¿Las últimas horas del Congreso de la Unión?

Cynthia López Castro

Si se concreta la intención del Presidente López Obrador de arrogarse la facultad de reorientar discrecionalmente el presupuesto de egresos, la división de poderes en México podría estar viviendo sus últimos días. La epidemia del coronavirus no debe ser un pretexto para permitir este atropello y la concentración indebida de poder en una sola persona, por encima de la Constitución. Con este amago, el Presidente se coloca del lado de liderazgos con vocación autocrática que están aprovechando la pandemia para concentrar el poder. Aún hay posibilidad de evitarlo, en caso de que se logre un gran bloque en defensa de la división de poderes y de la soberanía del Congreso de la Unión, y particularmente de la Cámara de Diputados.

El origen de la disputa es la Iniciativa de reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria enviada por el Ejecutivo a la Cámara de diputados el jueves 23 de abril. La iniciativa es transparente en su intención: con la adición de un artículo 21 Ter se pretende facultar a la Secretaria de Hacienda a rediseñar a su absoluta discreción el Presupuesto de Egresos de la Federación. Esto anularía de manera tajante la facultad de aprobar el presupuesto que el artículo 74 de la Constitución otorga de manera exclusiva a la Cámara de Diputados, dando un golpe mortal a la división de poderes. El ejecutor del gasto público quiere convertirse en el ente que orienta y determina las prioridades de gasto, que es justamente la facultad que la Constitución reserva para la Cámara de Diputados.

No solamente es un despropósito tratar de desfondar la Constitución con una reforma legislativa; lo que está en juego es ni más ni menos que la continuidad del orden constitucional democrático. Si la iniciativa se avala en sus términos equivaldría poco menos que a una disolución de la Cámara de Diputados, pues se le estaría despojando de su principal herramienta de contrapeso al Ejecutivo: el control presupuestal. Ni siquiera en el supuesto de la suspensión de garantías contemplado en el artículo 29 de la Constitución se compromete de esta manera la división de poderes, pues la medida debe hacerse con aprobación del Congreso, el mismo Congreso puede revocar la suspensión en cualquier momento y todos los decretos expedidos durante la suspensión deben ser revisados de oficio por la Suprema Corte.

Es cierto que la crisis que enfrentamos obliga a tomar medidas extraordinarias, pero la propia Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria establece criterios para hacer la reasignación del gasto en caso de disminución de ingresos por alguna contingencia. En caso de que esta supere el 3% por ciento de los ingresos presupuestados, el Ejecutivo está obligado a someter su propuesta de reasignación a la Cámara de Diputados (art. 21), quien deberá pronunciarse al respecto en un plazo no mayor a 15 días. Este es el mecanismo que debe seguirse para hacer los ajustes presupuestales necesarios ante el doble impacto de la pandemia y la caída de los precios del petróleo.

Esta iniciativa se desprende de un “Decreto” que se publicó el mismo jueves 23 en el Diario Oficial de la Federación que incluyen otras medidas contrarias a la ley como la expropiación de los aguinaldos de los trabajadores del gobierno y francos sinsentidos como la desaparición de 10 subsecretarías manteniendo a todos los empleados en sus cargos. Estas medidas van en contra del sentido común y del sentido de justicia, pues muchos de los funcionarios públicos que se verán afectados son los médicos y enfermeras que se están jugando la vida en el combate al Covid-19. Más que recortarles los salarios se debería retribuir su enorme compromiso con bonos de riesgo.

El periodo ordinario de sesiones termina el jueves 30 de abril. Morena pretende convocar a un periodo extraordinario el 5 de mayo para aprobar esta iniciativa como suelen cometerse los despojos: apresuradamente y por la puerta de atrás. Avalar la celebración del periodo extraordinario equivale a avalar la iniciativa. Todos los diputados dignos de serlo debemos cerrar filas e impedir que se concrete este atropello a la división de poderes, a la Constitución y a la supervivencia de la República.

Cynthia López Castro
Diputada Federal
@cynthialopezc1
 

Guardando favorito...

Comentarios