Sin tantos panchos, sólo los necesarios

José Xavier Návar

Después de tres años de su realización con apoyo de la UNAM y su paso casi clandestino por algún festival de cine, aparece por la vía de la informalidad, que todo lo puede, el magnífico documental de Verónica De la Luz, “Sin tantos Panchos”, que pone en contexto a los legendarios y temibles chavos banda, azote de los territorios urbanos de Observatorio, Santa Fe y Tacubaya en los años 80. 
 
 Al grito de ¡Los Panchitos! al que esto escribe le tocó presenciar cómo en menos de cinco minutos la turba prácticamente desmanteló una tienda de discos importados que estaba en el Circuito Interior. 
 
La primera vez que la banda apareció en la pantalla grande fue en la película de Arturo Velasco: “La banda de Los Panchitos” (1987) con “actores que no eran panchos” en las calles y su hábitat natural: el Hoyo Fonki. Los Panchos eran otros; precisamente los que salen en el documental de Verónica De la Luz que, de paso, agrupa otras expresiones cinematográficas sobre su origen como pandilla callejera, en donde las voces cantantes las tienen José Luis Moreno Salinas “El Hacha” y otros valedores.  
 
Las historias verdaderas que cuenta sobre la banda nacida en la colonia 16 de septiembre no tienen desperdicio, como sus enfrentamientos con los BUK (la Banda Unida Kiss, de Tacubaya). 
 
Doctores en sociología, antropología; escritores, investigadores y directores de cine con acceso a un acervo histórico hemerográfico y fotográfico, más un escogido pietaje fílmico, vierten puntos de vista sobre el nacimiento y fenómeno de las bandas juveniles y chavos banda. La Tira, las razias y el control que tenía la ley sobre las bandas aparecen en el documental que engloba trabajos sobre nacimiento, mitos y originalidad de bandas como Los Panchitos, Los Mierdas Punk, de Neza o los Nenes de Jalalpa. Salen a relucir hasta los agentes del temible Barapem que los combatían y acosaban, como Alfredo Ríos Galeana y el mismísimo Negro Durazo, muy amigo, por cierto, de “El Hacha”. 
 
Sin embargo, lo más notable de las bandas juveniles influidas, entre otros por los Sex Pistols ingleses y el filme The Warriors, es la diversidad fílmica sobre su fenómeno reunida desde documentos fílmicos como “Abuso de autoridad”, “Fonki, Submetropolitanos” (de Pablo Gaytán y Guadalupe Ochoa), “La banda de los Panchitos” (de Arturo Velazco), “Sábado de mierda” (de Gregorio Rocha), “Nadie es inocente” (de Sarah Minter), complementado por libros como “¿Qué transa con las bandas?” de Jorge García Robles. 
 
Los directores de documentales como Gregorio Rocha (recientemente fallecido), Arturo Velazco, lo mismo que Sarah Minter, junto con Moreno Salinas y Javier Eligio Velázquez “El Bozo”, así como los testimonios a distancia del tiempo de Álvaro Detor, El Toluco (que ha contado la historia del punk en México en un libro); Jorge Sánchez, “El Charal”, de los Nenes y Pablo Hernández, “El Podrido” sobreviviente de los Mierdas Punks de Neza, relatan desde su punto de vista lo que realmente pasó con los de la estética de pantalones entubados, tenis súper Converse piratas, mezclilla jodida y estoperoles. Se trata, no lo duden, del mejor documental de la especialidad. Disponible en Desobediencia Distro. 
 
                                                                               [email protected] 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios