Un nuevo internet se desarrolla

Octavio Islas
11/10/2019
08:00
-A +A

#LaVozDeLosExpertos

La complejidad de la Cuarta Revolución Industrial (4RI) requiere de un internet renovado, diferente. En el imaginario deseable en la 4RI, el nuevo internet no puede solo considerar mejoras tecnológicas. Resulta fundamental, como afirma Tim Berners Lee, asegurar que en todo momento los usuarios tengan control de su información.
A mediados del mes de septiembre, la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill dio a conocer que investigadores en el Renaissance Computing Institute (RENCI) trabajan en el desarrollo de un internet más rápido y seguro.

La plataforma se llama FABRIC y recibe el financiamiento de la National Science Foundation (NSF), organismo que hizo posible el desarrollo de internet.

FABRIC representa una infraestructura de red a gran escala, que responde a la necesidad de reinventar el internet.
Con los investigadores en la Universidad de Carolina del Norte colaboran la Universidad de Kentucky, la Red de Ciencias de la Energía en la Universidad de Clemson y el Instituto de Tecnología de Illinois.

De acuerdo con Stan Ahalt, director de RENCI, “resolver problemas complicados hoy requiere una ciencia de datos sofisticada, que es más que administración de datos. El transporte y la seguridad de los datos son vitales”.

También en septiembre se anunció una importante noticia sobre la solución de problemas complejos que podría repercutir en internet. Según el Financial Times, Google alcanzó la supremacía cuántica.

Google afirma haber construido la primera computadora cuántica que puede realizar cálculos que no pueden realizar las supercomputadoras más potentes.

La supremacía cuántica representa una enorme aceleración histórica: “esta aceleración dramática con relación a todos los algoritmos clásicos conocidos, proporciona una realización experimental de la
supremacía cuántica en una tarea computacional, y anuncia el advenimiento de un paradigma informático muy esperado”.

El término de supremacía cuántica fue introducido en 2012 por el conocido físico John Preskill. Significa que una computadora cuántica fue capaz de desarrollar un cálculo que sería imposible de ser realizado por una computadora tradicional.

Como toda tecnología, la computación cuántica tiene pros y contras, como señalan Marshall McLuhan y Neil Postman.
En Vanguardia, Ramón Peco señala que la informática cuántica podría romper la seguridad de internet y hacerlo, incluso, inservible. “Sin telecomunicaciones seguras, algo que nos asegura la encriptación de los datos que circulan por las redes, todo quedaría al descubierto: desde nuestros correos electrónicos hasta las cuentas bancarias. Esto haría de internet una herramienta de escasa utilidad”.

Pero la computación cuántica también abre un amplio abanico de beneficios en la ciencia y la tecnología, así como en el orden social, entre los que destaca el realizar simulaciones con gran exactitud, facilitar la cura de enfermedades como el cáncer... La computación cuántica sencillamente instalará la inteligencia artificial en otra dimensión, abreviando el tiempo de nuestro encuentro con el aprendizaje profundo.

Para atenuar los negativos efectos que produce una tecnología, otras tecnologías apuntaladas en el desarrollo de las ciencias deben introducir todos los “contrairritantes pertinentes” (McLuhan). Por ejemplo, para resolver los problemas de seguridad en internet que se derivan de la supremacía cuántica, IBM trabaja en el desarrollo de sistemas de cifrado cuánticos. Así la ciencia y tecnología han avanzado a través de la historia, resolviendo problemas.