Se encuentra usted aquí

Cuando México tuvo su propio Volcán de Fuego

El 28 de marzo de 1982, el volcán Chichonal despertó con una violenta erupción. Cerca de 100 kilómetros cuadrados de selva chipaneca fueron devastados, miles fueron los heridos, muertos y damnificados por la tragedia
El 28 de marzo de 1982, el volcán Chichonal despertó con una violenta erupción que arrasó con varios poblados chiapanecos
09/06/2018
00:00
-A +A

Texto: Gamaliel Valderrama 
Diseño Web: Miguel Ángel Garnica

Compara el antes y después deslizando la barra central (desliza aquí para ver más grande) 

El Chichonal despertó un domingo por la noche. El volcán, ubicado en Chiapas, tomó por sorpresa a la población y a la comunidad científica del país. Era el 28 de marzo de 1982, el coloso de fuego ya había hecho advertencias, pero la de ese día fue la definitiva.

Primero, el suelo se sacudió, de las fauces de la montaña comenzaron a circular fluidos: magma, gases, cenizas, combinaciones de gases y agua. Luego, una hora de calma absoluta que dio paso a la primera erupción. La actividad volcánica del Chichonal no se detendría hasta varios meses después.

Las cenizas arrojadas por la montaña de fuego chiapaneca llegaron hasta la ciudad de Oaxaca, también los estragos se sintieron en Veracruz, Tabasco y el norte de Guatemala, además los sismos causados por la actividad eruptiva fueron percibidos hasta Isla del Carmen, en Campeche. 

1_baja_26.jpg
En la imagen, como si se tratará de un pueblo fantasma cubierto por una tormenta de nieve, una comunidad cercana al volcán Chichonal fue arrasada por la ceniza incandescente que expulsó el coloso de fuego chiapaneco.  

Durante las primeras horas posteriores al estallido, EL UNIVERSAL pudo hacer contacto con la señora Manola Aguilar García, habitante de Pichucalco, poblado asentado en las faldas del Chichonal, -hasta ese momento habitado por 20 mil personas- relató que “a las 23 horas una lluvia de piedras cayó sobre la población y posteriormente una ligera llovizna de ceniza, con una determinada consistencia arenosa”.

11_2.jpg
El lunes 29 de marzo, así informaba EL UNIVERSAL la erupción del volcán Chichonal en Chiapas.

Aunque la comunicación con las comunidades cercanas al volcán no se había cortado del todo, “no se tenían reportes precisos sobre la magnitud de la erupción, y si ésta había provocado desgracias entre la población o daños en su propiedad”, se informaba en esta casa editorial. Durante esa primera explosión, el magma brotó con tal violencia que una columna de cenizas se extendió a 27 kilómetros de altura, del tipo de erupción que destruyó a Pompeya cuando el monte Vesubio explotó.

El municipio de Francisco León desapareció después de la erupción, comunidades rurales como Echonal, Esquipulas, Guayabal, El Naranjo, Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, quedaron sepultadas entre piedras y cenizas ardientes.

2._plano_.jpg
El área punteada muestra la distribución de flujos y oleadas piroclásticas de la erupción de 1982. Los pueblos en color negro fueron los destruidos por la erupción. Crédito: Geología e historia eruptiva de algunos de los grandes volcanes activos de México.

Al día siguiente, surgían los primeros datos sobre de la erupción del Chichonal. Se reportaban por los menos 12 personas muertas y alrededor de 50 mil damnificados, al lugar llegaba el Ejército para aplicar el plan de emergencia DNIII. Para ese momento, ya se tenía el dato de que más de 50 vuelos de AeroMéxico y Mexicana de Aviación, que tenían como destino ciudades del sureste del país, habían sido suspendidos.

Al respecto, el subgerente de operaciones de Servicios para la Navegación en el Espacio AéreoMexicano, Fernando Molinar, señalaba que “una nube de ceniza y arena que tiene cúspides de hasta 31 mil pies y un diámetro aproximado de 80 kilómetros, imposibilitaba volar por allí". La zona había sido considerada de desastre por las autoridades.

3_baja_26.jpg
Aspectos de la carretera que conduce a los pueblos asentados en las faldas del Chichonal, el camino fue cubierto por varios centimetros de cenizas.

A dos días del despertar del Chichonal, los damnificados sobrepasan ya los 140 mil, los cuales habían visto “transformar su paisaje cotidiano, en árboles, milpas, cerros y animales igualmente grises que el cielo, y de todo tratan de huir despavoridos”, relataban las crónicas.

4_baja_28.jpg
Apenas alcanzaron a tomar lo más indispensable de sus pertenencias, huir hacia lugares que ofrecieran un poco más de seguridad. Sin embargo, en Pichucalco, el suelo tiene una gruesa capa de ceniza. El temor aún se ve en el rostro de las mujeres y los niños.

Sus temores no eran infundados, pues el Instituto de Geofísica de la UNAM anunciaba que el peligro de una erupción mayor estaba latente, ya que todavía la actividad del volcán no había alcanzado su fase máxima.

Sin embargo, el volcán permaneció en calma durante una semana, a pesar de que se registraron diversas explosiones y actividad sísmica constante. Al finalizar de esa semana, las autoridades permitieron el regreso a sus hogares de gran parte de la población.

5_baja_30.jpg
Desolación, desesperanza y la pérdida de sus pertenencias, es lo que ha dejado a los habitantes de la región circundante las erupciones del volcán Chichonal, en Chiapas. En la imagen un auto cubierto de cenizas.

“Todavía con un cielo gris y rogando a todos los santos porque lloviera, los chiapanecos afectados por la erupción del Chichonal empezaron la reconstrucción de más de 3 mil viviendas”. El corresponsal de El Gran Diario de México, Rafael Revueltas informó “que la gente, en un afán de hacer volver a su color a los pastizales, les ataban ramas a los caballos y con ellas ‘barrían’ las áreas para librarlas de la ceniza y arena del Chichonal”.

Por su parte, el gobernador de Chiapas, Juan Sabines, reportaba daños en 17 municipios que rodean al volcán, con pérdidas en producción de más de 2 mil millones de pesos. Aunque alertaba que lo más serio sería “la rehabilitación de un millón de hectáreas y dar ocupación a 45 mil jefes de familia, de quienes dependen 150 mil personas más”.

6_baja_27.jpg
Los rayos del Sol no logran penetrar; la flora que en los alrededores de la montaña ha desaparecido; los habitantes de la región huyen ante el temor de que el fenómeno se repita con mayor fuerza.

En tanto, los ganaderos explicaban que, derivado de la explosión volcánica, la región que rodeaba al coloso de fuego perdería unas 70 mil cabezas de ganado, aproximadamente.

Y entonces, el Chichonal volvió a rugir. Era la noche del sábado 3 de abril cuando ocurrió la explosión más violenta de la erupción de aquel 1982, relata José Luis Macías, en su texto Geología e historia eruptiva de algunos de los grandes volcanes activos de México,“El magma entró en contacto con agua produciendo una explosión, generando oleadas piroclásticas húmedas, las cuales viajaron hasta 8 kilómetros del cráter, arrasando con todo lo que encontraban a su paso, incluidas las vidas de más de 2 mil personas y la destrucción de 9 poblados”.

7_baja_18.jpg
La erupción de 1982 devastó la vegetación selvática de las laderas del volcán, arrasando un área cercana a los 100 kilómetros cuadrados.

El gobernador de Chiapas, Juan Sabines Gutiérrez, daba a conocer que el municipio de Franciso León había sido el lugar que más daños había sufrido por las acciones del volcán, así como la colonia la Unión, la cual quedó completamente destruida al recibir gran cantidad de cenizas, piedras y lava, en una de las últimas erupciones.

12_0.jpg
Primera plana del 6 de abril de 1982 donde se informaba que en “gran parte del estado de Chiapas y en todo el estado de Tabasco cayó, durante el domingo y la madrugada del lunes, una fina lluvia de ceniza compuesta de azufre, aluminio y otros minerales”.

Por su parte, los corresponsales de EL UNIVERSAL, Raúl Revueltas Marín y José Luis Cortés, informaron que el cielo se mostraba obscuro y que al mediodía parecía ser de noche, por lo que el alumbrado permanecía encendido en Pichucalco y los municipios cercanos.

8_baja_22.jpg

9_baja_16.jpg
El paisaje colorido que todavía el domingo era parte fundamental de los chiapanecos, quedó convertido en desolación. Todo ha quedado gris y sin vida por la erupción del volcán Chichonal.

Funcionarios daban a conocer a este diario que “unas 30 mil personas fueron evacuadas de los alrededores del volcán Chichonal, que continuó arrojando cenizas que enterraron un poblado donde vivían 3 mil personas”.

Después del 4 de abril, la actividad del Chichonal disminuyó drásticamente, aunque se reportaron explosiones pequeñas desde abril hasta septiembre de 1982.

10_baja_12.jpg
Debido a que la zona norte de Chiapas fue considerada como de desastre, el Ejército Mexicano acudió en ayuda de más de 100 mil damnificados que dejó el volcán Chichonal.

Fotos: Archivo Fotográfico de EL UNIVERSAL.

Fuentes: Hemeroteca de EL UNIVERSAL. Macías, José Luis, Geología e historia eruptiva de algunos de los grandes volcanes activos de México, 2005.

Comentarios