Se encuentra usted aquí

El potencial de fintech en México

El potencial de fintech en México
20/09/2019
01:55
-A +A

La incorporación de las fintech ha tenido ventajas muy importantes en el sector financiero, por ejemplo, ha permitido que los servicios lleguen a sectores no bancarizados y sub-bancarizados, en los que se promueve la tecnología, con características flexibles e innovadoras. Sin duda, el que existan las fintech promueve de manera natural una mayor diversidad en el mercado con nuevos canales de distribución de recursos, una optimización de estos, generando una reducción de costos, sin mencionar la facilidad que representa para algunos sectores no tener que desplazarse físicamente de un lugar a otro para tener acceso a la banca tradicional.

Las principales actividades financieras realizadas por los consumidores que utilizan fintech para realizar sus operaciones a nivel mundial incluyen pagos digitales, transferencia de fondos, finanzas personales, préstamos personales, depósitos tradicionales y cuentas de ahorro, seguros y gestión de patrimonio, entre muchos otros.

Este avance conlleva ciertos retos y riesgos importantes, tales como garantizar el cumplimiento de los mecanismos de protección de datos personales, dar cumplimiento a la prevención del lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, promover que se establezcan mecanismos de conciliación y arbitraje en términos de la protección al consumidor de dichos servicios, y que el usuario conozca de manera clara los riesgos a los que está expuesto.

Las tendencias a nivel local muestran que México se ha consolidado como el ecosistema más grande en América Latina, con la existencia de 394 fintech de nueva creación, con las que la banca digital ha crecido 200%, de acuerdo con datos de 2019 publicados por Finovista.

Se estima que las empresas atienden aproximadamente entre 6 y 8 millones de usuarios activos, con 72% de adopción de servicios provistos por fintech, produciendo ingresos de 3 mil 400 millones de pesos (180 millones de dólares) anuales.

Teniendo todos estos factores en consideración y las exigencias de las instituciones financieras para garantizar una sana competencia de todos los participantes de servicios financieros en el país, en 2018 fue publicada la ley fintech (Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera [ITF]) que busca regular la organización, operación y funcionamiento de las ITF para brindar protección a los usuarios que soliciten sus servicios.

Esta ley regula, en particular, dos figuras: Instituciones de financiamiento colectivo e Instituciones de fondos de pago electrónico. La ley provee un marco de regulación para activos virtuales, dentro de los que se encuentran las criptomonedas, así como un marco regulatorio de validación de modelos novedosos en un entorno de prueba supervisado por el regulador, que permite temporalmente a las entidades fintech el uso de dichos modelos antes de ser aprobados de manera final.

Las características que debe contener un modelo novedoso se establecen desde su alcance:

• El producto debe estar relacionado con una actividad aplicable a una entidad financiera.

• Debe ser trasladable al consumidor.

• Debe estar en proceso de implementación y listo para ser lanzado al mercado y no en una etapa de desarrollo.

• Debe demostrar que le es aplicable la autorización temporal, también denominada regulatory sandbox.

• Debe incorporar un elemento de innovación tecnológica.

Por mencionar algunos factores, para un inversionista de una fintech es importante entender lo siguiente:

a) Los costos de implementación de la ley fintech implican una inversión financiera que no es recuperable a corto plazo.

b) El nivel de capitalización mínimo de estas empresas es alto, si consideramos que la mayoría de las fintech son empresas de reciente incorporación.

c) El costo de nómina se incrementa por la incorporación de nuevos funcionarios en la estructura organizacional con un mayor grado de especialización técnica.

d) El cambio solicitado en la ley fintech supone migrar de una estructura flexible a una regulada con cierto grado de rigidez.

e) Los límites de solicitud de crédito para los clientes cuentan con restricciones.

f) Aún no se han definido con claridad los aspectos fiscales aplicables a estas entidades.

La ley fintech y las regulaciones secundarias que han emitido el Banco de México (Banxico) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) es un paso importante para México, pero aún faltan algunas acciones que se deben realizar para fomentar la incorporación de entidades fintech como participantes en el mercado.

Algunos de los puntos que se deben aun acotar son la posibilidad de incentivar el otorgamiento de financiamiento y la innovación mediante programas específicos orientados a las fintech, y definir algunos aspectos de normatividad para generar un mayor número de autorizaciones temporales y su consecuente autorización definitiva.

El potencial que representan las fintech para alcanzar sectores de consumidores y usuarios de servicios financieros que tradicionalmente se encuentran aislados de los productos de la banca es exponencial y permitiría a cualquier gobierno lograr una mejor distribución de la carga fiscal de los individuos.

Las regulaciones deberán evolucionar a la misma velocidad que lo ha hecho la innovación tecnológica para seguir con este exponencial crecimiento.
 

*Las ideas y opiniones expresadas en este escrito son del autor y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México.
**Socio de Auditoría especialista en Servicios Financieros de KPMG en México
Email: [email protected]

Socio de Auditoría especialista en Servicios Financieros de KPMG en México