Los tres alegres compadres en Washington

Mario Alberto Puga

Me pregunto si los tres presidentes de los partidos de oposición en México -PAN, PRI y PRD- decidieron ir a la OEA, para entrevistarse con el secretario general (SG), sin pedir a sus encargados de los temas internacionales por lo menos una síntesis curricular de aquél y una valoración sobre su trabajo al frente del organismo. Si lo hubieran hecho, estoy seguro que habrían desistido de su viaje; o quizás no y hubieran ido solo por placer, como los tres alegres compadres que ahora son, para festejar su triunfo electoral y visitado alguno de los lugares de esa ciudad capital.

Pues ir a quejarse y denunciar que el crimen organizado actuó en beneficio del partido en el poder, es como ir con Maquiavelo -si se pudiera- a lamentarse de que la política es una cochinada.

Y no, no minimizo el hecho de que el crimen organizado fue otro actor más en estas recientes elecciones intermedias -yo mismo lo señalé en este espacio-. Pero de ahí a que haya actuado en contubernio con MORENA hay mucha diferencia. Acaso olvidan que la violencia electoral tiene como antecedente los crímenes políticos de final del siglo XX, cuando estos mismos partidos gobernaban o se preparaban para gobernar y no pudieron parar esa espiral, que desató una guerra absurda que ya no pudieron frenar. La violencia electoral es, sin lugar a dudas, producto de ese monstro que ellos mismos crearon y alentaron.

Por ello, la visita a la OEA resultó un error garrafal, donde quedó de manifiesto que lo que menos importó fueron las candidatas o los candidatos asesinados, tanto para los dirigentes políticos de oposición, como para un soberbio SG que así cree vengarse de México, por los fuertes cuestionamientos recibidos a su administración. La ridícula foto recibiendo el informe -todos sonriendo- así lo deja ver.

Y es que, presentar tal informe al último enterrador de la OEA, expresa ignorancia, arrogancia e irresponsabilidad de los tres dirigentes políticos por la manera tan burda de ensuciar un proceso electoral que a todas luces fue transparente ante los ojos del mundo entero.

Me imagino, incluso, el diálogo entre ellos:

SG: “Pasen, pasen por favor a la casa de la democracia; no a la OEA, sino a mi despacho, donde he resuelto grandes crisis políticas, como la de Venezuela, donde ahora hay dos presidentes, uno para los chavistas izquierdosos, otro para la gente bien, como ustedes y como yo. También eché abajo la elección fraudulenta de Bolivia, logrando expulsar al presidente del país, mediante un suave golpe de estado, y poner en el cargo a otra presidenta, ésta sí dura a más no poder, que ahora está en prisión y pretende suicidarse por sus excesos y por no seguir mis consejos.

PAN: Gracias señor presidente, digo, secretario, por recibirnos en este olimpo democrático; en verdad se respira un aire diferente desde que uno entra a este histórico edificio. Venimos muy preocupados a presentarle este informe sobre los graves hechos de violencia sucedidos durante el pasado proceso electoral en México, donde el crimen organizado, en contubernio con el partido oficial, actuó en contra de la oposición para evitar que obtuviéramos la mayoría en el congreso.

PRI: Cree usted señor presidente, perdón, secretario, que pueda declarar la anulación de esta elección, como lo hizo en Bolivia, y exigir que en los casos que exponemos se declare el triunfo a nuestro favor, a fin de lograr así la mayoría que requerimos para quitarle el control al partido en el poder. Quizá también pueda hacer que se vaya AMLO, pues ya no lo aguantamos.

PRD: ¿Cuántos países integran a la OEA señor presidente, digo, secretario?

SG: Deberían ser 35 países, pero la orgullosa Cuba no ha regresado y Venezuela, a pesar de que se fue, la sustituyó la otra Venezuela. Esa es la ventaja de tener dos presidentes. Son 34 entonces. ¿No sería esa otra opción para ustedes, tener dos presidentes?

PAN: Tal vez para el 2024 señor presidente, disculpe, secretario, ya que estas elecciones pasadas fueron intermedias. Pero sí, le encargamos desde ahora ese favor por si gana el partido oficial.

PRI: ¿En cuánto nos saldría ese favorcito señor presidente, chinga, secretario?

SG: No se preocupen por eso, es parte de mis funciones como secretario general de la OEA y secretario adjunto del departamento de estado; una alianza en la que hemos jurado no tolerar más gobiernos de izquierda en el continente, por el bien de todos, especialmente de la gente educada como ustedes o como yo.

PRD: ¿Cómo cuánto gana usted señor presidente, me lleva la chiflada, secretario?

SG: 20 mil dólares mensuales, más bonos anuales si logro tirar a otro gobierno de izquierda. Ahora tengo en la mira a Nicaragua, Perú y a su país, por el cual ofrecen el doble, por el tamaño.

PRD: Que bueno que la OEA está en Washington y no en México, pues ahí no podría ganar más que el presidente.

PAN: Bueno señor presidente, joder, secretario, nos podemos tomar una foto entregándole el informe y poner todos cara de preocupación. Eso le dará más drama a la visita y justificará mejor nuestros viáticos; por cierto, que caro es Washington.

PRI: ¿Me podría regalar esas banderitas señor presidente, $% madre, secretario?

PRD: ¿Sabe dónde hay un baño señor presidente, me lleva la chiflada, secretario?

SG: Bajando las escaleras a la derecha, luego a la derecha y otra vez a la derecha, hasta darle la vuelta completa para no ir a la izquierda, nunca a la izquierda.

PRD: A ver si llego.

SG: Veré qué puedo hacer por ustedes ahora que se presente el informe de la misión de observación electoral. Algo se me ha de ocurrir”.

Cumplida su misión, los tres alegres compadres tomaron caminos diferentes con la promesa de reunirse por la noche para celebrar. El del PAN se fue a la Catedral de Washington, a dar las gracias; el del PRI, ubicó un tugurio cercano de 24 horas de nombre Camelot; el del PRD regresó al hotel, pues andaba malito.

PS: Por cierto, si se pudiera ir a quejar con Maquiavelo, por aquello de que la política es una cochinada, seguramente los tres alegres compadres hubieran recibido la siguiente respuesta: “los cochinos son ustedes”.

 

Politólogo y exdiplomático

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios