El otro montaje de Loret

“Bartlett es dueño de dos edificios y tres locales. Dos de ellos los compró en los años 70, otro fue herencia materna en 1998 y en 2001 adquirió dos terrenos contiguos en Tacubaya”.

En otra de sus construcciones virtuales, Carlos Loret difundió hace varias semanas un reportaje en el que afirma: “El titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, declaró que tiene una fortuna de 51 millones de pesos... En realidad su fortuna es 16 veces más grande. A través de familiares, empresas y presuntos prestanombres se ha hecho de un imperio inmobiliario de 25 propiedades, 23 casas y dos terrenos, con un valor aproximado de más de 800 millones de pesos”.

“Bartlett es dueño de dos edificios y tres locales. Dos de ellos los compró en los años 70, otro fue herencia materna en 1998 y en 2001 adquirió dos terrenos contiguos en Tacubaya”.

“Sin embargo —continúa Loret— a partir de 2001, cuando Bartlett había dejado de ser gobernador postulado por el PRI y se vuelve Senador Lopezobradorista en el PT, deja de registrar los bienes a su nombre y justo a partir de esa fecha se multiplicaron de forma acelerada los inmuebles a nombre de su pareja Julia Elena Abdala Lemus y de los hijos que ambos tienen de matrimonios anteriores”.

“El personaje principal de este entramado inmobiliario es Julia Elena Abdalá Lemus, pareja de Manuel Bartlett. A su nombre han quedado nueve de las 25 residencias que ha adquirido la familia en 20 años”.

Loret enumera los inmuebles de la pareja sentimental de Bartlett adquiridos a partir del 2003. Señala que no se encuentran en la declaración patrimonial del funcionario. Reconoce que no están casados y que ella es hija de un empresario textil de origen libanés.

Luego enumera las propiedades de sus hijos a partir de 1997. Señala que tampoco están en la declaración. Reconoce que no son sus dependientes económicos.

Los 51 millones de pesos que Manuel Bartlett declara, los convierte Loret en 800 millones a través de tres operaciones. Primero le agrega los bienes de su pareja, después le suma los de sus hijos y finalmente modifica sus costos con sus propios avalúos.

En el reportaje de Loret hay medias verdades, suposiciones y mentiras completas.

Loret enumera los bienes de todos y pretende que son propiedad de Bartlett, en una situación en la que los demás son prestanombres, sin exhibir la prueba de sus dichos.

Desestima que Julia Abdala sea hija de un empresario textilero, que el propio Bartlett sea hijo de un ex-gobernador y que sus hijos sean mayores de edad.

Realiza sus propios avalúos. Habla de “Julia Abdala de Bartlett” y del “senador lopezobradorista”.

Pero lo gravemente manipulador se encuentra al principio, cuando afirma, mintiendo con dolo, que Bartlett había dejado de ser gobernador postulado por el PRI para volverse senador Lopezobradorista del PT en el 2001. Falso de toda falsedad. De 2000 a 2006 Bartlett fue senador por el PRI. De 2006 a 2012 no tuvo cargo público. De 2012 a 2018 es senador del PT y servidor público en la 4T a partir de 2018. Pero Loret necesita mentir para sustentar la conclusión a la que quiere llegar: que Bartlett se enriqueció cuando se ligó al lopezobradorismo.

Los patrimonios de los que habla Loret comenzaron a consolidarse en 1970 (Bartlett era funcionario de un gobierno del PRI); en 1997 y 1998 (Bartlett era gobernador de Puebla por el PRI); en el 2001 (Bartlett era senador por el PRI) y en el 2003 (Bartlett era senador por el PRI).

No conozco la historia de los patrimonios de Manuel Bartlett, sus hijos y Julia Abdalá. Lo que sí sé es que no se construyeron con ayuda de la 4a Transformación. Lo que sí sé es que Carlos Loret miente otra vez.

Guardando favorito...

Comentarios