Prostitución, violencia de género tolerada

Alejandra Barrales

La trata de personas con fines de explotación sexual es una industria que crece y abastece la prostitución, actividad que está asociada a la desaparición de niñas, adolescentes y mujeres, pero que es aceptada por una sociedad que no mide el impacto y la degradación social que conlleva la venta de seres humanos.

Es el tercer delito más redituable a escala mundial y la explotación sexual continúa siendo su principal fin, con 59 por ciento de los casos. Sin embargo, en México la cifra asciende al 70 por ciento de las víctimas totales.

En el Informe Mundial de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito 2016, se refiere que 72 por ciento de quienes han sufrido este abuso son mujeres, en nuestro país es mayor, la cifra es del 85 por ciento.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos reveló que entre el 15 de junio de 2012 y el 31 de julio de 2017, se identificaron 5 mil 245 víctimas de trata de personas, de las cuales el 85 por ciento de las víctimas fueron del sexo femenino.

En la Ciudad de México, esta incidencia es de más del 70 por ciento, siendo el 49 por ciento mujeres y 23 por ciento niñas, de acuerdo con cifras del Instituto de las Mujeres del Gobierno de la Ciudad de México.

Son cifras que no reflejan la gravedad del fenómeno, porque la gran paradoja de este delito es que la mayor parte de las víctimas no saben que son víctimas, no se reconocen como víctimas.

Es un contexto que nos debe llevar a la reflexión sobre qué tipo de sociedad estamos creando que lleva a que los seres humanos nos hayamos vuelto mercancías, donde las niñas, adolescentes y mujeres insertadas en la prostitución son vistas como parte del paisaje urbano.

Es común el reforzamiento de estereotipos misóginos con frases como: por algo están ahí; les ha de gustar; ganan más; dando por hecho que se encuentran en las redes de la prostitución por una decisión personal, cuando en realidad la mayoría son víctimas esclavizadas contra su voluntad.

¿Cuáles son las condiciones sociales y culturales que conllevan a que una persona piense que eso es lo normal e incluso que es hasta una oportunidad de vida?

Debemos reflexionar sobre los discursos de feminidad y masculinidad, sobre qué violencia es aceptada y cuál no.

Es un fenómeno múlticausal que afecta la dignidad de la persona y por ello su atención requiere de una visión integral del Estado, desde lo legal, psicológico y hasta lo social para desarticular esos discursos que han llevado a una situación en la que cualquiera pueda ser víctima.

Esta forma de esclavitud existe porque hay quien la consume. Si queremos combatir la trata debemos cambiar el contexto y establecer una sanción al consumidor.

Una sanción que puede ser gradual, pero sin que sea una puerta de escape como en la actualidad se establece en el artículo 35 de la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos.

Establece una regulación deficiente porque contempla una pena de 2 a 40 años a quien “a sabiendas” de su situación de trata, compre, adquiera y solicite servicios para cualquiera de los fines.

Es una condicionante que ningún otro delito contempla, lo que sin duda responde a la tolerancia social con que se ve al consumidor. Se debe sancionar la conducta, independientemente de la situación del sujeto pasivo o de la condición subjetiva de la persona.

En tanto se mantenga una disociación entre prostitución y la trata de personas no se van a dar pasos certeros para combatir y erradicar esto que es una de las violaciones a los derechos humanos más antiguas del mundo. Se debe reconocer que la trata de personas es una forma para abastecer el requerimiento de prostitución.

Se debe establecer en las leyes que la prostitución es una forma de violencia y la trata de personas la debemos reconocer como una violación a los derechos humanos.

Sin duda, la trata refleja lo mucho que aun nos hace falta avanzar como sociedad y principalmente como seres humanos.


Maestra en políticas públicas.
@Ale_BarralesM

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios