Suscríbete

Las Bodegas Emilio Moro utilizan tecnología satelital en sus vinos

El director de las bodegas Emilio Moro conversa en torno a sus nuevas etiquetas y la labor de su fundación en comunidades de Chiapas y Oaxaca

emilio moro bodegas presenta etiquetas
Fotos: Rubén Hernández
Menú 18/09/2018 16:43 RUBÉN HERNÁNDEZ Actualizada 16:43
Guardando favorito...

"Pienso que lo más importante que debemos poner por delante de nuestro trabajo es la honestidad. Hay que ser honestos en nuestro trabajo, con nuestra familia, con los amigos, y por supuesto con nosotros mismos. Ese es un valor que nos inculcó nuestro padre y que a su vez lo aprendió de nuestro abuelo. Es algo fundamental para seguir adelante, para pararte en cualquier lugar siempre con la frente en alto", expresa José Moro, director y copropietario de las Bodegas y Cepa 21, en la Denominación de Origen (DO) Ribera del Duero.
 

Con esa honestidad que se refleja en sus vinos, en sus empresas, en sus proyectos sociales y culturales, José Moro es protagonista de la transformación de un patrimonio ancestral que hoy muestra el rostro actual y dinámico de la vinivinicultura en la denominada "milla de oro" de esta región emblemática de España. Esencia, junto con su hermano Javier, de la tercera generación de esta empresa establecida a inicios de la década de los 30 del siglo pasado por Emilio Moro, José ha sido el artífice de una evolución que mantiene los valores esenciales de la bodega, comenzando por el respeto y el amor inquebrantable por la tierra, con la adición de una modernización continua en el tren imparable de los avances tecnológicos.

eluniversal_menu_bodegasemilio_moro.jpg

"Todavía hace poco anunciábamos el usos de drones para el estudio de los campos y la aplicación de abonos a  la carta. Hoy podemos decir que esto se está volviendo obsoleto; en unos meses más anunciaremos en Barcelona, en un foro organizado por Bonafont, el estudio de los viñedos a través de satélite. Eso nos dará una visión más completa y fiel de lo que sucede en el terruño, y desde luego lo que ocurre en los terrenos de otras bodegas. Podemos corregir, diseñar, evaluar a partir de algorritmos por esta vía. Estamos en el momento de la digitalización de la industria del vino.

el_universal_menu_nuevosvinosespanoles.jpg

"Estoy convencido de que a partir de las herramientas con las que contamos actualmente podemos hacer vinos con una calidad constante. Eso lo que estamos haciendo en Emilio Moro. No lo sé todo, pero quiero y estoy en todo lo que sucede en nuestras bodegas y busco todas las vías para que mi equipo sepa lo máximo en torno a los temas que nos involucran y logremos los mejores resultados. Soy un jefe exigente y tomo todas las decisiones que sean necesarias en lo que atañe a la producción y las distintas actividades que se realizan en nuestras bodegas. Puedo hablar de cada uno de nuestros vinos con la certeza de estar al tanto de cada uno de sus detalles desde su origen. Creo que si no hubiera dicha exigencia y no estuviera al tanto de todo lo que sucede en nuestras empresas no podría aspirar al grado de excelencia que aspiramos continuamente", advierte José Moro.

nuevosvinos_bodega_emilio_moro_menu_el_euniversal.jpg

El apego familiar es un valor del cual se muestra orgulloso. Desde los seis años, José Moro ha participado en los trabajos del campo y en la bodega. "Solía acompañar a mi padre en sus recorridos por los viñedos y sentir como él el frío, el hambre, la lluvia. Nadie me puede contar de lo que significa estar en el viñedo y sentir todas las inclemencias de la naturaleza. Cuando era muy pequeño, mi padre me ponía a limpiar las tinas, ya que solo alguien tan pequeño podía entrar en ellas para hacer la limpieza. Algunas cosas han cambiado, desde luego, pero todavía recuerdo cuando mi hermano y yo nos proveíamos de unas bolsas de agua que llevábamos al costado para hacer nuestras faenas en la bodega.

emilio_moro_vinos_usodedronnes.jpg

"Tanto en Emilio Moro como en Cepa 21 integramos un gran equipo, prácticamente como una familia, precisamente por la formación que tiene nuestra gente prácticamente desde que están en la escuela. Nuestro enólogo, Álvaro Maestro, llegó con nosotros de estudiante, cuando apenas empezaba a formarse en temas de química. Hoy es responsable de todos nuestros proyectos enológicos. Lo mismo puedo decir de la gente que hoy toma decisiones en el campo de marketing y de relaciones públicas; es gente que llegó a hacer prácticas y hoy son parte de la dirección de las empresas", dice Moro.

SIEMPRE EN EVOLUCIÓN 

Cuando José y Javier Moro comenzaron a trabajar en la bodega, su padre todavía vendía vino a granel. La incursión de una nueva generación de empresarios dio el impulso a la transformación como una empresa como etiquetas propias y un sistema más ambicioso de comercialización de los vinos. A la sólida presencia de Emilio Moro, se sumó la propuesta de Cepa 21, "un sueño" que representa la necesidad y el gusto de jugar con la diversidad, ya que en la misma DO, Moro desarrolló un nuevo concepto basado en una identidad distinta del terruño y la oportunidad de desarrollar una bodega cuyo mismo inmueble fuera símbolo de esa innovación.
 

"Cepa 21 2015, por ejemplo, es símbolo de excelencia de la Tempranillo, un vino con personalidad, la mejor añada que hemos logrado a partir de las óptimas condiciones que se dieron en el terruño y el estupendo trabajo en la bodega. Son vinos únicos y hay que entender que no es algo que vamos a lograr todo el tiempo; siempre hay que estar conscientes de que las condiciones en el campo están expuestas a múltiples variables. La vitivinicultura cambia cada año y parte de la sabiduría que se adquiere es precisamente estar consciente de ello.

vino_vinedos_emilio_moro_eluniversal.jpg

"Soy un hombre de blancos y tintos, y estoy convencido que en el terreno de los vinos blancos se logran productos excepcionales que cada vez la gente está más dispuesta a apreciar y adquirir. No soy tanto de rosados, puedo vivir sin ellos. En el caso de Hito, el rosado que producimos en Cepa 21, ha sido más bien un capricho de mi hermano, que insistía en que produjeramos un vino rosado. Creo que logramos un producto de muy buena calidad y estoy satisfecho de eso. Creo que el capricho de Javier llegó a buen término", expresa con una sonrisa José Moro.
 

NUEVAS RUTAS EN LA AGENDA 

Precisamente su interés en el desarrollo de blancos de calidad determinó la decisión de incursionar en la creación de nuevas etiquetas en otras DO. "Sin embargo zonas como Rueda o Rias Baixas no me resultaron tan interesantes como para desarrollar un concepto original. Es por ello que empecé a buscar una alternativa en la DO Bierzo, a través de la Godello. Me parece una uva con la acidez y el PH idóneos para brindar un vino original y fresco. Bierzo es una región en la que hay mucho por hacer; nuestro proyecto está basado una aplicación de la tecnología con un interés declarado por resaltar los valores de lo natural. Creo que una cosa no está peleada con la otra. El Zarzal 2016 es un vino resultado de uvas cultivadas a 450 metros de altura que brinda interesantes notas de mineralidad, con la expresión plena del terruno. Es un vino que te da la cara, que te mira a los ojos.

vinoespanol_emilio_moro_bodegas.jpg 

"En el caso de La Revelía 2016, es resultado de uvas cultivadas a mayor altura. Fermentado a temperatura controlada en barricas de 500 l de roble francés con posterior crianza sobre lías en las mismas barricas durante ocho meses. Tiene una estructura más compleja, con una personalidad más fuerte, pero siempre amable. Creo que hemos tenido un logro importante en este primer paso en la DO Bierzo", precisa.

EL VINO AYUDA AL AGUA

Tradición, innovación y responsabilidad social son los ejes a partir de los cuales Emilio Moro desarrolla su trabajo, no solo en términos de vitivinicultura sino también de interacción con las comunidades no solo de España, sino de todo el mundo. La Fundación Emilio Moro, que cumple 10 años desde su formación, realiza actividades solidarias y de formación cultural con niños, jóvenes y grupos vulnerables, desarrolla asimismo programas de apoyo con comunidades que carecen de agua potable a través del lema "El vino ayuda al agua". En el caso de México, la Fundación realiza trabajos junto con la ONG Cántaro Azul, implementando programas para escuelas de Oaxaca y Chiapas que busca incidir en el reparto justo de los recursos de agua y fomentar el consumo de agua segura entre la población infantil más necesitada.

"Nuestro objetivo es muy claro. Buscamos garantizar y fomentar el consumo de este recurso para ayudar en la reducción de enfermedades gastrointestinales, así como disminuir el consumo de bebidas altamente azucaradas, lo cual incide en la prevención de padecimientos como la obesidad y diabetes”, precisa José Moro. 
 

 

Guardando favorito...

Comentarios

 
Recomendamos