Misael Domínguez y Pablo Aguilar, la “pesada” relación de Cruz Azul

El mexicano reconoció la "carrilla" en redes sociales con el apodado "Viejito"

Misael Domínguez y Pablo Aguilar, la “pesada” relación de Cruz Azul
Cruz Azul
Universal Deportes 16/09/2020 14:17 Ramón Treviño Actualizada 16:46

Cada fotografía que Misael Domínguez sube a redes sociales, Pablo Aguilar no tarda en comentarle, como buen amigo que es.  Sin embargo, lo que el defensa paraguayo le escribe a su compañero de Cruz Azul no siempre son mensajes de apoyo.

“No sean malos póngale  un balón de su tamaño” y “Pensé que iba con su hijito el árbitro”, son algunos de los comentarios de Pablito sobre Misael, de 1.60 metros de estatura y  quien no se deja, al apodarle “Viejito” al guaraní, de 33 años de edad. 

Puedes leer: "Afición de Cruz Azul exige más minutos para Misael Domínguez"

El coahuilense aseguró que es un reflejo del buen ambiente que existe en los vestidores de La Noria, una forma en la cual Aguilar –recuperándose de una lesión en la rodilla– ha podido arropar a los juveniles y tener una relación con ellos. 

“Desde el primer día que llegamos acá [Cruz Azul], es la forma que me trató, al ser el de experiencia. Es una forma de llevarnos bien en el vestidor y nos echamos carrilla y, cada vez me llevo mucho mejor con él”, explicó Domínguez esta mañana.
 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

En el mar

Una publicación compartida de Misael Dominguez (@misaeldominguez14) el

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Misael Dominguez (@misaeldominguez14) el

befunky-collage_16.jpg

Incluso, los aficionados cementeros también comentan en las publicaciones del mexicano, a la espera de qué escribirá Pablito sobre su compañero. Aguilar y Misael llegaron a La Noria para el mismo torneo, Apertura 2018, bajo las órdenes de Pedro Caixinha y dirección deportiva de Ricardo Peláez.

Desde entonces, la amistad entre este par, además de que Alexis Gutiérrez también le entra a las bromas, se ha fortalecido. “En redes sociales se ve la carrilla”, cerró el sonriente Misael.