5 paisajes de México que parecen de otro planeta

En México hay paisajes que parecen de otro mundo, como un desierto con cráteres gigantes y un cenote con un mar de nubes bajo el agua

lugares_mexico_otro_planeta
Foto: Semarnat/ Héctor Munro
Destinos 24/01/2022 18:36 Samantha Michelle Guzmán Actualizada 00:30
Guardando favorito...

En México no solo existe una cantidad enorme de hermosos paisajes naturales (si quisiéramos enlistarlos, nos pasaríamos días enteros discutiendo). También hay lugares tan peculiares que, si los encontráramos en una película de ciencia ficción representando escenarios de otro planeta, perfectamente resultarían creíbles. 

A continuación enlistamos 5 de esos destinos casi surrealistas aunque, te advertimos, la lista podría crecer mucho. ¿Cuáles más te sabes?

Parque Nacional Sierra de Órganos - Zacatecas

sierra_organos_zacatecas_2.jpgFoto: Sergio Tapia/ EL UNIVERSAL 

Como si se tratara de las pipas gigantes pertenecientes a una iglesia antigua, cientos de columnas conforman un peculiar “bosque” de piedra en Sierra de Órganos. Aunque se dice que sus formaciones de roca recuerdan mucho a un órgano musical, al admirarlas puedes echar a volar tu imaginación: hay quienes piensan en torres, en las costillas de un ser enorme, en siluetas humanas, en velas a punto de derretirse o hasta en hongos, cuando ven las más pequeñas.  

Este destino se encuentra en Zacatecas, a solo 30 minutos en auto desde el Pueblo Mágico de Sombrerete. Si viajas desde la capital del estado, te tardas casi dos horas en llegar. 

Sierra de Órganos forma parte de la Sierra Madre Occidental y abarca mil 124 hectáreas de terreno. Sus formaciones se crearon hace miles de años a partir de la actividad volcánica y la erosión; algunas están “pegadas” entre sí, mientras otras se sostienen por sí solas. Pueden alcanzar entre 20 y 60 metros de altura. 

Hay senderos delimitados para explorar el parque de manera segura y obtener las mejores panorámicas. En Sierra de Órganos hay algunas cabañas con instalaciones básicas y es posible acampar para admirar el cielo nocturno en todo su esplendor, sin contaminación lumínica. 

Dunas de Samalayuca – Chihuahua

lugares_mexico_otro_planeta_1.jpgFoto: Fideicomiso de Turismo Ah Chihuahua

Si te adentras en esta reserva natural, todo lo que verás serán montículos de arena fina de todos los tamaños, simulando un inmenso mar lleno de olas. No somos los únicos que lo hemos visto como un paisaje de otro mundo, porque este lugar fue elegido por David Lynch como locación para la película “Duna” de 1984 (sí, mucho antes de la adaptación de 2021).

Samalayuca se encuentra a 50 minutos de Ciudad Juárez. 

A las dunas les tomó miles de años formarse a partir de la erosión; incluso ahora se encuentra en cambio. Los médanos cambian de lugar por acción del viento y se les llama  “dunas errantes”. 

En años recientes, las Dunas de Samalayuca se han convertido en un destino de aventura como pocos en nuestro país. Después de todo, ¿cada cuándo puedes deslizarte a toda velocidad sobre una suave pendiente de arena? Esta actividad se llama sandboarding.

También se hacen paseos en vehículos todoterreno, aprovechando los descensos bruscos y grandes extensiones desiertas para subirle a la velocidad. 

Cenote Angelita – Quintana Roo 

Por fuera se ve como un cenote convencional a cielo abierto, cuyo cuerpo de agua apenas se distingue entre la vegetación espesa de la selva. Pero a 27 metros de profundidad se oculta un paisaje que parece de otro planeta: hay una espesa capa de gases que luce como un mar de nubes debajo del agua, actuando como piso falso y dividiendo el interior del cenote en dos partes. La imagen es misteriosa y hasta un poquito inquietante. 

La nube de gases se formó debido a las hojas y ramas que con el tiempo han caído del exterior y se han descompuesto aquí; se acumula en el punto donde el agua salada y el agua dulce se encuentran. 

Por encima de la nube sobresale una especie de colina hecha de los residuos en descomposición que vienen de la selva. La profundidad máxima es de 66 metros. 

La agencia Agua Clara Diving Tulum hace expediciones al interior del cenote. Sin embargo, solo los buzos experimentados pueden visitarlo debido a la dificultad que implica. 

El Pinacate y Gran Desierto de Altar - Sonora

Son 10 cráteres gigantes en medio del desierto los que constituyen algunos de los paisajes más impresionantes de esta Reserva de la Biósfera, que también está reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

El cráter más grande y famoso se llama El Elegante; tiene mil 600 metros de diámetro y 244 de profundidad. También es muy popular el Cerro Colorado, con 750 metros de diámetro y 100 de profundidad; se distingue del resto por su color rojizo que alcanza su mejor momento al atardecer. 

En El Pinacate y Gran Desierto de Altar también hay dunas con alturas de hasta 200 metros, dunas en forma de estrella, grandes formaciones rocosas, flujos de lava, vestigios arqueológicos con miles de años de antigüedad, picos volcánicos y más de 540 especies de plantas. 

Se ubica entre los municipios de Puerto Peñasco, Plutarco Elías Calles y San Luis Río Colorado. Empresas como Pinacate Tours hacen paseos por el desierto y hasta te llevan a acampar. 

El Zacatón – Tamaulipas 

lugares_mexico_otro_planeta_2.jpgFoto: Flickr/ Comisión Mexicana de Filmaciones

No solamente en el Caribe mexicano hay cenotes; el estado de Tamaulipas tiene su propia ruta dedicada a ellos. Y el más famoso, El Zacatón, es un enorme abismo que visto desde arriba parece pertenecer a otro mundo. Sobre sus aguas, que dependiendo de sus niveles de azufre puede tener tonalidad oscura, esmeralda o turquesa, hay tres pequeñas islas de zacate que parecen círculos casi perfectos. 

Ningún humano ha llegado hasta el fondo de El Zacatón, pero un robot de la NASA pudo alcanzar sus 319 metros de profundidad. 

La ruta de cenotes incluye otras formaciones donde sí puedes nadar o navegar en kayak. En este sitio web puedes ver opciones de tours. 

Se encuentra en el municipio de Aldama, a 2 horas de Tampico. 

EXTRA: Hierve el Agua – Oaxaca 

lugares_mexico_otro_planeta_3.jpgFoto: Unsplash/ Kurt Cotoaga

Es uno de los escenarios naturales mejor conocidos de Oaxaca y, de hecho, que únicamente existe aquí y de manera similar en Pamukkale, Turquía. Es un pequeño conjunto de cascadas petrificadas, que lucen como gigantescas velas chorreadas. Se han ido formando desde hace miles de años, por el agua cargada de minerales que brota desde el interior de las montañas y cuando hace contacto con el aire se calcifica. 

La cascada más alcanza unos 60 metros. En la zona conocida como El Anfiteatro hay un par de pozas naturales situadas justo al borde del precipicio; en temporada de sequía las pozas son cristalinas y en tiempo de lluvias se ponen más verdosas.

Se encuentra en el municipio de San Lorenzo Albarradas, a una hora y media en auto desde Oaxaca de Juárez. 

Por cierto, el nombre se debe a que el agua brota desde pequeños manantiales formando burbujitas, pero no es termal. 

Todavía no es posible visitar Hierve el Agua como antes de la pandemia, debido a un desacuerdo entre las comunidades de San Lorenzo Albarradas y San Isidro Roaguía sobre el uso de esta zona y sus vías de acceso. 
 

Leer más: El pasaporte que se tramitó para una momia y 11 datos curiosos más 

Recibe todos los viernes Hello Weekend, nuestra newsletter con lo último en gastronomía, viajes, tecnología, autos, moda y belleza. Suscríbete aquí: https://www.eluniversal.com.mx/mi-cuenta

 

Comentarios