Suscríbete

Modelos agotados en la ATP y la WTA

Luis 'Tigre' Baraldi

La ATP y la WTA requieren reinventarse, así como renovar formatos y estructuras, ya que varias ciudades y empresas promotoras están teniendo severas consecuencias económicas y algunos torneos hasta se están suspendiendo alrededor del mundo

Hace 50 años, cuando el tenis se organizaba en lo profesional, tanto en mujeres —en la WTA— como en los hombres —con la ATP—, los torneos tradicionales, como los cuatro del Grand Slam y la Copa Davis, dictaban el camino y de ahí se acercaban algunos certámenes, como el de Roma, el de Miami, el de Indian Wells, el de Montecarlo y algunos otros que dieron pauta a crear circuitos, uno femenil y otro varonil.

El tenis profesional caminaba por un sendero tranquilo, con torneos en diversas ciudades del mundo, dividiéndose en categorías de acuerdo a los premios que otorgaban, y siendo responsabilidad de cada ciudad sede el desarrollo, la promoción y la economía del certamen. Este modelo se ha agotado y al tenis profesional le hace falta una auténtica transformación.

Puedes leer: "La carrera por sobrevivir"

La televisión empezó a tener una gran injerencia en algunos torneos, a excepción de Grand Slam y Copa Davis, que son los que generan audiencias importantes; sin embargo, en los últimos años y con el exceso de promoción y difusión de los mega eventos (llámense Wimbledon, Roland Garros, US Open, Australian Open y Copa Davis), desafortunadamente los torneos de menor importancia empezaron a generar problemas económicos, al no garantizar a los mejores jugadores y estos certámenes tenían que pagar cantidades muy fuertes para que los mejores exponentes pudieran presentarse, a través de una garantía muy alta, teniendo altos riesgos, y la venta de los boletos tenía que aumentar para ayudar a financiar el campeonato, creando una espiral en la que el patrocinador tiene que invertir más y el aficionado debe pagar boletos muy caros y quizá no ver a los mejores exponentes de este deporte.

Esto se ha venido traduciendo, en la mayoría de los torneos, en tribunas semivacías toda la semana, limitada venta de boletos en las ciudades y bajos ratings televisivos. Además, las televisoras desean transmitir solamente los fines de semana, por los altos costos de producción.

¡Vamos! La ATP y la WTA requieren reinventarse, así como renovar formatos y estructuras, ya que varias ciudades y empresas promotoras están teniendo severas consecuencias económicas y algunos torneos hasta se están suspendiendo alrededor del mundo, dejando huecos en el calendario tenístico, tanto en mujeres como en hombres. Tanto la ATP como la WTA están conscientes, y sus nuevas directivas están haciendo esfuerzos por esta renovación, pero no será fácil.

[email protected]
 

 

 

Guardando favorito...

Comentarios