Gloria de España - Tesoros de la Hispanic Society Museum and Library

Luis C. López Morton Z.

Siempre es importante para cualquier coleccionista comprar las
mejores obras que pueda y hacerlo sin dilaciones, porque a la larga
las más sobresalientes escasearán e incrementarán su precio.

 

Tuve la oportunidad de volver a visitar el Museo de Bellas Artes de Houston (MFAH) durante esta pandemia y encontré agradables sorpresas justo después de estacionar el auto en su nuevo edificio de tres pisos: Nancy and Richard Kinder, sus filántropos.

Subí un piso en el elevador para dirigirme al espacio de exposiciones temporales ubicado en otro edificio cruzando la avenida Bissonet, al que se puede llegar siguiendo dos rutas: una, a través del jardín de esculturas Lilly and Hugh Roy Cullen; otra, caminando por el nuevo túnel Cromosaturación, diseño del venezolano Carlos Cruz-Diez (1923-2019), que atraviesa la vialidad. Antes de ingresar al paso subterráneo, atrapa mis cinco sentidos una escultura flotada, que parece levitar y acaso volar: Dragon Reflection (2019-2020) del polémico Ai Weiwei (1957). El guardián de la perla según los chinos, se integra de varias secciones de bambú forradas de seda blanca que ensambladas terminan en discos-espejo iluminados (hacen recordar al ser mítico de sus festividades populares).

dragon_reflection.jpg

Opto por el sendero escultórico para saludar a Flora, Nude (1910), bronce de Aristide Maillol (1861-1944), además de disfrutar nuevas adquisiciones. Ingreso por fin para ver la exposición motivo de mi visita: Gloria de España, visiones del mundo hispano. Tesoros de la Hispanic Society Museum and Library. La muestra abrió en marzo, proveniente del Cincinnati Art Museum de Ohio y antes estuvo en el Alburquerque Museum de Nuevo México. En mayo próximo cerrará en Houston y los 200 tesoros de tan inusitado festín artístico regresarán a su sede en Nueva York, que se encuentra en renovación.

gloria_de_espana.jpg

La muestra condensa el alma de lo que al paso acostumbrado del tiempo llegara a ser España, mostrando su herencia cultural a lo largo de cuarenta siglos: pinturas, dibujos, esculturas, libros iluminados, mapas, textiles, porcelanas, artes aplicadas y joyería, distribuidos en seis secciones, desde la antigüedad remota antes de nuestra era hasta la época moderna. El corazón de la curaduría reside en el llamado Siglo de Oro, que arranca a mediados del siglo XVI y se extiende hasta finales del siglo XVII, apuntando la expansión imperial de los Habsburgo en el Nuevo Mundo y su florecimiento en las artes y las humanidades.

La exhibición comienza con cerámicas de la cultura campaniforme (2400 a 1900 a. C.), pasando por platería celtibera (150-72 a. C.); se incluye un impresionante torso romano de la Diana cazadora (138-150 d. C.), acompañada del busto de un joven de refinada belleza; ambas piezas provienen de excavaciones sevillanas de 1873. Continúa este caleidoscopio con textiles, alfarería y loza de Manises (Valencia), porcelanas, talavera mexicana, arte sacro católico de plata, sobresaliendo un cáliz repujado del quinientos, casullas y estolas litúrgicas, tallas españolas y novohispanas, algunas más de los virreinatos y las capitanías generales del subcontinente americano, de madera dedicadas a santos; escultura de terracota, nueve aldabas de hierro del periodo 1400-1700 (la colección completa consta de más de 300 piezas), libros, manuscritos y mapas iluminados. Destacan por su deslumbrante belleza dos bateas del setecientos, una de Peribán y otra de Pátzcuaro, Michoacán.

En pintura brilla el Retrato de Gaspar de Guzmán Conde-duque de Olivares (1587-1645), por Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (1599-1660), el creador de Las Meninas. Hay una pieza notable novohispana del género de castas de Juan Rodríguez Juárez (1675-1728): De Mestizo y de India produce Coyote; asimismo el retrato Muchacho costeño con canasta de frutas del pincel del tlaxcalteca José Agustín Arrieta (1803-1874), que perteneciera al Dr. Javier Pérez de Salazar y Solana, que en 2012 se subastara en Sotheby’s de Nueva York, y al no adjudicarse fue adquirido después por la Hispanic Society.

Me deleité también con obras en miscelánea de Joaquín Sorolla y Bastida (1863-1923) de escenas de playa y mar; un retrato colorido en su jardín de Louis Comfort Tiffany (1848-1933), hasta el tenebrismo tardío de Ignacio Zuloaga Zabaleta (1870-1945) en la tela Los penitentes de 1908. En 1909 Archer Milton Huntington (1870-1955), fundador de la Hispanic Society (1904), dedica muestras individuales de estos artistas; la de Sorolla, un éxito absoluto, atrajo a más de 160 mil visitantes durante los cuatro meses que duró, convirtiéndose en un artista muy conocido y buscado en Estados Unidos.

En otro salón brillan tintas, dibujos y óleos de Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828), el retrato de Manuel Lapeña (1762-1820) de 1799, y una de las joyas del aragonés, el retrato de la XIII duquesa de Alba, María del Pilar Teresa Cayetana de Silva Álvarez de Toledo y Silva Bazán (1762-1802) fechado en 1797, a sus 35 años en un vestido de encaje negro, ufanándose de un par de anillos en su mano derecha inscritos con Goya y Alba y la misma mano apunta la arena a sus pies que exhibe Solo Goya. Cuatro años después morirá esta dama de arrebato y el de Los caprichos mantendrá el lienzo el resto de su existencia.

obras_de_francisco_de_goya.jpg

Esta pintura fue adquirida para la Hispanic Society por Arabella Huntington (nacida Duval Yarrington), segunda esposa del magnate ferrocarrilero Collis P. Huntington (1821-1900) y madre del iniciador de la Hispanic Society. Coleccionista de pintura holandesa del siglo XVII y de retratos ingleses del siglo XVIII, siendo los creadores más relevantes Vermeer, Rembrandt y Thomas Gainsborough con su famoso Niño azul. Ella es quien compra la pintura de Goya por 650,000.00 dólares, una fortuna en su momento, aquilatando la trascendencia de esta obra para la colección; además, sabe que su único hijo jamás pagaría semejante precio y también porque el vendedor era Joseph Duveen (1869-1939), el destacado corredor de arte y antigüedades en quien Archer no confiaba, como tampoco en sus competidores, prefiriendo comprar en subastas en París y Londres.

Archer Huntington fundador de la Hispanic Society en Nueva York es el menos conocido de los coleccionistas de la Edad de Oro del coleccionismo en los Estados Unidos. De entonces se suele mencionar a Isabella Stewart Gardner (1840-1924), Henry Walters (1848-1931), Harry O. & Louisine Havemeyer (1847-1907: 1855-1929), Henry Clay Frick (1849-1919), Joseph Pierpont Morgan (1837-1913), Joseph E. Widner (1872-1943) y Benjamin Altman (1840-1913). Huntington siempre quiso pasar desapercibido, así funda el Spanish Museum que abriera al público en 1908 sin mencionar su nombre, formando un acervo tan importante como el de los mejores.

archer_y_arabella_huntington.jpg

Desde 1890 y hasta 1920 dedicó su vida y parte de la fortuna familiar a formar una extraordinaria biblioteca y un conjunto artístico español insuperable. A la fecha, la Hispanic Society cuenta con más de 750 mil objetos, siendo el repositorio más importante fuera de España que se ha venido incrementando significativamente durante las dos últimas décadas. Se mantuvo fiel a su principio de nunca comprar en España, sólo adquiría bienes culturales con corredores de arte o en subastas fuera de la Península Ibérica, respetando que lo que estaba en España allí debía permanecer. No compro pinturas en España no molestando esas aves del paraíso sobre sus perchas.

Es curioso que la afición de Archer Huntington por todo lo que tiene que ver con la cultura española se confirmó en 1899 cuando Collis P. Huntington, Arabella y Archer viajan de negocios a México y son invitados a cenar en el Castillo de Chapultepec con el entonces presidente de México Porfirio Díaz (1830-1915) para conversar sobre los tendidos ferroviarios en nuestro país. Durante dicha estancia, Archer, quien siempre expresó que le gustaría vivir en un museo desde que visitó el primero, decidió crear el Spanish Museum, el resto es historia, aunque la Hispanic Society sea uno de los secretos mejor guardados.

NOTA: Esta columna no se publicará el 25 de diciembre ni el 1º. de enero.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios