Francia y México intercambian experiencias para crear ciudades inteligentes y sustentables

Colegio de Ingenieros Civiles de México

La transformación y el desarrollo urbano representan a nivel mundial grandes desafíos, técnicos, humanos y ambientales. Con base en la innovación, planeación y diseño están siendo superados. Ejemplo de ello es el trabajo que realizan ingenieros franceses a través de la Société du Grand Paris al realizar el megaproyecto el Grand Paris.

Para impulsar la reflexión acerca de posibles aplicaciones en la implementación de Infraestructura para un futuro sostenible e inclusivo, el Colegio de Ingenieros Civiles de México organizó el Seminario Franco-Mexicano de Infraestructura Urbana, con la temática “Experiencia del Grand Paris”, y donde funcionarios, directivos e ingenieros franceses, compartieron sus conocimientos con especialistas y autoridades de México.

Este seminario, aportó una visión cruzada de experiencias y conocimientos, que dotarán a ingenieros mexicanos de elementos para identificar técnicas y mecanismos que se pueden adaptar y poner en práctica en la Ciudad de México.

Grand Paris es un proyecto que contempla el ordenamiento territorial a escala metropolitana, que busca mejorar la calidad de vida de la población. Tiene como finalidad rediseñar la capital francesa en cuanto a la interconexión de una moderna red de transporte; movilidad ágil y segura, así como mejorar el espacio urbano: limpio e integrado; acceso a vivienda digna y acceso a servicios públicos, entre otras acciones que permitan contar con una ciudad más sustentable.

Se trata del plan de ordenamiento urbano más grande emprendido en el año 2010 en París, el cual tendrá varias décadas de duración antes de su consolidación. Es el mayor proyecto de infraestructura que actualmente se lleva a cabo en Europa.

El proyecto de la región francesa constituye un importante factor dinamizador en cuanto a regeneración urbana, desarrollo económico y creación de empleo. En plena crisis pandémica se contrataron a 850 trabajadores, con la aspiración de llegar a 1000 asalariados directos.

Su proyecto insignia es el Grand Paris Express (GPE), una red de transporte subterráneo de alta tecnología, conformada por la integración de 200 km de nuevas Líneas automáticas, el 85% de las cuales serán subterráneas y 68 estaciones interconectadas.

Este “supermetro” acercará los distintos “barrios” de la región francesa y acabará con el aislamiento de algunas zonas, contribuyendo a un replanteamiento de la ciudad y de su gran periferia en torno a una red urbana densificada.

Hoy la optimización de las infraestructuras del trasporte y la movilidad deben también contemplarse como uno de los principales ejes en el desarrollo urbano. El GPE representa un ejemplo a seguir por las grandes ciudades, puesto que se alinea con las prioridades ambientales y sociales de nuestra era.

Este gran proyecto articula de manera coherente las necesidades de modernización y ampliación de la red existente y la construcción de nuevas Líneas de Metro automáticas; promoviendo la intermodalidad y la interconexión regional.

Uno de los principales desafíos es la optimización de los tiempos de traslado, considerando el impacto ambiental que implica la conectividad carretera y el transporte público urbano. En la Ciudad de México, el transporte ágil es prioritario para asegurar la calidad de vida de sus habitantes. Tanto el Metro como el Metrobús representan una excelente alternativa para el transporte masivo metropolitano y tecnológicamente limpio.

Desde hace más de medio siglo, existe el intercambio de experiencias Francia-México en la planeación urbana e infraestructura del transporte y vialidad de la Ciudad de México. Ejemplo de lo anterior fueron las Líneas 1, 2 y 3 del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), mismas que se sustentaron por completo en la experiencia y la tecnología del Metro de París.

Previo a la puesta en marcha del STC, hace aproximadamente 55 años, muchos técnicos y administrativos del gobierno de la Ciudad de México de ese entonces, acudieron a capacitarse a Francia, precisamente en la etapa de construcción y operación del Metro parisino.

Los rastros y vestigios de este intercambio tecnológico Francia-México, aún son palpables en los trenes MP-68 de la empresa francesa Alstom. Varios de estos equipos aún circulan en algunas Líneas del STC. Cabe señalar que esos primeros trenes fueron esbozados por Roger Tallon, diseñador industrial francés.

En la actualidad empresas francesas asesoran y apoyan a México en el desarrollo de grandes proyectos de infraestructura. Por ejemplo en el Metro de Guadalajara y el Tren Maya. También se suma la reciente operación de la Línea 2 del Cablebús, que va desde Constitución de 1917 hasta Santa Martha y es operada por la empresa Poma.

Por otro lado, en nuestro país, se comienzan a sentar las bases para impulsar el desarrollo urbano sustentable. Ejemplo de ello son: la Ley de Planeación de la Ciudad de México, aprobada en diciembre del 2019, y la Ley Orgánica del Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva de la Ciudad de México, aprobada en marzo del 2020. Ambas son consideradas por legisladores locales, como el eje articulador de la planeación del desarrollo de la capital del país.

A lo anterior se suman iniciativas como el Seminario Franco-Mexicano de Infraestructura Urbana, colocó sobre la mesa, los grandes desafíos que enfrentan México y Francia, en sus respectivas ciudades capitales, tales como el replanteamiento del desarrollo urbano, encaminadas en atender las expectativas de los ciudadanos, de los habitantes de ambas regiones y mejorar su calidad de vida.

Del 8 al 10 de septiembre, en la Casa de la Ingeniería Civil, a través de conferencias magistrales y paneles integrados por especialistas, se abordaron temas relacionados con Desarrollo Urbano; Génesis del Proyecto y Alcance Económico del Grand Paris Express; la Gestión de un Mega Proyecto, Transporte y Movilidad en la Metrópoli; Inversión Público-Privada en el Financiamiento de la Infraestructura; Retos de la Ingeniería e Innovaciones del Grand Paris, así como Sustentabilidad del Grand Paris, entre otros asuntos que permiten analizar la implementación de la infraestructura para construir un futuro sostenible.

En la construcción de las ciudades, un asunto trascendental también es la formación de los ingenieros del futuro.

En este sentido, Francia invierte en la educación de los jóvenes mediante la creación de dobles becas, innovación constante en la adecuación de planes y programas de estudio que integran materias acordes a los cambios y a las nuevas necesidades que demanda el conocimiento de la
ingeniería urbana, a efecto de enfrentar los retos y desafíos del presente para construir el porvenir de las grandes urbes.

Asimismo, mediante la impartición de cátedras, se trabaja muy de cerca con las empresas. Ello crea un círculo virtuoso que combina teoría, práctica como ejecutante y experiencia profesional.

Es de observar que el apoyo de las empresas ha sido crucial en el desarrollo urbano, puesto que se han organizado para crear un comité de “Smart Cities” o ciudades inteligentes, que tiene por objeto apoyar el desarrollo de proyectos innovadores por parte de las autoridades mexicanas en el área de ciudades sostenibles.

La inauguración del Seminario, fue encabezada por el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Jorge Arganis Díaz Leal; la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo; la Embajadora de México en Francia, Blanca Jiménez Cisneros; el embajador de Francia en México, Jean-Pierre Asvazadourian y el Presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México, Luis Rojas Nieto, quien resaltó que la ingeniería y arquitectura son actividades transformadoras que trabajan para el bienestar de cada país y unidas por una sinergia construyen un futuro sostenible, al mismo tiempo que están al servicio de la comunidad y contribuyen en el combate a la pobreza.

Claudia Sheinbaum, coincidió en que la técnica y la ciencia se ponen al servicio de quienes menos tienen. Expresó que existen temas fundamentales que se deben considerar en el desarrollo de las ciudades: la sustentabilidad, que debe estar vinculada al cambio climático; la igualdad, debido a que las urbes no pueden seguir desarrollándose de manera diferenciada; el bienestar de la población; así como el respeto y reconocimiento a la memoria histórica. Recalcó que son temas compartidos por ambas ciudades, pero deben aplicarse de manera diferenciada.

El evento también contó con la participación del Presidente del Consejo Administrativo de SGP, Jean-Franҫois Monteils; de la Delegada Especial Encargada del Desarrollo Solidario de la Región Metropolitana de París, Anne Louise Mesadieu; y la Directora General Adjunta de île-de-France Movilités, Elodie Hanen, entre otras autoridades, ponentes e invitados especiales.

La experiencia parisina y el ingenio mexicano, aportaron elementos innovadores para el desarrollo urbano, con soluciones ecológicamente responsables y estrategias para construir de manera eficaz en áreas urbanas densamente pobladas como la Ciudad de México, tanto en la superficie, como de manera subterránea mediante la excavación de túneles profundos.

El Grand Paris nos conduce a reflexionar en las ciudades del futuro, colocando como eje central a sus habitantes y considerando los componentes de una gran urbe, tales como: calidad del aire, movilidad, eficiencia energética, economía circular, gestión virtuosa de los recursos en agua y residuos, infraestructura verde y la biodiversidad.

Agradecemos a la embajada de Francia en México y a la Societé du Grand Paris la oportunidad de haber organizado este seminario.

N.B. Las ponencias magistrales y paneles estarán disponibles para todo el público en los próximos días en nuestra página web del www.seminariosCICM.com

Comentarios