Se encuentra usted aquí

Sheinbaum: fin a la traición ciudadana

19/09/2019
00:05
-A +A

A todos los mexicanos:

Claudia Sheinbaum Pardo rindió su Primer Informe de Gobierno ante el Congreso local y más allá de caer en la retórica de las cifras y el autoelogio, reveló, con la mayor firmeza posible, la Ciudad de México que construye.

La apuesta es por una CDMX en la que haya sido erradicado el abuso del poder, la negligencia y deshonestidad de funcionarios, pero sobre todo que restituya la confianza ciudadana en el servicio público, a saber, la divisa social más deteriorada por las gestiones gubernamentales anteriores.

Se trata de desplegar a su máxima capacidad talento e innovación, ha dicho la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, para reconstruir un gobierno que esté realmente alejado de la prepotencia del poder, que no haga de la corrupción un modus vivendi de funcionarios, que la simulación en el quehacer público no genere nuevos ricos, ni empodere a torpes, uno que no se burle de sus habitantes, los gobernados, como hasta ahora ha ocurrido.

Por su tono y los señalamientos de los grandes yerros cometidos en el pasado reciente, el mensaje que ofreció la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México tuvo una gran carga política, no obstante que el evento mismo tuvo muchos significados políticos.

Llamó la atención que no se hayan presentado actos de protesta durante la lectura de su discurso, que en varias ocasiones la mayoría de los diputados locales le hayan rendido de pie prolongados aplausos y que el presidente Andrés Manuel López Obrador enviara como su representante personal ante el evento a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Del mensaje leído ante el pleno del Congreso de la Ciudad de México y del Informe de Gobierno mismo, entregado al Poder Legislativo en términos de Ley, se desprende una clara intención de redención de los habitantes de la Ciudad de México, por lo atroz de un periodo de corrupción y de engaño a los miles y miles que confiaron su voto, su confianza en un cambio que fue involución.

“Llegamos al gobierno de la Ciudad de México a realizar cambios profundos para terminar con una política de privilegios, corrupción y abusos que se impuso como forma de gobierno en contra de la voluntad popular”, describió la Doctora Sheinbaum Pardo en su discurso con motivo de su 1er Informe de Gobierno, de 57 minutos con 39 segundos de duración, expuesto en el viejo recinto de Donceles y Allende.

La tentación del triunfalismo fue desechada en absoluto de este ejercicio de comunicación ciudadana y prueba de ello es que, en el tema de la inseguridad pública, que es el que más preocupa a los habitantes de la Ciudad de México y a los millones de personas que a diario conviven y transitan por la capital del país, Claudia Sheinbaum haya sido tajante.
Sabemos que existe una cifra negra de delitos importante -explicó- pero es necesario mencionar que de diciembre a agosto del presente año los homicidios dolosos disminuyeron en 34%, lesiones dolosas por arma de fuego en 45% y robo de vehículo en 27%. En agosto de 2018 el promedio diario de homicidios fue de 3.55 y en 2019 de 3.16.

Las cifras que citó son reveladoras de lo que se ha hecho, pero también importa el contexto en que la problemática de la inseguridad y criminalidad es vista por quienes la padecen. En este sentido precisó que “desde el primer día de gobierno dejó de maquillarse las cifras y se ajustó el sistema de información, para acabar con las simulaciones.”.
En el informe entregado a los diputados del Congreso local, se reconoce que impera entre los habitantes de nuestra ciudad una sensación justificada de inseguridad, indefensión y poca credibilidad en las instituciones encargadas de procurar justicia.

Y precisa: “Esta percepción se exacerbó por la torpeza exhibida al ocultar la magnitud de la delincuencia con la manipulación de cifras”.
La transformación de fondo a la que se refiere la Doctora Claudia Sheinbaum, empero, se antoja compleja frente al desafío de cambiar la percepción de los capitalinos, que vivieron un sexenio caracterizado por la corrupción en prácticamente todas las áreas de la administración pública.

Por esta razón, cuando la jefa de Gobierno plantea que “se acabaron los moches, la contratación de empresas fantasma, las comisiones ilegales en la compra y adquisiciones de bienes, servicios y obra pública”, en realidad habla del enorme reto de construir una nueva imagen del gobierno con una narrativa basada en hechos honestos.

La apuesta, se percibe, es que los capitalinos vuelvan a creer en sus autoridades, pero la única manera posible es a través de hechos concretos y soluciones a problemas añejos, como las que se observan ya en importantes rubros en este primer año de gobierno.

La Ciudad de México es una urbe de grandes complejidades que a diario enfrenta nuevos desafíos. La inseguridad, la presencia del crimen organizado y los retos que se presentan en las áreas de transporte y movilidad, medio ambiente, servicios urbanos y atención ciudadana, son apenas una muestra de todo lo que conlleva gobernar la CDMX.

Sin embargo, sin restarle importancia a ninguno de esos desafíos que se presentan en la mega urbe, quizá hoy la prioridad número uno sea lograr que la gente, los ciudadanos de a pie, los gobernados, los millones de personas que a diario viven y enfrentan a esta ciudad, vuelvan a creer en sus autoridades, volver a creer en sí mismos y avanzar con mayor rapidez en esa gran transformación de fondo que ha planeado la Jefa de Gobierno.

Un primer paso lo ha dado Sheinbaum Pardo. Lo ha dicho y lo ha dejado claro. “Atrás quedó la época de la corrupción, la frivolidad, la simulación y la traición a la ciudadanía”.

Comencemos la reconstrucción ética y moral de la Ciudad, como un primer compromiso conjunto.
Se trata de una gran apuesta, reconstruir el pacto entre sociedad y gobierno, de un comienzo para recobrar la confianza en quienes gobiernan, pero sabemos que sí es posible, porque, como lo planteó la Jefa de Gobierno, se trata de la CDMX, nuestra casa, nuestro proyecto individual y familiar, nuestro proyecto común.

                                                                 
Activista social y titular del Fondo Mixto de Promoción  Turística la CDMX
LaraPaola1

 

Paola Félix Díaz
Titular del Fondo Mixto de Promoción Turística. Activista social. Fue diputada federal por mayoría en el Distrito 17 de la Ciudad de México. Egresada de la Universidad Anáhuac.