual pandemia de la Covid-19, que exige distanciamiento físico entre personas, esta y otras tendencias tecnológicas se aceleraron. De este modo, la mayor parte de las universidades ya migraron o están implementando herramientas de enseñanza remota y virtual
  
Cada vez son más los casos en los que se organizan videoconferencias y clases con transmisión en vivo vía streaming. Por lo anterior, se cree que la experiencia del estudiante evolucionará hacia alternativas de desarrollo y convivencia no limitadas a un campus físico. Es decir, se están diseñando metaversos enfocados en la educación. 
  
“El metaverso será muy potente porque va a generar un cambio cultural en muchos aspectos de nuestras vidas, tanto en lo laboral como en la manera en la que se hacen los negocios.  Transformará toda la experiencia educativa y vivencial, en todos los niveles”, dijo, Úrsula Saldívar, líder de Proyectos de Tecnología Educativa en el Tec de Monterrey. 
  
Ante el surgimiento de estas nuevas tecnologías inmersivas como lo son la realidad virtual, la aumentada y la mixta, se abre un nuevo capítulo para la educación, que podrá facilitar el trabajo de los maestros y mejorar la experiencia de los alumnos. 
  
“La experiencia del estudiante en la universidad evoluciona hacia alternativas de desarrollo y convivencia no solo limitadas a un campus físico. El metaverso puede interconectarse con el mundo real y complementarlo”, comentó Úrsula Saldívar durante el webinar “Tec Virtual Campus, Metaverso para experiencias académicas y vida estudiantil”. 
  

Innovación en la educación 

 
Como varias universidades en el país, el Tecnológico de Monterrey ya tiene habilitado un campus virtual, que puede considerarse dentro de la tendencia del metaverso. Se llama  Mostla (palabra que en náhuatl significa “mañana”) y,  desde hace varios meses, ahí se han realizado pruebas de funcionamiento, organizando eventos virtuales, los cuales han congregado a más de seis mil estudiantes, quienes ya experimentaron una vivencia académica y estudiantil, acortando la distancia y traspasando las barreras geográficas y físicas. 
  
Como vemos, este tipo de esfuerzos no son nuevos. De hecho, en los años noventa los mundos virtuales en el aprendizaje comenzaron a implantarse en las universidades norteamericanas como la Universidad de Carolina del Norte, la Universidad de California, en Berkeley, y varias más. 
  
Características del metaverso 
 
Las posibilidades del metaverso aplicado a la educación son casi ilimitadas. La especialista del Tec, Úrsula Saldívar, enfatizó que estas herramientas fomentan un aprendizaje más activo, en el que los alumnos se vuelven agentes participativos del proceso de aprendizaje. 
  
Resaltó el aspecto social, ya que los metaversos implementados en la educación permiten la generación de grupos espontáneos de personas con intereses comunes, sin dejar de brindar al alumno un sentido de independencia y decisión en las actividades que se realizan. 
  
“El habitar un cuerpo digital al crear tu avatar les genera a los alumnos un nivel menor de ansiedad para poder hacer ciertas cosas como acercarse a platicar con alguien con quien, quizá, anteriormente no se atrevían a platicar. Ahora se animan a participar de una manera diferente”, subrayó Saldívar. 
  
Al incursionar en ambientes inmersivos en tres dimensiones, según aseguró la académica, se genera una sensación de presencialidad, humanizando las relaciones a distancia. 
  
“Una vez que el alumno ingresa al metaverso, se adueña del espacio. Es decir, aumenta su nivel de participación.  El estar en una plataforma inmersiva lo vives activamente, porque quieres ser parte de ella y trabajar de manera colaborativa”, expresó. 
  
En ese contexto, se prevé que, en el futuro de las instituciones académicas, el alumno se convertirá en un creador del contenido en su proceso de enseñanza-aprendizaje. 
  

El reto de la salud mental 

 
Raquel Bernal, rectora de la Universidad de los Andes, en Colombia, en entrevista durante el Congreso Internacional de Innovación Educativa (CIIE), organizado en diciembre por el Tec de Monterrey, externó su preocupación sobre cómo el metaverso influirá en la salud mental de las nuevas generaciones. 
  
“El Metaverso me preocupa más en el sentido de la salud mental de lo que serán las futuras generaciones de ciudadanos de nuestros países. En estos más de 20 meses (de pandemia de Covid) hemos notado un empeoramiento de los trastornos de salud mental, del aislamiento y de la ansiedad. Los jóvenes no salen y no interactúan más allá de las pantallas”, señaló Bernal.   
  
Asimismo, destacó que los ambientes inmersivos enriquecerán a las universidades. Sin embargo, advirtió que hay riesgos, por lo que las escuelas tienen la obligación de moderar el uso de estas tecnologías emergentes. 
  
“Los temas regulatorios están en manos de las universidades. Se debe analizar cómo regular los contenidos, cómo promover mejores prácticas de los proveedores de este tipo de servicios…”, declaró Bernal. 
  
Según la representante de la universidad andina, la llegada del metaverso no será una época de cambio, sino un cambio de época. Subrayó que, para el sector educativo, la transformación que se espera será monumental. 
  
Sin embargo, enfatizó que el espacio presencial es fundamental y que el papel de las universidades, más que solo consistir en transferir contenidos y conocimientos, se enfocará en la creación de conexiones. 
  
La rectora reconoció que, en la Universidad de los Andes, como sucedía en un gran número de instituciones, se tenía un modelo pedagógico tradicional con algunas resistencias al cambio. Sin embargo, dijo que la pandemia los puso en una trayectoria totalmente diferente. 
  
“Lo que sucedió en la pandemia fue una cosa improvisada. Hicimos una transición de emergencia. De repente, tuvimos que pasar seis mil cursos a una versión para ser transmitida online (...) Aunque ya teníamos un centro de innovación educativa, lo que hemos hecho es transformarlo en algo que se llamará laboratorio digital”, sostuvo. 
  

El papel de los Gigantes tecnológicos 

 
Las empresas tecnológicas se encuentran en modo de colaboración, aseguró Pato Bichara, CEO y Co-fundador de Collective Academy. Así, estas corporaciones están poniendo a disposición de las universidades, y del público en general, sus investigaciones, temarios y su manera de concebir las nuevas tecnologías. 
  
“En el caso de Facebook [conglomerado de empresas actualmente llamado Meta], con el tema del metaverso, la empresa anunció una serie de cursos abiertos. Es ahí donde las universidades tienen que adaptarse y construir algo más innovador”, destacó Bichara. 
  
Asimismo, advirtió que existe el riesgo de que estas empresas tecnológicas puedan tomar las riendas del proceso de enseñanza, al no ver los resultados adecuados de parte de las instituciones académicas y así generar sus propios sistemas educativos. 
  
Agregó que es necesario visualizar a la tecnología como una herramienta que habilita a los humanos, no como algo que los  afecta. 
  
“¿Cómo creamos experiencias de aprendizaje mejores que la presencialidad y hacemos evolucionar esta idea arcaica de educación en línea?”, cuestionó. Agregó que el papel del campus físico será uno de los elementos claves en la transformación de la educación ya que estos tendrán que evolucionar. 
  
“La nueva escuela te va a seguir a donde te encuentres. Será mucho más que una comunidad de aprendizaje donde todos pueden aprender y todos pueden enseñar a la vez”, señaló el experto en EdTech
  
En estos nuevos ambientes digitales, aseguró Bichara, el rol del profesor que solo dictaba cátedra también evolucionará para desarrollar más el perfil de un mentor y un guía. 
  
“Será un profesional que dé mentoría desde su experiencia de vida transmisible. En muchos casos, se tendrá un cambio de paradigma muy fuerte. El docente será quien se preocupe por sacar un 10 y obtener la mejor evaluación de sus alumnos”, detalló. 
  

Interconexión entre universidades 

 
Ignacio Sánchez Díaz, rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, comentó durante el CIIE que la llegada de estos ambientes digitales permitirá a las universidades tener una conexión entre los distintos campus de las instituciones universitarias. 
  
Sin embargo, aseguró que habrá que implementarlo con prudencia y tener claridad sobre los alcances que tendrá sobre la presencialidad de la educación universitaria. 
  
“No podemos volver, después de la pandemia, a estar igual que antes. Tenemos que saber qué aspectos de este proceso virtual educativo se requiere implementar para cimentar una nueva educación hacia el futuro”, dijo. 
  
Jorge Blando, vicerrector de Educación Continúa del Tec de Monterrey, expresó que a las nuevas tecnologías inmersivas no hay que verlas como una amenaza, sino como aliados para potencializar la educación, sin perder el contacto entre los humanos. 
  
“Tiene muchas bondades el aprender en entornos digitales porque puedes aprender en donde quieras. Es muy accesible, no implica tiempos, movimientos, ni gastos de transportación. Es una tendencia que representa un cambio para bien y permitirá que la educación sea más accesible”, mencionó.   
  
Además, señaló que la tecnología permite que la educación llegue a todo el mundo, por lo que es necesario, que las universidades cambien su paradigma, para lograr un mayor beneficio para la sociedad.   
 
Así, aunque hay voces que señalan que los metaversos no fueron creados con un propósito educativo, con el tiempo se ha demostrado que son un recurso excelente en todos los procesos de enseñanza-aprendizaje. 
 
Leer también: Organizan pijamada para recrear sus XV años y se vuelve viral

Recibe todos los viernes Hello Weekend, nuestro newsletter con lo último en gastronomía, viajes, tecnología, autos, moda y belleza. Suscríbete aquí: https://www.eluniversal.com.mx/mi-cuenta
 

Comentarios