Así es como un radioastrónomo mexicano descubrió un exoplaneta

Salvador Curiel Ramírez, de la UNAM, explica cómo fue el proceso para descubrir el exoplaneta que es similar en masa a Saturno y se ubica a 35 mil años luz de la Tierra

Exoplaneta TVLM513b
Ilustración de Luis A. Curiel Ramirez vía DGCS UNAM
Ciencia y Salud 07/08/2020 12:27 Mariana Lebrija Clavel México Actualizada 15:25

Salvador Curiel Ramírez, radioastrónomo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es el responsable del hallazgo del exoplaneta TVLM513b con la ayuda de ondas de radio. En entrevista con EL UNIVERSAL, el especialista detalló el proceso en torno a este descubrimiento, el cual podría dar paso a nuevos hallazgos.

El miembro del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM sañaló que esta investigación inició hace cinco años, en conformidad de los trabajos del Proyecto Gaia, que es un satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA), que desde hace seis años gravita en el espacio realizando observaciones ópticas a fin de descubrir planetas.

“No quise quedarme con los brazos cruzados, -recordó el experto- entonces, estuve pensando cómo aplicar esta técnica (la de observar planetas) de alguna otra manera, y como yo soy radioastrónomo, se me ocurrió que se podría hacer usando ondas de radios”. Las ondas de radio son parte del espectro electromagnético, que se conforma por la luz óptica (la que los humanos somos capaces de ver), la luz infrarroja, rayos x y rayos ultravioleta.

Fue así que Curiel Ramírez y su equipo de investigación detectaron el exoplaneta TVLM513b a 35 años luz de la Tierra, similar a Saturno en cuanto a su masa, con el método de ondas de radio.
 

 

El proceso

Para este descubrimiento, Salvador Curiel Ramírez explicó que se necesita un telescopio diseñado para recibir este tipo de ondas. Esta instrumentación es equivalente a los telescopios ópticos, con la distinción de que captan tamaños de onda mucho más grande: “Estos telescopios tienden a ser muy grandes, del orden de 25 metros, 50 metros, 100 metros, o sea son gigantescos”, detalló.

El instrumento utilizado por los científicos mexicanos consta de 10 antenas, que están distribuidas a lo largo del territorio que comprende Estados Unidos (EU), incluyendo Hawái y las Islas Vírgenes: “El hecho de que las antenas estén tan separadas nos permite ver estructuras muy pequeñas, eso es algo que es necesario para hacer este tipo de estudios” y aseguró que esto les permitió conocer con más detalle el fenómeno.

También lee: Arqueólogo mexicano halla submarino hundido en la Primera Guerra Mundial

El estudioso en formación estelar y radioastronomía expuso que este hallazgo “es algo totalmente nuevo”, ya que el tipo de estrella, como su sistema planetario, es muy distinto a todo los demás que se habían encontrado hasta ahora, pues en este caso, se identificó este objeto a través del movimiento de su estrella, la cual gira debido a la fuerza gravitacional del planeta.

 

VLBA Astrometric Ultracool Dwarf and Exoplanet Side By Side from NRAO Outreach on Vimeo.

“Necesitamos medir este movimiento durante un periodo de rotación para determinar cuál es el movimiento orbital del planeta alrededor de la estrella“, mencionó y aclaró que esta es una técnica indirecta: “No estamos viendo el planeta sino la estrella; usando los movimientos que vemos en la estrella conocemos los parámetros orbitales del planeta, que determinan su masa, a qué distancia se encuentra, y el periodo de rotación”.

También lee: La NASA examinará apodos de cuerpos celestes que puedan ser ofensivos

Este objeto fue observado durante un año y medio, antes de que los astrónomos de la UNAM pudieran publicar el articulo donde desarrollan su descubrimiento. Refirió también que, en la actualidad, observan más de 10 fuentes potenciales, “de hecho, ya estamos trabajando en otra fuente en donde hemos encontrado dos planetas”, aseguró. Esta investigación seguirá los mismos patrones tecnológicos de los que sirvieron para la detección de TVLM513b.

fjb
 

Comentarios