Suscríbete

Analistas prevén recorte al gasto de hasta 130 mil mdp

Ajuste a gasto público dependerán de los precios del petróleo, aseguran expertos; entre mayores esfuerzos realice Hacienda, mejor responderán mercados, opinan

Cartera 09/02/2016 01:51 Rubén Migueles y Tláloc Puga Actualizada 04:49

[email protected]

El gobierno va a aplicar un recorte preventivo al gasto público de entre 90 mil millones y 130 mil millones de pesos para 2017, de acuerdo con analistas consultados por EL UNIVERSAL.

Alejandro Cervantes, economista senior de Banorte, anticipa una reducción al presupuesto de entre 110 mil millones y 130 mil millones de pesos el siguiente año, alrededor de 0.6% del Producto Interno Bruto (PIB).

Consideró que el ajuste al gasto obedece a que los ingresos petroleros van a ser muy reducidos. “Los problemas para las finanzas públicas van a provenir de 2017 y no de 2016, debido a la contratación de coberturas petroleras para este año”, expresó Cervantes.

El analista económico del sector privado, Alejandro Villagómez, dijo que considerando lo que ha caído el precio del petróleo y los niveles del déficit público, se tiene que hacer un ajuste de por lo menos medio punto porcentual del PIB, es decir, alrededor de 90 mil millones de pesos.

“Todavía es muy prematuro, estamos en febrero, hay que ver cómo evolucionan los precios internacionales del petróleo, los malos datos de estas semanas no necesariamente quieren decir que esos serán el resto del año, los precios no van a tener una recuperación importante en el año, pero habrá que ver”, agregó el experto.

El economista en jefe para México de Deutsche Bank, Alexis Milo, dijo que el gobierno debe hacer todo lo posible para reducir el déficit en medio punto porcentual del PIB, lo que implica mezclar recortes al gasto con incrementos a los ingresos.

“Pero si las autoridades hacendarias dijeron que no van a incrementar los impuestos, entonces el recorte del gasto tiene que ser de medio punto del PIB”, comentó el experto.

Comentó que reducir el déficit fiscal y lograr que la deuda pública como proporción del PIB deje de crecer en 2018 y se estabilice en 52% del PIB es un buen escenario. “Un escenario en el que ajuste fiscal permite que las finanzas públicas no se conviertan en una vulnerabilidad”.

“En un contexto internacional tan difícil es necesario mantener la disciplina en las finanzas públicas, e ir reduciendo el déficit público como una prioridad del gobierno, incluso si esto requiere recortes adicionales al gasto. Es importante contener ese gasto y controlarlo para que la deuda no siga creciendo como proporción del PIB y no haya una serie de preocupaciones en los mercados que pudieran traducirse en problemas adicionales para México”, explicó Alexis Milo.

El especialista de Deutsche Bank llamó la atención sobre crecimiento de la deuda pública que en los primeros tres años de la presente administración pasó de 38% a 47% del PIB. Mucho de esto se explica por el bajo crecimiento de la economía, “si se crece poco, el déficit es más grande y acumula deuda más rápido”.

El recorte al gasto público para 2017 va a depender de los precios del crudo, opinó Luis Adrián Muñiz, subdirector de análisis económico de Vector.

Comentó que entre mayores esfuerzos de consolidación fiscal realice Hacienda, más positiva va a ser la señal que envíe a los mercados.

Pamela Loubet, analista económica de banco Ve por Más, dijo que es prematuro tener un monto sobre la magnitud del recorte, pues reconoció que se trata de un problema más complejo, porque por un lado esta Hacienda que quiere realizar un nuevo recorte al gasto público programable, pero a su vez tiene un gasto no programable que está creciendo producto del alza del dólar y la política monetaria en EU.

En ese sentido, dijo que el impacto de este recorte puede tener implicaciones de deuda pública a futuro.

Comentarios