Se encuentra usted aquí

Tecnología, reto para las Pymes

02/10/2019
02:02
-A +A

En contribuciones anteriores hemos comentado los retos que enfrentan las pequeñas y medianas empresas (Pymes) en su quehacer empresarial como motor del crecimiento económico del país.

Además de factores externos como endémica falta de crédito y problemas internos como la sucesión familiar, uno de los retos que enfrentan se refiere a la adopción y uso de tecnologías para mejorar productos, procesos y servicios.

Al analizar la adopción y uso de cualquier solución basada en tecnología, es necesario considerar que esta por sí sola no resuelve los problemas por arte de magia: es indispensable pensar en el factor humano que opera dichas soluciones tecnologías. Veamos un ejemplo.

En una investigación que se realizó en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Anáhuac México, se quería entender el grado en el cual las Pymes mexicanas adoptan un software relacionado con tareas de mercadotecnia, en particular para su promoción de ventas.

Para lograrlo, nos asociamos con una agencia de mercadotecnia digital que nos ayudó a tener acceso a más de 200 Pymes en todo México y a cuyos directivos y dueños se les aplicó una encuesta para tratar de entender su percepción sobre los beneficios que ofrecen las tecnologías de información y telecomunicación (TICs) en general y de las plataformas de mercadotecnia en específico.

Al analizar la información, fue interesante encontrar que en cuanto a lo que se refiere a las características del software, los directivos y dueños de las Pymes le dan atención al esfuerzo que es necesario dedicar al aprendizaje y uso del software, además de que valoran positivamente un buen servicio de soporte.

Sin embargo, cuando se analizaron las percepciones que las Pymes tienen sobre las TICs en general, se encontraron diferentes percepciones positivas de optimismo sobre los beneficios que trae la tecnología, además de rasgos innovadores en las personas. También se identificaron percepciones negativas –que tuvieron menos peso en comparación con las percepciones positivas– de inseguridad y de malestar en su experiencia de uso con TICs.

De acuerdo con las percepciones generales sobre uso de TICs, fue posible agrupar a los dueños y directivos de Pymes en dos grandes segmentos. Por un lado, aquellos quienes sienten que la tecnología trae beneficios a la organización y, de hecho, en su vida personal son de los primeros en su círculo social y familiar en adquirir productos innovadores, tales como el último modelo de teléfono inteligente o los más nuevos equipos de cómputo.

Por otro lado, está el segmento de aquellos dueños y directivos que se sienten incómodos e inseguros con el uso de las TICs. A este segmento les preocupa que los procesos de la organización puedan fallar por un mal uso de la tecnología y son temerosos de que los resultados de usar las TICs no sean los que ellos esperaban. Se caracterizan porque confían en conducir sus procesos de negocio “a la antigüita”.

De forma interesante, el segmento de los optimistas asigna un gasto mayor al uso de la tecnología mientras que el segmento de los incómodos mantiene un gasto relativamente más bajo en las plataformas que ayudan en funciones de mercadotecnia.

Una de las implicaciones de esta investigación se refiere más que a contar con el último grito de la tecnología, al factor humano. No sólo el directamente relacionado con la operación de los procesos de negocio, sino en cuanto a las percepciones generales sobre los beneficios que pueden traer las TICs.

Cambiar las percepciones de los dueños y directivos es complicado y toma mucho tiempo; sin embargo, es un paso indispensable para lograr que las Pymes puedan transformar sus procesos de negocio.

Es necesario que las personas al frente de estas empresas puedan visualizar que las TICs proporcionan beneficios más allá de sólo utilizar algunas herramientas por moda. Esto permitiría alcanzar la digitalización de los procesos, con lo que se lograrían eficiencias en la operación y también aumentaría el nivel competitivo de sus productos y servicios.

Además, lejos de augurar la eliminación de puestos de trabajo, al adoptar TICs en un mayor nivel, las Pymes podrían dedicar mayor tiempo a actividades que generen un valor agregado en lugar de atender tareas monótonas y repetitivas que están asociados a sueldos bajos.

En suma, desarrollar percepciones positivas sobre el uso de tecnologías se vuelve un antecedente para la profesionalización de las Pymes.
 

Académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Anáhuac México
Email: [email protected]

Académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Anáhuac México Email: [email protected]