Se encuentra usted aquí

Episodio IX y la narrativa constitucional

24/12/2019
01:49
-A +A

“Estoy alterando el trato. Reza
por que no lo altere aun más.”

-Darth Vader,
El imperio contrataca

 

Aviso: Este artículo revela partes del episodio IX. Está además escrito para entusiastas de Star Wars. Si no ha visto las películas, es probable que las referencias tengan poco sentido.

Hace unos días se estrenó el Episodio IX de Star Wars. Este marca el fin de la saga que comenzó hace 42 años cuando —en 1977— George Lucas estrenó en pantalla el Episodio IV: Una nueva esperanza. A pesar de las dificultades iniciales para escribirse y producirse, la película se convirtió en un éxito sin precedentes. Su historia, personajes, estética y efectos especiales, marcaron al cine y a varias generaciones de aficionados.

Las opiniones sobre la última entrega, que tenía la casi imposible tarea de satisfacer a entusiastas de distintas edades, han sido favorables y desfavorables. Personalmente, creo que la película es buena pero falla al revertir narrativas que se habían insertado en el episodio VIII. El resultado son cambios abruptos en la historia. Por ejemplo, en la película pasada, dirigida por Rian Johnson, se había dicho que Rey era una simple mortal, a quien sus padres vendieron como esclava y abandonaron en el planeta desértico Jakku. La irrelevancia de la ascendencia de Rey, significaba que cualquiera podía tener la capacidad de ser un(a) poderosa Jedi. En la ultima entrega, J. J. Abrams revierte esa explicación al introducir un origen dinástico para el personaje. Asimismo, el personaje de Luke Skywalker pasa de ser el personaje contrariado y reflexivo, casi depresivo, a uno sin titubeos en su lucha contra el mal.

Los vaivenes de la historia —e incluso las contradicciones— no son nuevos a la saga. En un artículo de 2015 sobre Star Wars y el derecho constitucional, el profesor de Harvard, Cass Sunstein, escribió al respecto. “Los seres humanos frecuentemente ven coherencia y planificación cuando ninguna existe. Esto pasa en películas, literatura, historia, economía, psicoanálisis —y derecho constitucional. Contrario a las afirmaciones de George Lucas, su principal autor, la serie de Star Wars no fue planeada con anticipación; involucró una gran suma de improvisación y sorpresa, incluso para Lucas.” Según Sunstein, por ejemplo, no fue hasta tarde en la producción de la segunda película (el episodio V) que se decidió que Darth Vader (originalmente pensado como un personaje menor) era el papá de Luke. Esa parte de la historia, sin embargo, se convirtió en un punto medular para la saga. Sunstein se refiere a este —y otros— como momentos “yo soy tu padre” y existen en el cine, la literatura, el psicoanálisis y, también, en el derecho constitucional. Se trata de momentos de redirección abrupta, decisivos no solo porque cambian el curso de la narrativa, obligan a reinterpretar la historia pasada y sus personajes.

El derecho constitucional, como Star Wars, tiene varios autores a lo largo del tiempo. No tiene una narrativa construida de antemano y está lleno de estos momentos que pueden ser una redirección de la historia, como el establecimiento —o remoción— de un límite al poder ejecutivo, o el reconocimiento de nuevos derechos. En el derecho mexicano, podemos pensar en la reforma constitucional de 2011 en materia de derechos humanos, o la reforma de 2008 en materia de derecho penal como momentos “yo soy tu padre”.

Sin embargo, dice Sunstein, aun cuando generen asombro e incredulidad, estos momentos deben redireccionar —no romper— la narrativa previa de tajo. De otra forma, se vuelve poco plausible o produce una sensación de duda o incredulidad. En vez de “yo soy tu padre” dicen “yo soy tu gato”. La inclusión de más delitos al catálogo de los que conllevan prisión preventiva en este sexenio, o la inclusión del arraigo en la Constitución en el de Calderón, hacen eso: quebrar la narrativa constitucional, sin darle un sentido nuevo a la historia. Se han prometido nuevas reformas constitucionales para el próximo año, ojalá tengamos más momentos “yo soy tu padre” y menos “yo soy tu gato”.

Profesora investigadora del CIDE.
@ cataperezcorrea

Catalina Pérez Correa
Maestra y Doctora en derecho por la Escuela de Derecho de la Universidad de Stanford en California. Profesora Investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).