Fotografía cedida por la Universidad de Stanford donde se muestra el cráneo de un niño de 10 años en un cementerio del Siglo V, en la comunidad de Lugnano in Teverina (Italia)
2018-10-15
“No he visto nada igual, es extremadamente inquietantes y extraño”, declaró a la revista Live Science el arqueólogo David Soren; explicó que la piedra en la boca evitaba que el menor se convirtiera en vampiro