La casa que extraña a "La Vero"
14 | NOV | 2019
La casa que extraña a "La Vero"
Paulina de la Mora entra en pugna con sus hermanos. Fotos/NETFLIX

La casa que extraña a "La Vero"

21/09/2019
00:00
Araceli García
-A +A
En la segunda temporada de "La casa de las flores", la ausencia de la matriarca, que interpretaba Castro, empujará a la familia a la búsqueda de su identidad

[email protected]

La gran matriarca de los De la Mora está muerta y la familia tiene que aprender a vivir sin ella.

Sin embargo, la presencia de Virginia —y de Verónica Castro, actriz que le dio vida—, todavía ronda en la segunda temporada de La casa de las flores.

“Se siente la ausencia del personaje pero está muy presente porque ellos tienen que evolucionar a partir de la pérdida”, dice en entrevista Juan Pablo Medina (Diego Olvera).

la_casa_de_las_flores_3_104551463.jpg
Cambio. Virginia de la Mora muere en la segunda temporada.
 

Verónica Castro llevó la batuta durante la primera entrega de la serie dirigida por Manolo Caro y regresar con la producción de Netflix sin su nombre dio de qué hablar entre el público. Pero Verónica sigue ahí de cierta forma: se pasea entre la floristería en los recuerdos de los personales y les da lecciones, se habla de ella a todas horas y su energía sigue presente.

“Cada uno toma diferentes riendas muy inesperadas a partir de la ausencia de la mamá”, dice Aislinn Derbez, quien interpreta a Elena, una de las hijas de Virginia.

“Todo el tiempo estás sintiendo a Verónica”, señala.

El reto para los que sobreviven en la historia, que llega a la plataforma el próximo 18 de octubre, es reconstruirse con la falta de Verónica Castro. El elenco considera que sus personajes están en la búsqueda de la identidad y sobre todo del amor.

la_casa_de_las_flores_104551133.jpg
Treviño encarna a Jenny Quetzal, quien es parte de un grupo de autoayuda.
 

“Por eso también se pierden tanto, porque andan buscando afuera lo que no encuentran dentro”, comenta Aislinn.

“Es muy interesante ver cómo la familia se reagrupa, se reencuentra, se reinventa a partir de una pérdida, que es lo que pasa naturalmente y también cómo se dan cuenta que lo más importante es que son hermanos”, señala Dario Yazbek Bernal (Julián, hijo de Virginia).

Con respecto al duelo que viven los personajes, Cecilia Súarez (Paulina de la Mora) comparte que “la pérdida siempre hace que reenfoques tu mirada sobre quien está hoy ausente y valores cosas que posiblemente no comprendías antes”.

Al respecto, Manolo Caro recuerda que desde un principio ese era el destino de Virginia; gracias a su aceptación intentaron continuar con el personaje pero no se logró.

“No llegamos a un acuerdo creativo en donde ambas partes nos sintiéramos cómodos y fue seguir con una historia que yo ya había planteado, ahí tenía su final”, señala.

Más que entretenimiento. Para Manolo Caro es importante tener un compromiso con la audiencia. En esa línea fue que buscó traer a la mesa las inquietudes de la comunidad LGBT+ y su papel como minoría, además de esa búsqueda de la identidad que se vive día a día. Así es como el director llega junto con su elenco a la segunda temporada.

la_casa_de_las_flores_104551124.jpg
Director. Manolo Caro se asesoró en psiquiatría.
 

“Eso ha sido de lo más bonito que me ha pasado con La casa de las flores, tener la oportunidad de darle visibilidad a ciertos temas que para mí son muy importantes, de equivocarme también y entender y acercarme a especialistas y dialogar”, relata.

“En esta segunda temporada estuve muy cercano al director general de psiquiatría para personas trans de todo América Latina que es mexicano y no lo sabemos y no lo ponemos en la mesa. Creo que (hay que) tener este tipo de acercamientos y no sólo en el caso de la comunidad trans; tuve la oportunidad de dar una plática en un congreso de psiquiatría general a nivel nacional en Puebla donde hablábamos de cómo influyen los personajes que estamos poniendo en la ficción y lo que la gente está consumiendo, a entender nuestra realidad”.

la_casa_de_las_flores_104551925.jpg
Inclusivo. Darío Yazbek retrata a la comunidad LGBT+.
 

Manolo considera que se tiene que dejar de pensar en el entretenimiento como sólo un momento de esparcimiento y una banalidad.

“Claro que lo aplaudo y soy el primero porque hago comedia, me encanta reírme y pasarla bien pero debe haber un compromiso que nos lleve mano a mano”, señala.

En esta segunda temporada regresan Cecilia Suárez, Juan Pablo Medina, Aislinn Derbez y Dario Yazbek Bernal, entre otros, y se suma el talento de Mariana Treviño con una participación especial interpretando a Jenny Quetzal, quien está a la cabeza de una grupo de autoayuda y abundancia haciendo así una crítica a ese tipo de sectas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios