Permanecer en la industria no es fácil: Moenia