Hacia una economía moral

Ricardo Monreal Ávila

Nunca antes en nuestro país había sido tan comentada la publicación de un libro de un presidente, o había tenido tales niveles de recepción y de compra, como Hacia una economía moral, el más reciente título de la autoría de Andrés Manuel López Obrador. En unos días, sus cifras de venta superaron las de aclamadas obras de ficción, revelando el interés que existe alrededor suyo. No es para menos, pues lo que está aconteciendo en la nación, el cambio de los modelos social, político y económico, ha llamado la atención de millones de personas alrededor del mundo.

El libro es trascendental, porque se sitúa en una coyuntura histórica en la que el neoliberalismo está agotado. Y ésta no es tan solo una posición política, es objetiva; los textos de economistas como Joseph Stiglitz, Ha-Joon Chang, Dani Rodrik, Mariana Mazzucato o Thomas Picketty comparten la idea que se explica en los primeros dos capítulos de Hacia una economía moral: el neoliberalismo no solo ha fallado en su promesa de generar mayor desarrollo, sino que ha incrementado las brechas de desigualdad, y constreñido los salarios reales de la mayoría.

Las falsas promesas neoliberales, como analiza la obra, tuvieron estragos más profundos en nuestro país, al mezclarse con la corrupción y la impunidad que imperaban en el pasado. Esta maligna trinidad conformada por las políticas individualistas del neoliberalismo, por la corrupción como común denominador en el comportamiento de los pasados gobernantes, y por la impunidad de la que éstos gozaban, facilitó que unos cuantos utilizaran al Estado, al bien público, en su beneficio, cimentando la prosperidad de pocos en el sufrimiento de muchos.

Los valores éticos y morales fueron desterrados, para darle paso a una lógica de enriquecimiento a costa de lo que fuese, incluso transgredir el Estado de derecho. Ésta es una aseveración palpable en cualquier país donde el capitalismo neoliberal se haya instalado como modelo hegemónico. Branko Milanovic, economista serbio, asegura que la supremacía del capitalismo como modelo económico ha permeado en la forma como se comportan las sociedades. Existe actualmente, dice Milanovic, una amoralidad del capitalismo, que hace que la única lógica que las sociedades entiendan sea la generación de ganancias.

Esa amoralidad ha ocasionado que millones de personas en nuestro país vivan en pobreza, y ha relegado la función del Estado como garante de derechos, para convertirlo en gestor de oportunidades. Debido a esta falta de moral, el movimiento que encabeza el presidente ha propuesto una transformación profunda: el cambio de paradigma en el diseño de políticas públicas encaminadas a instalar lo que AMLO llama en su libro el “modelo posneoliberal mexicano”.

El grueso de esa obra se dedica a explicar los pasos que se han tomado para transitar a un modelo económico que reivindique la importancia de los valores. Lo hace explorando diez grandes rubros de acción, cuyo común denominador es contar con un Estado activo que actúe con base en principios universales; que asegure la igualdad entre las personas; que proteja a la población marginada; que castigue a delincuentes y corruptos; que haga valer la justicia para acabar con la impunidad; que sirva al bien común, y que sea promotor del desarrollo, al asegurar que antes de las ganancias económicas estén el bienestar, el pleno desarrollo de capacidades y la felicidad de las personas.

Vale la pena repasar a profundidad cada uno de estos diez puntos, pues en ellos se puede apreciar al detalle lo que significa la transformación que está teniendo lugar en México; se está dejando atrás la inmoralidad que el capitalismo neoliberal trajo consigo, causando un desgarramiento en nuestras relaciones sociales, para regresar a la idea de la colectividad como motor del desarrollo; que el Estado pueda cubrir las necesidades de quienes fueron olvidados por el mercado, y que todas y todos los mexicanos vean unos por otros.

Además del aporte teórico y académico del libro, algo verdaderamente importante en torno a su publicación es que ante una situación generalizada en que el neoliberalismo está agotado, el mundo está cansado de las guerras, de los asesinatos y de la falta de unidad, el cambio de régimen que se está llevando a cabo en México representa un bastión de esperanza para todos los países que aún se encuentran capturados por la necedad de imponer un modelo económico que solamente lacera a quienes menos tienen. Esta publicación se encuentra entonces más allá de cálculos políticos. Se sitúa como una obra consecuente, que demuestra que es posible un camino alternativo al que por tanto tiempo nos ha lastimado.

 

Coordinador de la fracción de
Morena en el Senado

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios