Tiger no sufre tanto la pandemia

Alfredo Sánchez Gaitán

El golf lo es todo para Tiger, de ahí que en cada rincón haya un tipo de homenaje a su deporte en culto

La mansión de Tiger Woods vale más de 57 millones de dólares y es ahí donde el astro del golf mundial pasa sus días de encierro, con embarcadero, cancha de golf y no hay duda de que no tiene a qué salir de ahí durante la pandemia que afecta a todo el universo.

Y sin duda se lo merece, ya que es el golfista mejor pagado de todos los tiempos. La pandemia de Covid 19 nos tiene atrapados a todos en casa, sin embargo, los magnates y celebridades en todos los ámbitos tienen su propio estilo para hacer la famosa cuarentena.

Muchos de ellos discretos y celosos de su vida privada nos proporcionan información a cuentagotas, como en el caso del golfista californiano, quien a pesar de su gran mansión, no alardea de ella y vaya que la disfruta.

Situada en la zona más exclusiva de la Florida, Tiger no pensó ni dudó en adaptarla con todas las comodidades de la vida moderna y fue adquirida en 2010, justo cuando estaba en proceso el divorcio con su primera esposa, Elin Nordegren.

Ahora, con 44 años de edad cumplidos, Tiger Woods está pasándola de lujo con su actual esposa, Erika Herman. Uno de los puntos interesantes de la casa es la vasta vegetación y jardines donde se encuentra una de las piscinas, otra más cerca del mar es para la práctica del buceo, esto además de una cancha de tenis profesional.

Sin duda una de las pasiones de Tiger es la pesca, y por ello tiene también su propio embarcadero, donde pasa largas horas con su familia y amigos sin tener que salir de la propiedad.

Por supuesto, no podía faltar una cancha de golf y aunque tiene solamente cuatro hoyos, es suficiente para divertirse, mantenerse en forma y practicar el golf de precisión, ese que hace ganar o perder muchos miles de dólares, de esos que él sabe ganar muy bien. 

La casa tiene nada más que 900 metros cuadrados de construcción y es ahí donde el deportista cuenta con la mayor intimidad. Adentro de ella tiene un gimnasio completamente equipado, además de una sala de cine, teatro y juegos de mesa, incluso tiene un espacio especial para la oxigenoterapia.

Separados de la casa principal, hay otros cuatro edificios donde tiene entre otras cosas, un estudio de golf, una bodega para sus botes, y otra casa de huéspedes. La decoración interior es vanguardista, acogedora y elegante.

Todos los dormitorios cuentan con baño propio y muchos de ellos disponen de un patio interno, que le confieren un toque todavía más exclusivo. El golf lo es todo para Tiger, de ahí que en cada rincón haya un tipo de homenaje a su deporte en culto, como es el caso de un banderín a la entrada de su casa.

Así la vida de cada figura del deporte mundial, y usted amigo lector, cómo está pasando la cuarentena?  Les recuerdo que se queden en casa y que Jugar golf es… ¡Hacer amigos! Hasta la  próxima. 

[email protected]

Guardando favorito...

Comentarios