No todos comen burritos como AMLO

Bajo Reserva

No todos comen burritos como AMLO
Nación 14/12/2021 02:00 Actualizada 02:00
Guardando favorito...

Una celebración de fin de año, como se la merecen, se darán en la Secretaría de Relaciones Exteriores. En esa dependencia, ni el Covid, ni la política de austeridad republicana matan el espíritu navideño. La semana pasada, la cancillería entregó un contrato de más de 2.2 millones de pesos a una empresa particular para la entrega de comida para la celebración que tendrá el personal de la dependencia federal a fines de este año. Nos comentan que en la licitación A-005000999-E80-2021 se detalla que la empresa ganadora deberá entregar mil 500 paquetes de comida para el festejo, y cada paquete tuvo un costo de  mil 485 pesos. Nos hacen ver que en la autollamada Cuarta Transformación hay algunos aspiracionistas que no se conforman con comer suculentos burritos a la orilla de la carretera, como lo hace el mero jefe de la 4T.

¿La 4T colonizará el Inegi?

Se acerca el final de la presidencia de Julio Santaella en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). El 31 de diciembre concluye su gestión de 5 años, y aunque tiene derecho a un segundo mandato, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dejado claro que propondrá a otra persona. En los próximos días, el mandatario tendrá que enviar al Senado o a la Comisión Permanente su propuesta de nueva o nuevo integrante de la Junta de Gobierno del Inegi y posteriormente designar a quien ocupará la presidencia. Las apuestas dan como favorita  para la designación a la exsecretaria de Economía Graciela Márquez, quien actualmente ocupa una de las 4 vicepresidencias del Inegi, con lo que en solo unas semanas dos mujeres cercanas al líder máximo de la autollamada Cuarta Transformación estarían al frente de dos de los principales órganos del Estado en los que la independencia de sus titulares es vital.

Si ya saben cómo es López-Gatell para que lo invitan

Aquí le comentamos ayer que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, asistiría a rendir cuentas a la Cámara de Diputados, y para no enfrentar los cuestionamientos del pleno, Morena había negociado que su comparecencia fuera privada y solo con los miembros de la Junta de Coordinación Política. Pero resultó que el divo de la 4T abandonó la sala a los 30 minutos de haber iniciado su presentación. El coordinador de la bancada del PRD, Luis Espinosa Cházaro, dijo que López-Gatell con una actitud de soberbia no aguantó las críticas y dejó  la sala. Don Hugo no emitió versión alguna sobre su  decisión de retirarse, aunque algunos señalan que acusó a la diputada Elizabeth Pérez (PRD) de estarlo grabando. Nos hacen ver que los diputados de oposición se tienen bien merecida la plancha que les lanzó López-Gatell, ya que aceptaron recibirlo en privado, cuando debieron haber exigido que lo hiciera en público.

El riesgo de criticar al Presidente

En la Comisión de Justicia del Senado se desahogó el trámite de declarar la idoneidad de los candidatos a ocupar el lugar que dejó vacante en el Consejo de la Judicatura Federal la ahora ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Loretta Ortiz. Y la respuesta de una aspirante llamó la atención. Se trata de Celia Maya, quien, cuando se le pidió su opinión sobre el llamado “decretazo” del presidente Andrés Manuel López Obrador respondió: “No puede decretarse que algo es de interés público nada más porque lo diga incluso el propio presidente de la República; las cosas tienen que hacerse conforme a la ley, porque vivimos en un Estado de Derecho…”. Nos recuerdan que a doña Celia AMLO la ha propuesto como ministra de la Corte, le dio un cargo en la Comisión Nacional del Agua, la apoyó para que Morena la postulara como candidata a la gubernatura de Querétaro en la pasada elección y ahora la propone para integrar el Consejo de la Judicatura. Algunos senadores consideraron que doña Celia, pese a su cercanía con el Presidente, podría ser una consejera con independencia, sin embargo, falta ver si en Palacio Nacional, al tomar nota de su respuesta, no la anotan en la lista de los conservadores o neoliberales en la que caen todos los que critican las decisiones presidenciales.

Comentarios