Sin derecho a la higiene menstrual

Ante la falta de toallas sanitarias gratuitas y un trato apropiado, mujeres privadas de la libertad usan trapos y calcetas; las autoridades ignoran esta problemática

Sin derecho a la higiene menstrual
En la cárcel femenil de Cieneguillas, Zacatecas, viven 156 mujeres, quienes tienen una edad que oscila entre los 28 y 35 años. Hay dos dormitorios y cada celda tiene su propio baño. Fotos: IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL
Nación 14/01/2020 03:45 Melissa Amezcua Actualizada 05:38

Viridiana descubrió que en la prisión hasta un calcetín sirve como toalla durante la menstruación; Isabel se aísla cada que menstrúa y no hay agua en la cárcel; Abigail aprendió que cualquier pedazo de tela es valioso para la regla. Las tres mujeres descubrieron que en las cárceles de México el derecho a la higiene menstrual no existe.

Según diversas entrevistas con mujeres que están o han pasado por la cárcel y con cuestionamientos vía transparencia, las autoridades no otorgan insumos para el periodo menstrual, por lo que las reclusas dependen de las visitas familiares para tener toallas o tampones o para comprarlos adentro.

“En el Cefereso de Morelos yo tenía hemorragias por mala alimentación y pérdida de peso. Primero perdí la regla, pero cuando volvió era muy abundante. Yo no tenía tienda, porque no tenía depósito. ¿Qué podía hacer? Usar calcetines como toallas.

“Me da tristeza, porque yo recordaba cómo afuera dejaba la toalla por ahí y en ese momento la necesitaba.

También lee la editorial: Reclusas en el olvido

“Nos daban cuatro calcetines: dos cafés y dos blancos, pero luego se acababan, porque el cambio de uniformes era cada medio año”, narra Viridiana, quien tiene 30 años y salió de prisión en 2019.

De acuerdo con ella, en la prisión federal de Morelos, un paquete de toallas nocturnas costaba hasta 80 pesos; sin embargo, en tiendas regulares se encuentran entre 25 y 60 pesos.

La higiene menstrual es un derecho humano, según diversas organizaciones internacionales, como Human Rights Watch y Wash United, que subrayan que se trata de una base para garantizar la equidad de género.

mes2_109142663.jpg
El centro de reinserción social de Zacatecas cuenta con una botica, un consultorio médico y otro para realizar terapias sicológicas
 

“Cuando las mujeres y niñas no pueden manejar su higiene menstrual, puede afectar negativamente su derecho a la educación, al trabajo y a la salud”, expresa la guía Entendiendo la higiene menstrual y los derechos humanos, de ambas organizaciones.

Isabel, por su parte, es una de las 156 mujeres que habitan en el Centro de Reinserción Social de Cieneguillas, Zacatecas, y aunque aseguró, ante la mirada de las custodias, que se trata de una cárcel en la que hay un trato digno, admitió nerviosa que la menstruación en reclusión es complicada.

Antes de estar ahí, la mujer de 33 años estuvo en las Islas Marías, donde vio que otras reclusas usaban las blusas del uniforme como toallas sanitarias.

“Me ha tocado [estar] en mis días en Cieneguillas y que se vaya el agua, y aunque sea unas horas, es complicado, porque te frustras y piensas: ‘¿Qué hago?’, entonces me aíslo, porque huelo mal y todas esas cosas”, explica.

También lee: Júbilo y fiesta. Internas de Santiaguito celebran Navidad

En México existe poca información sobre el derecho a la higiene menstrual de las mujeres privadas de la libertad. A través de los órganos de transparencia, la Secretaría de Salud (Ssa) federal afirmó que no cuenta con información sobre compras de toallas sanitarias para la menstruación que se destinen a cárceles femeninas.

Se buscó al Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social para una postura sobre el tema, pero no se recibió respuesta.

En el consultorio médico del penal de Cieneguillas, las autoridades presumen una camilla con pierneras para las atenciones ginecológicas. En la botica, una enfermera muestra los anticonceptivos y medicinas para infecciones vaginales; mientras señala un paquete de apósitos cuadrados, dice que para la menstruación entregan cinco al día, aunque en el empaque se lee “Material de Curación para Heridas”.

“¿Toallas? No las recibo como tal... ¿Que el centro me las dé...? Es algo que yo tengo que adquirir por mis propios medios, con lo que yo trabajo... El familiar de una compañera me las trae”, reconoce Isabel.

Pese a que no garantizan la menstruación higiénica de las mujeres privadas de la libertad, las autoridades de Cieneguillas mencionan la certificación que obtuvieron de la Asociación Americana de Prisiones (ACA), otorgada por el gobierno de Estados Unidos.

mes3_109142664.jpg
Es muy importante que las mujeres en prisión tengan derecho a higiene menstrual como parte de su rehabilitación, de acuerdo con algunas organizaciones.
 

“Sus familiares, en gran parte, cubren esta necesidad [las toallas femeninas]. Es cierto que el gobierno del estado nos suministra estos artículos y que afortunadamente hay labor social, grupos religiosos o voluntariados que apoyan con despensas o artículos de primera necesidad”, dice Isabel Valadez, jefa del área jurídica del penal.

También lee: Mujeres Reclusas. “Cuesta trabajo adaptarse a una vida sin libertad”

Con una solicitud de transparencia, se pidió a las autoridades estatales correspondientes información sobre el presupuesto para atender la menstruación de las mujeres en reclusión.

“No se proporcionan toallas sanitarias por requisición mensual para las personas privadas de la libertad. El centro tiene un control de autorización de productos de higiene personal que las mismas personas privadas de la libertad del sexo femenino adquieren con sus propios recursos”, respondieron.

Para Diana Sierra, emprendedora social y parte de Wash United y Be Girl, organizaciones globales que promueven la higiene menstrual, la rehabilitación de las mujeres en reclusión no estará garantizada hasta que tengan acceso completo a la salud.

“La falta de higiene menstrual afecta la autoestima de mujeres en cárceles y en otros lugares, están expuestas a tener una mancha de sangre en el uniforme o la sangre corriendo por sus piernas cuando esto es considerado como algo pecaminoso”, detalla.

Ante el abandono, pedazos de tela

Abigail pasó cinco años sin visita familiar en Santa Martha Acatitla. Durante su periodo menstrual compraba en la tienda del penal toallas sanitarias por 50 pesos. Cuando no reunía la cantidad, sólo tenía la opción de recoger prendas de ropa vieja y cortarla en pedazos para usarlos como toallas.

También lee: Standuperas tras las rejas: la cárcel no les quita la risa

“[En mi periodo] me la pasaba encerrada, porque pensaba: ‘No, se me nota mucho el trapo’. Una vez estaba en clase de zumba y me avisaron que estaba manchada, y aunque éramos puras mujeres, me dio pena, entonces me puse la playera hasta abajo, me fui y ya no regresé a la clase. Es algo muy incómodo”, relata la mujer de 43 años.

Durante el tiempo que Abigail estuvo en Santa Martha, en el servicio médico le dieron toallas entre seis o siete ocasiones, o de tres a cuatro toallas por periodo. “Si una vuelve a ir, te reclaman: ‘Ayer viniste y ya te dimos’. [Por eso] las compraba en la tiendita”, recuerda.

Desde 2014, cada 28 de mayo se celebra el Día de la Higiene Íntima Femenina a nivel mundial, con el fin de concientizar sobre las buenas prácticas sanitarias. En 2017, el entonces secretario de Salud de la ciudad, Armando Ahued Ortega, conmemoró este día con la empresa Saba, que realizó una donación de un millón de toallas femeninas a la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa). En ese momento declaró que la donación iría a hospitales, reclusorios y el programa Médico En Tu Casa, con el objetivo de prevenir infecciones y enfermedades serias.

No obstante, este diario preguntó, a través de transparencia, el destino de esta donación millonaria y la Secretaría de Salud de la administración actual contestó que no localizó registro alguno de la donación.

Sedesa aseveró, además, que no realiza entrega de toallas sanitarias a prisiones femeninas y tampoco recibió donaciones para reclusas. Asimismo, añadió que las adquisiciones de toallas para gineco-obstetricia, constituidas por cuatro capas de material absorbente y desechables, no se destinan a prisiones, sino que son para las necesidades de la red hospitalaria.

Por su parte, la Unidad Departamental de Compras y Control de Materiales de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México indicó que no tienen contratos respecto a la adquisición de toallas ni un presupuesto para ello.

También lee: Madres reclusas y en el abandono, ¿cómo enfrentan la separación de sus hijos?

Para las organizaciones de derechos humanos, el hecho de que no haya presupuesto considerable destinado a las campañas de salud de las mujeres habla del estigma que hay sobre ellas.

“Seguimos perpetuando esta idea de que las personas privadas de la libertad son de segunda clase y que únicamente reciben presupuesto si sobra, cuando en realidad las mujeres privadas de la libertad no deberían estar sujetas nada más a una campaña de salud. Las autoridades médicas deberían estar ahí todo el año”, exige Layla Almaraz, coordinadora del área jurídica de la organización Así Legal.

Las mujeres que alguna vez pisaron Santa Martha Acatitla y otras prisiones ahora se organizan para llevar kits de higiene personal cada semana; para lograr esto formaron la Red de Mujeres por la Libertad, que tiene la finalidad de que las reclusas tengan una vida digna en prisión y un lugar donde dormir al salir de ésta.

“Nosotras somos la voz de las mujeres que todavía están adentro”, señala Beatriz Maldonado, quien es una de las fundadoras.

Comentarios