PAN, guerra por el Senado

Salvador García Soto

Definida prácticamente la lucha por la dirigencia nacional del PAN, tras el pacto “de unidad” sellado entre el anayista Marko Cortés y el senador Héctor Larios junto al grupo de gobernadores panistas del llamado GOAN, se recrudece ahora la disputa por ver quién se queda con la coordinación parlamentaria en el Senado. Los promotores de ese pacto se han comprometido a que la nueva dirigencia nombre a Rafael Moreno Valle como líder senatorial, mientras que el actual coordinador, Damián Zepeda, se resiste a ser removido y amenaza que “cualquier decisión que tome la nueva dirigencia tendrá que ser consultada primero con los senadores”.

La pugna no sólo se centra en ver quién se queda con el liderazgo de la segunda bancada en el Senado, sino también en definir cuál será el papel y la forma de conducirse de Acción Nacional como oposición ante la mayoría aplastante de Morena y del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Ese es el debate que se está tratando de inducir en la fracción panista donde se plantea que, según quien encabece la coordinación, dependerá la visión que se tenga sobre el rol histórico que debe jugar su partido en la coyuntura actual: si ser realmente oposición o convertirse en comparsa de la apabullante mayoría morenista.

Y ahí es donde cada uno de los grupos que se pelean por el liderazgo de la bancada trata de plantear su propio argumento. Del lado de Damián Zepeda se asegura que “Rafael Moreno Valle se ha encargado de prometer a los integrantes del GPPAN —a los que busca coordinar tras el acuerdo para definir la sucesión en la dirigencia nacional— que para aminorar los devastadores efectos de la austeridad morenista y asegurar más recursos y prerrogativas, dinero, pues, se deben abandonar posiciones opositoras y negociar con la mayoría, o sea con Morena, para salir menos despelucados”. Incluso, los “damiancistas” afirman que el ex gobernador de Puebla ha dicho que “urge negociar con Morena ¡antes de que nos gane el PRI!”.

“En otras palabras Moreno Valle no quiere que se le adelante el PRI o alguna otra fuerza política en eso de entregar votos, decisiones, y debates parlamentarios, a cambio de algunas monedas a entregar en forma de comisiones o beneficios tangibles en la administración de la Cámara de Senadores”, señala uno de los senadores cercanos a Zepeda.

En contraparte los senadores que apoyan la permanencia del actual coordinador dicen estar convencidos de que el mensaje de las urnas fue que sean la segunda fuerza política del país, y eso implica que sean capaces de conducirse como opositores, que den la pelea por los temas y, aunque pierdan las votaciones ante la mayoría de Morena, ganen los debates. Y como ejemplo explican la decisión colectiva de los panistas de abandonar el pleno el jueves pasado tras la aprobación de lo que llamaron un “Acuerdo Mordaza” para disminuir el tiempo de sus participaciones en la tribuna.

Pero del otro lado, los morenovallistas dicen que la facultad de nombrar al coordinador es exclusiva de la dirigencia nacional y anticipan un cambio en la coordinación una vez que se consume la llegada de la fórmula de Marko Cortés y Héctor Larios. “Damián Zepeda es un cínico, como dirigente del PAN no sólo perdió Hermosillo, su ciudad natal, sino que fue el presidente con los peores resultados, encima de que se autodesignó coordinador en contra de la opinión del resto de los grupos del partido”, afirman un senador afín al ex gobernador de Puebla, quien sostiene que la designación del coordinador no la definen los senadores ni es un cargo “escriturado” a ningún coordinador, pues si el dirigente decide hacer un cambio, los estatutos le dan toda la posibilidad de hacerlo.

Veremos pues cómo se resuelve esta nueva pugna al interior de Acción Nacional y si el acuerdo entre anayistas y gobernadores del PAN que llevará seguramente a la dirigencia a la fórmula Cortés-Larios, alcanza para poner a Moreno Valle en la coordinación del Senado. Porque el grupo de Zepeda busca atrincherarse para evitar su remoción y, aún en el caso de que no pudieran evitar la destitución del sonorense, buscarían evitar a toda costa la llegada del ex gobernador poblano y antes buscarían impulsar algún otro nombre, en la lógica de que “hay senadoras y senadores con mucho más tablas y expedientes mucho más limpios para aspirar a esa coordinación”.
 

NOTAS INDISCRETAS…El rumor de que el gobernador reloaded, Manuel Velasco, se integraría al gabinete en la Semarnat, en lugar de la secretaria que habla con los “aluxes”, Josefina González Blanco Ortiz Mena, pegó tan fuerte en Chiapas que rápidamente el mismo Velasco salió a desmentirlo en su cuenta de Twitter, en donde dijo que “es falso que yo vaya a ocupar la titularidad de la Semarnat en el nuevo Gobierno”, y para que no quedaran dudas de su amistad con la hija de Patrocinio González Blanco, el gobernador fue pródigo en elogios: “Conozco a la Lic. Josefina González Blanco Ortiz Mena, una ambientalista que ha luchado por conservar especies emblemáticas de la Selva de Chiapas y quien será una gran secretaria del Medio Ambiente”. ¿Así o más claro el respeto que aún infunde don Patrocinio? ¿Se habrá enojado “papi”?... Los dados abren con Serpiente. Semana complicada.

TEMAS RELACIONADOS
PAN
Guardando favorito...

Comentarios