17 | FEB | 2019
(FOTOS: HISTORY)

Una idea para ayudar: darle manos a 40 niños

05/12/2016
00:02
FERNANDA GARCÍA. Con información de Notimex
-A +A
Con su proyecto, Gino Tubaro, de 21 años, creó prótesis hechas en impresoras 3D

Clínica de Perioismo

Guadalajara.— Gino Tubaro, el joven argentino de 21 años, desde muy niño tuvo un talento muy especial para hacer y deshacer cosas, sus profesores no entendían su visión y tuvo un camino difícil para que sus ideas fueran aceptadas, pero su mamá nunca lo dejó de apoyar.

Así, llegó al concurso de History Una idea para cambiar la historia 2015, que se realiza anualmente, para presentar su idea Atomic Lab, el objetivo de su idea es permitir que niños y jóvenes de bajos recursos tengan la oportunidad de obtener una prótesis hecha con una impresora 3D y con un precio accesible en comparación con las convencionales, cuyo precio con frecuencia es poco accesible para algunas personas.

Gino ganó el primer lugar del concurso, el premio fue de 60 mil dólares y con ese dinero compró más impresoras y materiales para las manos robóticas que decoró con personajes de los superhéroes.

Anteriormente no se habían puesto en acción las ideas ganadoras, pero durante este año History trabajó para que se realizara su idea en diferentes partes de Latinoamérica. El primer lugar donde se puso en marcha el proyecto fue Argentina y siguió Uruguay y este sábado, en el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, llegó a Guadalajara gracias al canal, el gobierno de Jalisco y el DIF en el Museo del Trompo Mágico.

A través de una convocatoria en redes sociales a quienes necesitaban las manos mecánicas, se eligieron 40 personas a las que se les llamó para tomarles medidas y, el sábado, junto con sus familiares, y voluntarios, ayudaron a armar cada una.

Los padres de Sofi, una niña de seis años en espera de su mano mecánica, dijeron que nunca hacían sentir menos a su hija y le enseñaron a quererse tal y como es; al momento de armar su mano, Sofi estaba muy contenta y lo demostró con una gran sonrisa.

“Llevo dos días sin dormir, pero esto es una gran satisfacción que vale la pena”, dijo Gino muy contento.

El joven inventor manifestó que el objetivo primordial es lograr una sonrisa de estos niños. “Es un momento irrepetible ver a estos chicos utilizando una mano”, subrayó el joven, luego de mencionar que es un placer para él y su equipo apoyar a 40 menores que “van a ir a sus casas sintiéndose súper héroes”. 

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios