Zoom a la pandemia y “lo esencial”

Adriana Malvido

La cita para un panel virtual por Zoom es el lunes 18 de mayo por la noche. Desde su pantalla, el doctor Hugo López Gatell advierte: “Estamos en el momento de máxima transmisión del virus” y da a conocer que México alcanza ya 51 mil 633 contagios acumulados de Covid-19; que han muerto 5 mil 332 personas y que en las últimas 24 horas se infectaron 2 mil 414. En el mundo van 4 millones y medio de contagiados.

Desde su casa en Bournemouth, Inglaterra, se conecta Jane Goodall y advierte frente a la cámara de su computadora: “La falta de respeto al mundo natural ha causado la pandemia del Covid-19. Los expertos en enfermedades zoonóticas veían venir una crisis como ésta desde hace años. Los mercados de animales silvestres donde viven hacinados crean las condiciones perfectas para que los virus salten entre distintos ejemplares y especies. La destrucción de los ecosistemas, la sobrepoblación humana, el desplazamiento de animales silvestres por pérdida de hábitat… Si no encontramos otras maneras de vivir, seremos una especie extinta. Hay señales de que se nos acaba el tiempo: los incendios, patrones climáticos impredecibles, las grandes tormentas…”

Toma la palabra Fernando Valladares, doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid: “Tenemos un escudo protector inmejorable, pero lo estamos destruyendo. La mejor vacuna contra las pandemias es una naturaleza sana. Los ecosistemas fragmentados y empobrecidos multiplican exponencialmente las probabilidades de las zoonosis, esas enfermedades de origen animal que saltan a los humanos como el Covid- 19, el Ébola, el Zika, la rabia o la malaria. Al romper el equilibrio entre distintas especies, al degradar los ecosistemas, quedamos desprotegidos ante numerosos patógenos peligrosos para nosotros. Cuanto más degradado el ecosistema, más probable es que virus o bacterias nos afecten”.

Lo acompaña Javier Peña, fundador del movimiento ambientalista Hope!, quien agrega: “El permafrost del Ártico, ese suelo helado que cubre el 25% de la superficie terrestre, se está derritiendo a marchas forzadas por el calentamiento global que provocamos, principalmente, al quemar combustibles fósiles”. En esos hielos “se han localizado cepas de (…) decenas de virus listos para infectar si el suelo se descongela. Hablamos de escudos de hielo que nos protegen de nuevas pandemias. ¿Hacen falta más motivos para cambiar el rumbo?”

En la ventana del World Wildlife Fund se lee un pronunciamiento: “Privilegiar la generación de electricidad a base de combustibles fósiles vulnera el derecho humano a un medio ambiente sano”.

La moderadora lee en voz alta los mensajes de biólogos y ambientalistas que llegan al chat del panel: “Es inaplazable reforzar a las áreas protegidas y su manejo para que logremos su conservación y los servicios que ofrecen para fortalecer la salud humana”. Otro: “Todos los países deben realizar un esfuerzo sin procedentes para restaurar los ambientes naturales que ayudan a regular el control de las enfermedades que potencialmente pueden afectar al ser humano”. Más: “Se deben evitar proyectos de desarrollo y apertura de nuevas vías de comunicación que destruyan las áreas con alta integridad ecológica”. También: “Se debe detener de una vez por todas el trafico ilegal de vida silvestre que constituye una bomba de tiempo para la transmisión de nuevos virus”.

Mario Molina, Premio Nobel de Química, enciende su micrófono: “Tenemos que convencer a nuestros jefes de Estado (…) No tiene ningún sentido promover el uso del petróleo”. Insiste en la urgencia de reducir los gases de efecto invernadero que producen los combustibles fósiles y han
generado el cambio climático del planeta: “Yo acuso que no hacerlo es una enorme falta de responsabilidad, es una cuestión ética”.

Finalmente se conecta el presidente Andrés Manuel López Obrador. Llegó tarde al debate y ya no escuchó. Pero reitera su fe en “domar” a la pandemia. Y anuncia que reanudarán actividades los sectores “esenciales”: el automotriz, la construcción y la minería.

[email protected]

(Fuentes: El Universal, El Mundo,
Hope!, encuesta personal)

 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios