Rambo sufre una batalla real