IMSS Aguascalientes trae con éxito a trillizos

En el Hospital General de Zona se atendió gestación y parto; la madre, de 31 años, agradeció al personal que intervino

Los trillizos serán vigilados hasta que logren un peso mínimo de un kilo con 800 gramos; el hospital cuenta con una zona de alta tecnología para su estancia . (CORTESÍA IMSS)
Nación 23/04/2018 02:00 Perla Miranda Actualizada 02:00

[email protected]

Maiby Santiago se esforzó porque su embarazo de trillizos llegara a término, con ayuda de especialistas del Hospital General de Zona (HGZ) Número. 3 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Aguascalientes. Alcanzó un total de 33 semanas y media, no pudo contenerlos más; ahora, los bebés están en casa, en compañía de sus padres y cuatro hermanos mayores.

Mario Alberto Flores Moreno fue el médico que asistió el parto. El varón fue el primero en llegar a sus manos, pesó un kilo con 530 gramos y midió 37 centímetros. En dos minutos, nació la primera niña, pesó un kilo con 340 gramos y midió 38 centímetros; al final llegó otra niña con un peso de un kilo con 495 gramos y midió 40 centímetros.

A una semana del nacimiento, Sheyla Payán Romo, jefa de pediatría del Hospital General, informó que se encuentran estables, gozan de salud, no han presentado complicaciones y también han mostrado crecimiento.

Para atender a bebés prematuros, el Seguro Social en Aguascalientes cuenta con alta tecnología como cunas radiantes, que con un botón se convierten en incubadoras; ahí, los recién nacidos continúan su crecimiento bajo la vigilancia de neonatólogos y un equipo multidisciplinario. Los tres hijos de Maiby serán vigilados hasta que logren un peso mínimo de un kilo con 800 gramos, y su seguridad esté garantizada.

La madre, quien es trabajadora de la industria automotriz, empezó a sentir contracciones por la noche y al día siguiente llegó al hospital, ahí fue ingresada para que los médicos le realizaran una cesárea.

Desde la semana 28 de su periodo de gestación, Maiby tuvo que ser hospitalizada para evitar un parto prematuro, su estado de salud mejoró y la dieron de alta, dos semanas después fue ingresada al Hospital General de Zona por el mismo motivo, pero en esta ocasión sí entró a los quirófanos de tococirugía para tener un parto por cesárea.

Con sus hijos fuera de peligro, la mujer de 31 años de edad agradeció al personal del IMSS que intervino en todo el proceso de su embarazo, el control prenatal y aquellos que entraron con ella al quirófano: ginecólogos, enfermeras, camilleros, anestesiólogos, pediatras y trabajadoras sociales, entre otros.

También, agradeció a su familia, porque le ayuda con sus otros hijos, —dos niñas y dos niños, de 14, 11, nueve y tres años de edad—. Reconoce que con siete hijos el trabajo será mayor, pero se siente afortunada y sabe que cuenta con su esposo.

Bebés prematuros. En el Instituto Mexicano del Seguro Social uno de cada 10 recién nacidos lo hace de manera prematura, para ser considerados como tal, los niños deben haber nacido vivos antes de las 37 semanas de gestación. Los que nacieron antes de las 28 semana se catalogan como extremadamente  prematuros, y los que lo hacen entre la semana 34 y 36 se conocen como moderadamente  prematuros  o  prematuros  tardíos.

La sobrevida para el primer grupo es de 70%, mientras que para el segundo es de 90%.

Para atender la salud de estos bebés, el IMSS cuenta con unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) y diferentes especialistas. Estas unidades tienen equipo especial para el cuidado y tratamiento de los menores  de edad, entre los que destacan incubadoras, ventiladores de alta frecuencia y aparatos que permiten vigilar su desarrollo óptimo.

Los recién nacidos tienen una estancia hospitalaria de aproximadamente tres meses para evitar complicaciones frecuentes como asfixia, sepsis, encefalopatía hipóxica-isquémica y neumonía intrauterina, además de enfermedades como el síndrome de dificultad respiratoria, entercolitis necrotizante, hemorragias cerebrales y patologías infecciosas secundarias a la inmadurez de su sistema inmunológico.

La atención de estos pacientes requiere del manejo multidisciplinario de pediatras con subespecialidad en neonatología, enfermeras, especialistas, técnicos en inhaloterapia, paramédicos y laboratoristas habituados al manejo del neonato críticamente enfermo.

Comentarios