Se encuentra usted aquí

Todos a bordo

La constancia no es un valor que signifique algo en nuestro futbol. Para muestra, dos botones: Cruz Azul y Chivas
Todos a bordo
03/03/2020
00:00
-A +A

Imagino que todos tuvimos a un maestro “barco” en la escuela. Por ejemplo, en la prepa a la que asistí, había un profesor de física que no se andaba con rodeos. Cada semestre daba el mismo discurso en su primera clase: “El 60% de la calificación depende del silencio. Lo demás se reparte entre los exámenes, ejercicios y tareas. Así que ya saben, no me compliquen la vida, no echen relajo y tienen garantizado aprobar esta materia con un mediocre 6”.

Sobra decir que en su salón se escuchaba el aleteo de las moscas, pero la voz de un alumno sólo si el profe se dirigía a él. Muy pocos aprendieron de física (sólo a quienes verdaderamente les interesaba).

La mayoría no aprendimos ni una fórmula, todos aprobamos y el profesor se iba todos los días tranquilo a su casa y a fin de curso se le veía extrañamente satisfecho por haber logrado que dos o tres sí aprendieran.

La Liga MX es, en esencia, mi profesor de física. Es una Liga “barco”. Quien le pone interés puede aprovechar todas sus bondades, pero la realidad es que se puede aprobar el semestre sin hacer mucho. Nadando de muertito es posible llegar al objetivo final.

La constancia no es un valor que signifique algo en nuestro futbol. Para muestra, dos botones: Cruz Azul y Chivas. En ocho jornadas, cuatro equipos se han intercambiado el primer puesto. Hoy, La Máquina es líder; esto, a pesar de un arranque terrorífico con dos derrotas consecutivas.

Si comparamos a los celestes con los líderes de España, Italia e Inglaterra, nos sorprenderemos. El Real Madrid suma dos derrotas en 26 partidos, la Lazio lo mismo, mientras que el Liverpool sólo tiene una en 28 juegos. Aquí, la regularidad durante el torneo no es relevante.

Por su parte, el Rebaño estuvo en crisis, se habló del despido de Luis Fernando Tena y hasta del fracaso del “Proyecto Peláez”. Pero hoy, los del Guadalajara (tras ligar dos míseras victorias) tienen exactamente las mismas posibilidades de ser campeones que los equipos que jamás estuvieron en predicamentos.

Los rojiblancos tienen 12 unidades; es decir, el 50% de los puntos disputados. Números reprobatorios, pero que en la Liga MX son suficientes para aspirar a lo máximo.
Ya viéndolo bien, mi maestro de física (no me acuerdo de su nombre, pero le decían La Mantecada) era más severo que la Liga MX.

Es verdad que la Liguilla es muy apasionante, pero algo se tiene que hacer para que el torneo regular sea más que una simple fase de clasificación. Porque 17 jornadas de mediocridad no deben compensarse con tres semanas de emociones.

Adendum. Knut ya no entiende nada de nada. ¿Cómo que Tigres goleó a los Pumas? Me preguntó. Le expliqué que, para mala suerte de Pumas, les tocó enfrentar a Tigres cuando ellos empiezan a tomar en serio los torneos. 

[email protected]