CDMX: disminución delictiva con política pública 

Salvador Guerrero Chiprés

¿Es la pandemia la principal variable en la reducción clarísima de prácticamente todos los delitos de alto impacto en la capital nacional? La pregunta aparece una y otra vez en mesas de análisis y en conferencias de prensa. 

La respuesta es: no. Y la demostración de que no es esa la variable central la dan los gobiernos y datos de Guanajuato y Jalisco, entre otras muchas entidades en las cuales no se ha reducido el más grave de los delitos que es el homicidio doloso, por ejemplo.  

Conclusión simple: no se debe a la pandemia la reducción del delito en la capital nacional. 

En segundo lugar, desde otro punto de vista, ¿qué sucedió con todos los pronósticos según los cuales se generalizarían saqueos en la CDMX en cuanto iniciara el confinamiento? Eran promovidos mayormente por actores adversarios al partido en el poder nacional y local. Realidad: no hubo saqueos. En cuanto la Policía, a cargo de Omar García Harfuch, operó contención y desplegó inteligencia.  

En la capital nacional, con una cantidad de enorme de retos a los que se agregó el colapso relativo del Metro, están ocurriendo situaciones simultáneas positivas que no se registran en otras entidades:
políticas públicas sociales para combatir las causas de las violencias; más y mejor policía supervisada con liderazgo capaz; inteligencia y operación policial dirigida a objetivos que generan violencia criminal; coordinación local y nacional con fiscalías y cooperación con organismos ciudadanos. 

El informe de Seguridad presentado esta semana por la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, registra disminuciones importantes en la incidencia delictiva en todo el 2020. 

Ejemplo: en la CDMX el homicidio doloso bajó 18% en el 2020 en comparación con el 2018, mientras en otros estados, como Guanajuato, no ha sido contenido. La tasa de homicidios por cada 100 mil es en la capital nacional la mitad del promedio del país. Sin hablar del caso alarmante de una decena de entidades donde la tasa triplica el promedio nacional. 

El año pasado, disminuyeron en 32.8% todos los delitos de alto impacto, en comparación con 2018 y 17.5% respecto 2019, lo que ya manifiesta una tendencia que es positiva. 

El modelo de trabajo para 2021 presentado por el Gabinete de Seguridad Ciudadana y Procuración de Justicia enfatiza en el intercambio y concentración de información, y focaliza el combate en delitos específicos, como el robo de vehículo con o sin violencia, cuya realización a su vez es causa de otros ilícitos. 

En otros casos, aún con la disminución de 16% en robo a casa habitación con violencia, el titular de la SSC expresó que la corporación no está satisfecha y el tema es prioridad, sin abandonar la tarea integral. 

La estrategia define la detención de objetivos delincuenciales que causan daño constante y enfocarse en inteligencia e investigación de la Fiscalía General de Justicia, a cargo de Ernestina Godoy.
Aumentar cateos permitió la captura de 602 sospechosos, 90% de ellos vinculados a proceso. 

Para mostrar la consistencia de la reducción, el informe presentado por Tomás Pliego, coordinador del Gabinete, comparó el segundo semestre de los años 2018 a 2020. Los delitos de bajo impacto también reportaron un 44% de disminución. 

A ver quiénes más tienen otros datos para desmontar una realidad de evolución positiva en la CDMX. 

@guerrerochipres 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios