Silvia Pinal, de niña estúpida a diva