Girando en un tacón
Dale la vuelta a tu cabeza

Se encuentra usted aquí

Dime con quién andas y te diré quien eres

Pocas cosas hablan tanto de nosotrxs como las personas con las que nos relacionamos. No solo por lo que digan de nosotrxs sino por sí mismas. Por supuesto que una no se da cuenta de eso hasta que tomamos distancia de la relación por la causa que sea. Habrá relaciones que perduren y cambien con el tiempo y otras que simplemente se diluyan hasta desaparecer.
29/06/2018
02:59
-A +A

Pocas cosas hablan tanto de nosotrxs como las personas con las que nos relacionamos. No solo por lo que digan de nosotrxs sino por sí mismas. Por supuesto que una no se da cuenta de eso hasta que tomamos distancia de la relación por la causa que sea. Habrá relaciones que perduren y cambien con el tiempo y otras que simplemente se diluyan hasta desaparecer.  

Por ahí escuché a una mujer quejarse porque atraía conflicto, se preguntaba por qué las personas en su vida le generaban situaciones conflictivas, corajes y malos ratos. Podemos creer en mil razones, que si el destino o las coincidencias, pero lo que sí es un indicador de quiénes somos es la manera en cómo nos conducimos con las neurosis ajenas. Podremos atraer o no el conflicto, pero ¿qué hacemos cuando ya lo tenemos enfrente dispuesto a arrollarnos?

Cierto es que no podemos cambiar a las personas con las que nos relacionamos,  pero sí podemos poner límites o simplemente alejarnos. Tomar distancia o simplemente dejarla morir. Las relaciones nos enseñan a crecer como seres humanos, a poner las cosas en perspectiva y principalmente a respetar distintas maneras de pensar. Cuando nos estamos quejando del entorno no podemos ver lo que nos están queriendo decir o mostrar. Nuestro rechazo impide que veamos qué estamos haciendo que provoca los conflictos. En una relación de la naturaleza que sea siempre hay dos o más involucrados que contribuyen a la dinámica. Decir que lxs demás son esto o el otro y nosotrxs una perita en dulce es una mentira alimentada por una victimización. Ser víctimas de lxs demás nos llevará a seguirnos quejando, sin aprender que somos nosotrxs los que debemos cambiar. No solo cambiar para aceptar a lxs demás sino para relacionarnos y vivir mejor.

Insisto, cuando nos quejamos o hablamos mal de nuestro entorno con la intención de que nos compadezcan o cualquier otra, lo que logramos es un retroceso y un golpe en nuestra autoestima. Primero tendríamos que ver de qué nos quejamos que rechazamos de nosotrxs, segundo por qué atraemos a esas personas que nos confrontan con nuestras neurosis, y tercero entender y aprender a cambiar y no insistir en que lxs demás sean y hagan lo que queramos.

 

Twitter @reginakuri

El objetivo de éste blog es que haya un espacio de consulta y reflexión que nos ayude a abrir temas que suelen experimentarse en silencio.
 

COMENTARIOS