Erika Zaba: no sabía cómo ser mamá

La cantante confiesa que la etapa post parto fue difícil, entre otras cosas, por la presión social de tener que amamantar a su bebé cuando no le era posible. Ahora logró un balance en su vida

Erika Zaba
La pandemia permitió que se dedicara 100% a Emiliano. FOTOS: JUAN BOITES
Espectáculos 10/05/2022 02:40 Janet Mérida Actualizada 08:20
Guardando favorito...

Erika Zaba sabe que no hay amor más grande que el que se tiene por un hijo, pero tampoco, reconoce, es un cuento de hadas, no es un lugar donde todo transcurre a la perfección.

Cuenta que, por ejemplo, batalló para lograr el embarazo y, cuando se dio, si bien fue muy tranquilo y sin achaques, no pudo tener a Emiliano de manera natural, como lo había planeado, sino por cesárea; después padeció depresión post parto y perdió la leche, lo cual fue un duro golpe para ella.

“El post parto fue difícil, lloraba mucho porque no sabía cómo ser mamá, no sabía qué le pasaba al bebé, tenía la presión social de tener que amamantar cuando ya no tenía leche. Mi pareja me ayudó, me dijo: ‘Erika, ya no te exijas más, tu cuerpo es muy sabio’. Sólo lo amamanté durante una semana pero yo quería hacerlo hasta el año”, dice a EL UNIVERSAL.

Leer también: Claudia Cervantes disfruta al ser mamá en pandemia


dia_de_las_madres_erika_zaba.jpg
Juan Boites/EL UNIVERSAL. 

Otra cosa que pasó cuando nació su hijo, en noviembre de 2019, es que dejó de lado otros roles: el de artista y el de pareja, pues toda su atención, por un tiempo, estuvo con su bebé.

“Cada historia es distinta, el primer año fui mamá ciento por ciento, me olvidé de ser esposa, pero Fran lo entendió completamente y me dijo: ‘hay tiempo para todo, que seas ciento por ciento mamá ahorita es normal, pero prométeme que voy a recuperar a mi esposa’, y le dije: te lo juro, nada más dame tiempo. Y es que el primer año te la pasas cansada, ya no quieres salir a cenar porque quieres dormir, te olvidas de ese papel pero ahorita el niño es un poco independiente, ya duerme toda la noche, se comunica mucho mejor y me permite volver al papel de pareja; ahora me siento muy nivelada: soy mamá, mujer, empresaria, tengo tiempo para mí”.

erika_zaba_mama_.jpg
Juan Boites/EL UNIVERSAL. 
 

Con ayuda de terapia y de sus seres queridos, así como su esposo, Francisco Oliveros, ha superado esa etapa y hoy Emiliano es un niño que sabe posar para las cámaras, esboza una sonrisa, abraza a su madre y le da besitos para que queden registrados en las imágenes. Con esta soltura natural, la pregunta es: ¿ves a tu hijo en el medio artístico en el que tú has estado casi toda tu vida?

“No soy de las mamás que quieren que sus hijos sean artistas, confieso que me llenaría de emoción que un día me dijera que quiere ser arquitecto, abogado, que a lo mejor son las profesiones que yo hubiera ejercido si no hubiera sido artista, porque es una carrera muy difícil, muy sacrificada”.

Ahora, el reto para Erika es volver a las giras con OV7, algo que iba a ocurrir mucho antes pero que la pandemia retrasó y agradece. Para esto, agrega, se organizará con su esposo. “Estoy feliz de volver a la gira ahora con Emiliano un poquito más grande, me da mucha paz”.

Comentarios