Valemadrismo total; no respetan protocolo sanitario en Liga MX

Gerardo Velázquez de Léon

Es tiempo de remediarlo y de imponer castigos por parte de la Liga MX; hay quienes con sus ínfulas de grandeza creen que pueden hacer lo que se les venga en gana

Sí, el valemadrismo en todo su esplendor, actitudes de quienes sienten que —por ser entrenador de un equipo profesional— son superiores a los demás y que aun conociendo la nueva normalidad en el futbol, no les importa el respeto a los acuerdos, a lo estipulado por un protocolo sanitario elaborado por la Liga MX, en colaboración con la Secretaría de Salud.

Son 53 puntos los establecidos en el apartado 4, el que tiene que ver con el Regreso a los Partidos Oficiales. Una serie de requisitos que en la Copa GNP por México no se cumplieron en la totalidad, algo que debe preocupar y alertar a las autoridades sanitarias del país y a la Liga MX. El principal, el pésimo ejemplo de cinco entrenadores que se pasaron por el “arco del triunfo” las medidas sanitarias.

Miguel Herrera, Rafael Puente, Marco Antonio Ruiz y, durante muchos lapsos del partido, Robert Dante Siboldi y Luis Fernando Tena no hicieron caso al punto 45, que establece que “tanto jugadores como el cuerpo técnico deberán usar cubrebocas estando en la banca”. No fue así, dando un pésimo ejemplo a los cientos de miles de espectadores que vieron estos partidos por la televisión.

ENTÉRATE: “Mano dura” contra técnicos que se quiten el cubrebocas

No se dan cuenta de la responsabilidad que conlleva el futbol con la población. Un país como el nuestro, que no tuvo control cuando se abrió el Centro Histórico, que en algunos lados se multa a quienes salen a las calles con hasta cuatro mil 300 pesos por no usar cubrebocas, donde se suman más de 30 mil muertos —al día de hoy— por Covid-19, no puede permitir que los entrenadores de futbol hagan lo que se les pegue la gana, lanzando un pésimo mensaje al pueblo mexicano, que al verlos así a ellos, pensará que es lo correcto.

Al contrario, excelente imagen de Francisco Palencia, y José Manuel Chepo de la Torre, quienes tuvieron el cubrebocas durante todo el partido. Claro que en Chivas no todo fue bueno y quedó claro en esa imagen del segundo tiempo, cuando los jugadores de banca fueron captados en la tribuna, comiendo botanas sin cubrebocas. Tampoco fue un ejemplo agradable para las autoridades sanitarias.
 

 

Argumentará la ignorancia que, al no ser un partido oficial, no deben hacer caso a la Fase 4 del Protocolo Sanitario, algo que demostraría y evidenciaría la prepotencia e insuficiencia mental de no entender que personajes públicos deben ser un ejemplo, además de lanzar mensajes correctos y oportunos. El viernes y el sábado perdieron su primera gran oportunidad los representantes de equipos grandes, con actitudes de equipos chiquititos.

Es tiempo de remediarlo y de imponer castigos por parte de la Liga MX, porque —al tratarse de un Protocolo Sanitario que ayuda a todos los ahí presentes— seguramente estaban seguros de que se aplicaría para el bien de todos, pero —por lo visto— hay quienes con sus ínfulas de grandeza creen que pueden hacer lo que se les venga en gana. Si no les gusta utilizar cubrebocas, entonces que no dirijan, que no vayan a los estadios. Porque, señoras y señores, en México ya estamos hartos de que se hagan leyes, reglamentos, y que no se cumplan; y lo peor, que no se castigue a los infractores.

@gvlo2008
[email protected]
 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios