FOCUS
FOCUS

You are here

El mito de la venezolización de México

18/01/2018
00:12
-A +A

Es lamentable que las precampañas presidenciales no estén iniciando con propuestas, sino con descalificaciones para los adversarios.

Nuestra democracia se está orientando hacia la manipulación, pues la persuasión y el convencimiento debiesen nacer de una propuesta que busca alcanzar poder de convocatoria. Sin embargo, esto último no sucede.

En contraste, lo que hoy vemos es la búsqueda del voto a través de desgastar a los adversarios para convertirse así en la mejor opción.

Sin embargo, de todas las campañas de desgaste, la más manipuladora es la campaña del miedo. De todos los mecanismos sicológicos de manipulación de la conducta el más perverso es el del miedo pues es irracional.

Esta es la estrategia que están aplicando la mayoría de los partidos en contra de Andrés Manuel, que consiste en inducir miedo a los votantes sugiriendo que él podría provocar la venezolización de México, o sea, que igual que como ha hecho Nicolás Maduro con Venezuela, la economía de México se derrumbe y se deshaga el tejido social.

Podríamos no estar de acuerdo con las propuestas de Andrés Manuel y su estilo populista, pero tampoco debemos justificar la manipulación del voto a través de mentiras que infunden miedo, puesto que esta conducta carece de ética. Sin embargo, eso es lo que estamos viendo en el manejo que hacen sus opositores a través de redes sociales.

La realidad de México y la de Venezuela es diametralmente opuesta.

Hugo Chávez, el padrino de Nicolás Maduro, pudo llevar a cabo sus políticas populistas porque pudo manipular la economía de Venezuela a través de controlar el petróleo de su país y con ello los ingresos provenientes de la exportación de este hidrocarburo. Ese fue el país que Chávez dejó a Maduro.

Es claro que la principal fuente económica de Venezuela ha sido el petróleo y éste ha estado, igual que en México, en manos del gobierno. Por ello en nuestro caso PEMEX siempre ha sido la “caja chica” del presidente en turno y en la opacidad ha sido posible que los líderes de su sindicato se enriquezcan sin límite.

Sin embargo, en estos últimos años México ha diversificado su economía hacia la manufactura, convirtiéndose en una potencia económica exportadora de partes automotrices y para la industria aeronáutica. La manufactura de insumos para la industria electrónica también es muy importante. El turismo es otra gran fuente de ingresos, además de otras actividades altamente rentables, que están en manos, no del gobierno, sino de la iniciativa privada. El petróleo dejó de ser importante para México.

Esto impide que el próximo presidente tenga la capacidad de tomar decisiones que destruyan la economía de nuestro país, como ha sucedido en Venezuela. Aunque tuviésemos un presidente populista y demagogo, como ya los hemos tenido, no sucedería nada excepcional, pues la globalización al derribar fronteras ha generado candados que impiden que un presidente imponga su capricho en un país de la importancia del nuestro.

Ni siquiera Donald Trump, que es la versión populista norteamericana, ha podido imponer su capricho.

Por ello es importante que difundamos ante conocidos, familiares y amigos, que no debemos permitir que nos manipulen infundiéndonos miedo.

Debemos exigir que los candidatos dejen de invertir tiempo y esfuerzo en criticar a sus oponentes y empiecen a decirnos con claridad cuál es su visión de país, a qué se comprometen y como nos garantizan que lo cumplirán.

¿Usted cómo lo ve?
@homsricardo
Facebook / RICARDO HOMS
Linkedin / RICARDO HOMS
www.ricardohoms.com

Ricardo Homs
Presidente de la Academia Mexicana de la Comunicación AC. 25 libros publicados Fundó en México la oficina local de la empresa global de consultoría creada por Al Ries, uno de los dos creadores del...

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

Comentarios