Girando en un tacón
Dale la vuelta a tu cabeza

Se encuentra usted aquí

El ego contra la inteligencia

El ego nos ayuda y nos perjudica, depende qué tan conscientes seamos de nuestros pensamientos y comportamiento, y sobre todo de nuestras reacciones ante situaciones que no nos convienen. Lo podemos usar a nuestro favor cuando tenemos un reto en puerta o queremos mejorar en algo o ser mejor que alguien. Sí, el ego puede ser una motivación muy poderosa que nos impulsa para trabajar y lograr cosas casi imposibles. Sin embargo, la línea es muy delgada y es muy fácil caer del otro lado, en el que nos convertimos en avarxs emocionales y sufrimos porque las cosas y las personas no son como queremos.
23/11/2018
02:00
-A +A

El ego nos ayuda y nos perjudica, depende qué tan conscientes seamos de nuestros pensamientos y comportamiento, y sobre todo de nuestras reacciones ante situaciones que no nos convienen.   Lo podemos usar a nuestro favor cuando tenemos un reto en puerta o queremos mejorar en algo o ser mejor que alguien. Sí, el ego puede ser una motivación muy poderosa que nos impulsa para trabajar y   lograr cosas casi imposibles. Sin embargo, la línea es muy delgada y es muy fácil  caer del otro lado, en el que nos convertimos en avarxs emocionales y sufrimos porque las cosas y las personas no son como queremos.

No hablaré del lado bueno del ego. Quiero enfocarme en el malo. Que tampoco es que sea malo. Nada es bueno ni malo, pero digamos que es el lado que nos hace sufrir, el caprichoso y el que es el principal obstáculo para actuar de manera inteligente. Cuando  reaccionamos de  una manera  negativa, o bien cuando nos arrepentimos de nuestros actos, por lo general es porque el ego ganó la batalla.  Actuamos desde la tripa y no desde la mente. Lo que sucede es que queremos ganar a como dé lugar sin pensar.  No dejamos actuar a nuestra inteligencia  que es menos reactiva. Para ello es necesario aprender de experiencias anteriores. Justo en el momento en el que queramos enviar el mensaje o contestar con un grito o frase de la cual después seguro nos arrepentiremos, debemos recordar la experiencia pasada. Eso ayudará bastante. Poco a poco vamos a ir adquiriendo fortaleza para no dejarnos llevar por el impulso y actuar con inteligencia para dos cosas: 1, no reaccionar y 2, para no resentirnos por las respuestas de lxs demás.  De nada servirá quedarnos calladxs si nos va a surgir un coraje extremo. Debemos liberarnos desde el fondo. A veces meditar ayuda, desearle cosas buenas las personas que nos “ofendieron” o generaron el daño.

Si queremos ser libres no solo debemos actuar con cierta inteligencia emocional, también debemos de practicar la humildad para poder darle espacio a esa inteligencia. La libertad no solo es hacer lo que unx quiere, también implica responsabilidad y sobre todo dejar ir lo que no se quiere quedar.

Twitter @reginakuri

Dale la vuelta a tu cabeza
Autora de Girando en un tacón y Ya Aliviánate. Consejera en Adicciones. Corredora de montaña y ultradistancia. Girando en un tacón es un espacio para la reflexión y el compartimiento de temas y...

Comentarios