Se encuentra usted aquí

Una mujer, pero no una “incondicional” para la Corte

Una mujer, pero no una “incondicional” para la Corte
07/10/2019
02:35
-A +A

Será hasta que la Suprema Corte le notifique oficialmente de la existencia de una “vacante”, lo cual ocurrirá una vez que el Senado acepte formalmente y por mayoría simple de sus integrantes la renuncia de Eduardo Medina Mora, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador comience a integrar la terna que mandará a los senadores para el nombramiento del nuevo ministro o ministra.

Todas las apuestas y las opiniones apuntan, tanto en el Poder Judicial como en la sociedad civil, a que, por un tema de equidad de género, el Ejecutivo optará por mandar una terna exclusivamente integrada por mujeres. Se garantizaría así la llegada de una nueva ministra a la Corte, aunque también son muchas las voces que, sin dejar de reconocer la facultad exclusiva y constitucional que tiene el presidente, piden que los perfiles de quienes proponga López Obrador garanticen no sólo la experiencia, capacidad y reconocimiento que deben tener las o los candidatos que integren la terna, sino sobre todo la cualidad acreditada de independencia y autonomía del Poder Ejecutivo.

Y es que en el actual contexto, tras el cisma que representó la renuncia histórica de un ministro como Medina Mora, claramente opositor y adverso a la llamada 4T, parecería un despropósito y hasta un grave error político que el presidente López Obrador repitiera, como ya lo hizo en los dos nombramientos que le tocó hacer para la Corte, perfiles de juristas no sólo cercanas, sino abiertamente militantes comprometidas con su partido y con su movimiento político. Ese es el caso de las doctoras Celia Maya y Loretta Ortiz, que han sido ya dos veces rechazadas por el Senado, por su inocultable simpatía y militancia política con la “Cuarta Transformación”.

¿Podría el presidente repetir en la nueva terna a las dos juristas? Sin duda que podría, es su decisión y su facultad unipersonal; pero pretender que sea una de ellas la que resulte electa por el Senado sería no sólo una ofensa a los senadores, que ya en dos ocasiones se las regresaron por no cumplir con los criterios de autonomía e independencia que deben privar en los integrantes de la Suprema Corte, sino que representaría un error político monumental.

Porque si López Obrador cae en la tentación de mandar nuevamente una terna formada por mujeres u hombres incondicionales y políticamente comprometidos con su gobierno, le daría la razón a quienes han visto en la renuncia de Medina Mora un golpe político a la Corte y un intento del Ejecutivo por someter y controlar al máximo tribunal y dominar así al Poder Judicial federal, y no un tema de corrupción de un ministro investigado y que utilizó su cargo para hacer negocios y para operar políticamente para el grupo que representaba, que es lo que hasta ahora ha documentado la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda y lo que indaga la Fiscalía General de la República.

De la decisión que tome el presidente y de los nombres y perfiles que ponga en su terna, dependerá cómo quiere que se recuerde y se interprete el hecho histórico de la caída, por renuncia, de un ministro de la Corte: si como un acto de combate a la corrupción que rompió paradigmas y confirmó que el cambio en contra del mal uso de los cargos públicos es real y va para todos los poderes y niveles de gobierno, o como un “manotazo” presidencial contra un “ministro conservador” y de derechas que le estorbaba en sus afanes de control autoritario de todos los poderes del Estado. ¿Cuál de las dos versiones querrá López Obrador para ser recordado por la historia?

NOTAS INDISCRETAS… Esta semana veremos si Felipe Calderón decide asistir o no al Tec de Monterrey, campus Monterrey, a donde lo invitaron a dar una “ponencia magistral”, a pesar de la oposición de miles de estudiantes que han expresado su rechazo a la presencia del ex presidente en el campus universitario por el caso de los dos estudiantes del Tec asesinados en 2010, Jorge Mercado y Javier Arredondo, quienes fueron confundidos y masacrados por miembros de la Marina a las puertas de ese mismo campus y como parte de los abusos cometidos en la llamada “guerra contra las drogas” que declaró Calderón en su sexenio. A pesar de que el Tec de Monterrey confirmó la participación del ex mandatario y defendió la “libertad de cátedra” y el derecho a la diversidad de ideas en su institución, hasta anoche 14 mil personas, entre estudiantes y otros, habían firmado la petición en la plataforma Change.org para que se cancelara la invitación a Felipe Calderón. Será interesante ver si el expresidente decide acudir a lo que podría ser o un día de gloria o un Waterloo para él, a juzgar por lo divididos que están los ánimos en la principal universidad privada del país. Hace poco, otro panista, Ricardo Anaya, prefirió cancelar su participación en un seminario en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, de la UNAM, ante el rechazo de los estudiantes que incluso tomaron el plantel para exigir que no se invitara al ex candidato presidencial. Anaya prefirió la prudencia política a verse expuesto a una situación desagradable y difícil en territorio universitario. Cosa de recordar a Peña Nieto y su penosa huida de la Ibero en donde tuvo que esconderse en el baño y hasta dio pie a un movimiento estudiantil como el #Yosoy132. Veremos qué decide ahora Calderón con su polémica invitación al Tec…
A propósito de Medina Mora, en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, hay quienes afirman que el actual director de Comunicación Social, Alfredo Medellín, llegó a ese cargo por recomendación directa del ministro investigado, con quien colaboró en la Embajada de México en Washington entre 2014 y 2015, en el área de Prensa y Asuntos Públicos. Fue por esa “recomendación” de Medina Mora que a Medellín lo han sostenido en el cargo, dicen funcionarios del TEPJF, a pesar de múltiples denuncias de abusos del personal en su contra y hasta de señalamientos que tienen que ver con una denuncia por “violencia familiar” documentada en tribunales por su exesposa. Pues si ese era el caso, ya se le cayó el recomendante…
Todavía no sale del problema de las marchas y movilizaciones violentas y ahora a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum se le viene una megaprotesta de taxistas hoy en la CDMX. Qué tan difícil se va a poner la movilidad y el tráfico con los bloqueos de los taxistas inconformes que hasta en el propio gobierno capitalino están “avisando y advirtiendo” desde ayer que se viene el apocalipsis y pidiéndole a los ciudadanos “que tomen previsiones ante las severas afectaciones que provocarán los bloqueos de taxistas” en la circulación urbana. ¿O sea que de plano la autoridad en esta ciudad nomás alcanza para mandar “cinturones de paz” con burócratas vestidos de blanco y para dar “advertencias y avisos a tiempo”?... Paran los dados. Serpiente. La semana empieza complicada.

[email protected]

Salvador García Soto
Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.