¿México en paz?

You are here

Menos mal…

14/01/2019
12:26
-A +A

¿Disminuye la violencia en Michoacán? Eso es lo que comunicó a la prensa el Secretario de Seguridad del Gobierno Estatal, Juan Bernardo Corona Martínez: Michoacán terminó el año pasado entre la media nacional pues registró mil cien fallecimientos por esta causa, lo que representó una disminución del 7% (Cambio de Michoacán, 2-01-2019). En la misma fuente, el funcionario se manifestó optimista respecto a la disminución de homicidios y robos en Lázaro Cárdenas y la Autopista Siglo XXI, lograda gracias a la coordinación del gobierno estatal y federal.

La apreciación del responsable de la seguridad, contrasta con la violencia experimentada en espacios michoacanos como la conurbación Zamora-Jacona, controlada en sus operativos policiales por el gobierno estatal. El Secretario puede tener razón si se basa en las cifras (extrañas) que publica el Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), según las cuales la entidad registró 1,228 homicidios dolosos de enero a noviembre de 2018, con los menores números en marzo y junio, 95 y 86, cada uno, y los mayores en septiembre y octubre, 135 y 145, respectivamente (SESNSP, al corte de 30-11-2018).

Es poco creíble que en once meses ocurran 1,228 homicidios dolosos en toda la entidad y que la modesta conurbación de Zamora-Jacona sume 316 descritos por la prensa en los doce meses del mismo año. Aún si nos apoyamos en las actas de defunción que elabora la Dirección del Registro Civil de Zamora; los 208 homicidios registrados sólo en este municipio, insinúan que la violencia comentada por Juan Bernardo Corona está subestimada. Restando 25 casos ocurridos en otros municipios o eventos en los que la muerte está relacionada con hechos de tránsito, en 183 homicidios (153 por arma de fuego) hay suficientes evidencias de que se trata de ejecuciones.

Zamora-Jacona: casi un homicidio diario

En 2018 la conurbación Zamora-Jacona sumó 316 homicidios intencionales (0.86 decesos diarios), mientras que los años precedentes (2017 y 2016) fueron 186 y 218 homicidios, respectivamente.

Las víctimas totales en 2018 fueron 528 (1.44 diaria) con los 316 homicidios mencionados, 196 heridos y 16 ilesos.  Este año, como los anteriores, es predominante el sexo masculino (443/528 = 83.9%) y sigue siendo el arma de fuego, la herramienta preferida para cometer asesinatos (457 / 528 = 86.55%). Cabe mencionar que un rasgo no observado con cuidado en nuestros estudios es la lesión en el cráneo que caracteriza las ejecuciones.

Al cierre del 29 de diciembre, la conurbación Zamora-Jacona registró 45 eventos dolosos con estos resultados: 28 decesos; 26 heridos y 3 personas sin lesiones físicas que ameritaron hospitalización. De las 57 víctimas, 46 son hombres (26 fallecidos; 18 heridos y 2 ilesos) y 11 son mujeres (2 fallecidas; 8 heridas y 1 ilesa). Sobresale el arma de fuego en 54 casos, muy por arriba del arma blanca. En un evento no hay información suficiente acerca del medio usado.

Diciembre y noviembre, con 28 homicidios mensuales, consolidan un alza considerable en las cifras de violencia con una característica sobresaliente: afectaron a grupos mejor posicionados social y económicamente, a familias con voz y una mayor capacidad de presión frente a las autoridades. Vale recordar que los números de esta expresión de inseguridad no son muy diferentes a los anotados en marzo y abril con 56 y 41 casos, y con 34 y 29 asesinatos, respectivamente. Lo que sí diferencia esa primavera roja (34 homicidios en marzo y 29 en abril) con los invernales noviembre y diciembre (28 decesos cada uno), es que ahora la administración municipal de Zamora es ocupada por políticos de Morena y el equipo anterior lucía las siglas del PRI. Otro componente del momento ha sido la crítica del alcalde zamorano al mando unificado y su renuencia a firmar el convenio con el gobierno estatal en el mes de septiembre.

Un elemento común a las últimas tres administraciones municipales (Rosa Hilda Rodríguez, José Carlos Lugo y Martín Samaguey) ha sido el control policial por parte del gobierno estatal y la federación. Bajo convenio o sin él, excepto en septiembre de 2018, la Secretaría de Seguridad estatal maneja los operativos, asigna o supervisa la designación de los mandos policiales, controla equipo y pertrechos de la policía. En esta fase, de septiembre a diciembre, observamos una innegable violencia al alza y en plena consolidación: 130 decesos con una media mensual de 32.5, mientras que en el periodo de enero a agosto se llegó a 186 casos y una media mensual de 23.25

Bajo esta consideración no es ocioso volver a preguntar: ¿cuál es el resultado del mando único, mando unificado y convenio de colaboración? 

Otra interrogante (que hemos reiterado) es: ¿Por qué Morena guarda silencio ante las críticas del gobierno estatal contra el alcalde zamorano? Los comentarios se incrementaron a fines de septiembre por la designación de un mando policiaco, continuaron durante octubre y ahora han menguado levemente, lo que ha ocasionado que la autoridad estatal identifique “pugnas entre narcotraficantes por la plaza” como la causa de la exacerbada violencia en esta región. Éste es un viraje notorio: la autoridad estatal había construido dos conceptos innovadores: el aumento de temperatura y la convivencia social como causas de los asesinatos.

También es importante marcar que, no obstante el gusto del Secretario de Seguridad por decir: “no hay que politizar la seguridad”, él no pierde oportunidad para molestar al alcalde zamorano a través de los medios de comunicación. Un dato para advertir el sesgo altamente politizado es: de los 57 casos registrados en diciembre, por lo menos 15 corresponden a Jacona. Sin excusar a la alcaldía recién estrenada, a nombre de Morena, es claro que en jurisdicciones donde gobierna directamente el PRD, PRI o PAN, espacios que siempre se han mantenido bajo el “mando único”, las altas cifras de homicidios se mantienen altas o no han bajado lo suficiente para afirmar que los resultados son efectivos.

 

¿Qué esperar en 2019?

 

Enero empezó mal y una primera víctima mortal se anotó en territorio de Jacona. Al corte de las 11:20 horas del martes 8 de enero de 2019, esta conurbación sumaba 11 homicidios y 3 heridos con cuatro asesinatos el día 5.

Algo nuevo nos anunció el señor gobernador: ahora no se llamará “Grupo de Coordinación”, sino “Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz en Michoacán”, a la instancia superior que tendrá a cargo la aplicación de los planes y operativos de la seguridad.

No nos augura nada mejor el bautizo reciente. Tampoco nos ofrece algo sólido el que prometa que “el interés de los michoacanos está por encima de cualquier cosa y para lograr estabilidad, paz y seguridad, se requiere de coordinación y estrategia, por lo cual se adopta el plan del gobierno de la República para la procuración de justicia, donde el jurado será la ciudadanía” (90 Grados, 2 de enero de 2019). Menos nos entusiasma que anuncie que “la coordinación es plena y absoluta, para evitar abusos y atropellos que vulneren a la sociedad” (ibíd.).

La formación de una guardia de 50 mil efectivos en todo el país ¿será solución a la violencia que llega a una tasa de 105.3 decesos por cada cien mil habitantes en Zamora-Jacona? Si la política nacional de seguridad sólo se basa en echarle más balas al problema, será un fracaso. Si incorpora otro tratamiento al intercambio y consumo de drogas; si realmente apoya políticas de salud pública (recursos financieros y personal para los CIJ); si es posible hacer bajar la impunidad; si es viable equipar y dar seguridad médico-social a los policías; si se aplica una labor educativa y recreativa en la juventud y políticas de empleo hacia este grupo social, los jóvenes, será distinto.

En esas condiciones, escuchar en la voz del Secretario de Seguridad que disminuyeron los homicidios en Michoacán nos lleva a pensar: menos mal que en alguna parte de la entidad mejora la seguridad para las personas, porque en Zamora-Jacona, no.

 

J. Luis Seefoó Luján

Observatorio Regional Zamora A.C.

@obsregzamora @ObsNalCiudadano

Observatorio Nacional Ciudadano
El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.

Comentarios