Se encuentra usted aquí

El fan­tas­ma de la de­mo­cra­cia

05/12/2019
16:48
-A +A

En ciu­da­des a lo lar­go de las Amé­ri­cas, las ca­lles han si­do re­cien­te­men­te inun­da­das por pro­tes­tas, al­gu­nas de ellas vio­len­tas.Una vez más, al­gu­nos crí­ti­cos in­ten­tan mos­trar a Es­ta­dos Uni­dos co­mo un ac­tor a su con­ve­nien­cia, y ape­lan pa­ra es­to a un mar­co ideo­ló­gi­co ob­so­le­to, de los tiem­pos de la Gue­rra Fría. Es­ta­dos Uni­dos tal vez no siem­pre coin­ci­da con las po­lí­ti­cas o la re­tó­ri­ca de sus ve­ci­nos pe­ro Es­ta­dos Uni­dos sí los res­pe­ta; res­pe­ta­mos su de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción de­mo­crá­ti­ca.

Sin em­bar­go, com­par­ti­mos una res­pon­sa­bi­li­dad in­he­ren­te a vi­vir en es­te he­mis­fe­rio de li­ber­tad.

La au­to­de­ter­mi­na­ción de­mo­crá­ti­ca exi­ge el com­pro­mi­so de res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos, la se­pa­ra­ción de po­de­res y el Es­ta­do de de­re­cho. Cuan­do ac­to­res au­to­ri­ta­rios sub­vier­ten el Es­ta­do de de­re­cho de­mo­crá­ti­co pa­ra afe­rrar­se al po­der o al lu­cro ile­gí­ti­mo, co­mo co­mu­ni­dad te­ne­mos la obli­ga­ción de unir­nos a nues­tros ve­ci­nos y apo­yar a quie­nes res­pon­den a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les de­mo­crá­ti­cas.

Es­to se apli­ca a Ve­ne­zue­la, don­de Ni­co­lás Ma­du­ro ma­ni­pu­ló una elec­ción in­ha­bi­li­tan­do a sus opo­si­to­res, cen­su­ran­do a me­dios de co­mu­ni­ca­ción y re­cu­rrien­do di­rec­ta­men­te al frau­de elec­to­ral en ma­yo de 2018. Si bien ca­si to­dos los paí­ses de nues­tro he­mis­fe­rio aho­ra re­co­no­cen la le­gi­ti­mi­dad del pre­si­den­te in­te­ri­no Juan Guai­dó.

Ve­ne­zue­la si­gue pa­de­cien­do la ges­tión ne­fas­ta y au­to­ri­ta­ria de Ma­du­ro y su vio­len­ta re­pre­sión del pue­blo ve­ne­zo­lano. Co­mo ciu­da­da­nos de las Amé­ri­cas, to­dos com­par­ti­mos una obli­ga­ción ha­cia Ve­ne­zue­la y su pue­blo de ayu­dar­les a ter­mi­nar con la ti­ra­nía de Ma­du­ro y res­ta­ble­cer la de­mo­cra­cia en su país.

Es­to se apli­ca al ca­so de Bo­li­via, don­de el aho­ra ex­pre­si­den­te Evo Mo­ra­les in­ten­tó sub­ver­tir el pro­ce­so de­mo­crá­ti­co. Hi­zo ca­so omi­so de los lí­mi­tes de pe­rio­dos de go­bierno es­ta­ble­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción, de­bi­li­tó la se­pa­ra­ción de po­de­res co­pan­do las ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les y elec­to­ra­les con sus acó­li­tos, y lue­go re­cu­rrió di­rec­ta­men­te al frau­de en un in­ten­to de per­ma­ne­cer en el po­der. El pue­blo bo­li­viano y las ins­ti­tu­cio­nes se unie­ron en de­fen­sa de su Cons­ti­tu­ción y en con­tra de es­ta cap­tu­ra de po­der, y Mo­ra­les aban­do­nó su car­go y se fue de Bo­li­via. El pue­blo de Bo­li­via, in­clui­dos nu­me­ro­sos miem­bros del mo­vi­mien­to po­lí­ti­co que en su mo­men­to Mo­ra­les lle­vó al po­der, es­tán avan­zan­do en el de­li­ca­do pro­ce­so orien­ta­do a res­ti­tuir el po­der al pue­blo. Al igual que con Ve­ne­zue­la, es­ta­mos del la­do de nues­tros ve­ci­nos bo­li­via­nos en su cons­truc­ción de un fu­tu­ro de­mo­crá­ti­co.

Sin em­bar­go, aun­que de­fen­de­mos el de­re­cho de reunión, no po­de­mos apo­yar cie­ga­men­te la ti­ra­nía de las pro­tes­tas ca­lle­je­ras vio­len­tas en lu­ga­res don­de exis­ten vías de­mo­crá­ti­cas le­gí­ti­mas pa­ra la ex­pre­sión po­lí­ti­ca. En es­tos lu­ga­res, las pro­tes­tas pa­cí­fi­cas ofre­cen al pue­blo otra vía pa­ra la ex­pre­sión y pa­ra el diá­lo­go con sus lí­de­res po­lí­ti­cos. La­men­ta­ble­men­te, tam­bién he­mos vis­to agi­ta­do­res que, a ve­ces con el apo­yo de re­gí­me­nes ex­tran­je­ros, to­ma­ron de ma­ne­ra vio­len­ta es­tas pro­tes­tas en una apues­ta por frus­trar o re­ver­tir lo­gros de­mo­crá­ti­cos.

La po­lí­ti­ca ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos con­sis­te en tra­ba­jar con to­dos los lí­de­res po­lí­ti­cos que apo­yan la de­mo­cra­cia, el Es­ta­do de de­re­cho y el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos. Res­pe­ta­mos los de­re­chos de nues­tros ve­ci­nos a de­ter­mi­nar cuál es la vía po­lí­ti­ca que les re­sul­ta más ade­cua­da pa­ra avan­zar. Pe­ro no po­de­mos per­mi­tir que la ex­tra­li­mi­ta­ción au­to­ri­ta­ria —en el go­bierno o en las ca­lles— ma­ni­pu­le elec­cio­nes, aca­lle el diá­lo­go y nie­gue una voz a la opo­si­ción po­lí­ti­ca, con in­de­pen­den­cia de qué la­do del es­pec­tro po­lí­ti­co se ubi­quen esas vo­ces. Las vie­jas di­fe­ren­cias de la Gue­rra Fría en­tre iz­quier­da y de­re­cha han si­do re­em­pla­za­das por di­vi­sio­nes en­tre de­mó­cra­tas y quie­nes se les opo­nen den­tro y fue­ra del go­bierno.

Es­te go­bierno es­ta­dou­ni­den­se ha te­ni­do una po­si­ción de li­de­raz­go en el apo­yo a nues­tra fa­mi­lia de de­mo­cra­cias, al exi­gir que se atien­da la vo­lun­tad del pue­blo. Las po­lí­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses en el he­mis­fe­rio tie­nen co­mo pro­pó­si­to apo­yar a las ma­yo­rías de­mo­crá­ti­cas que de­fien­den la dig­ni­dad de­mo­crá­ti­ca o lu­chan por res­ta­ble­cer­la.

Si es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con la de­mo­cra­cia en nues­tra re­gión, de­be­mos ayu­dar­nos unos a otros a re­to­mar una sen­da que la ha­ga po­si­ble. Ins­ta­mos a nues­tros ve­ci­nos del He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal a unir­se en pos de es­tos ob­je­ti­vos co­mu­nes y a tra­ba­jar pa­ra que el nues­tro sea ver­da­de­ra­men­te un he­mis­fe­rio de es­pe­ran­za pa­ra las as­pi­ra­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de nues­tros pue­blos.

Se­cre­ta­rio de Es­ta­do ad­jun­to in­te­ri­no pa­ra Asun­tos del He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal, de Es­ta­dos Uni­dos