16 | JUL | 2019
El material que dura dos minutos lleva más de 262 mil reproducciones. (TOMADA DE VIDEO)

El baño de la secundaria como su cuadrilátero

28/08/2017
02:20
Jazmín Palma
-A +A
Las jóvenes se dan patadas y manotazos en un colegio en Baja California

[email protected]

L as compañeras de Alondra y Cecilia no paran de gritar dentro del baño de una secundaria que se convirtió en un ring. Una decena de adolescentes piden que cualquiera de las dos se “anime” a soltar el primer golpe y así comenzar con lo planeado.

Ambas saben que son grabadas y no muestran preocupación por ser exhibidas. Alondra mira a sus compañeras aglomeradas en la puerta del sanitario y les dice: “¡No me suelta un golpe!, hasta me da culpa pegarle, la neta”, mientras se toma las mejillas con ambas manos.

Después de algunos segundos de estar frente a frente, Alondra decide dar los primeros golpes a la cara de la otra adolescente. Se jalan de los cabellos con fuerza, ninguna da tregua y caen al suelo.

“¿No viene alguien?”, “No griten”, dicen el resto de las estudiantes mientras vigilan para que los profesores o directivos no se percaten del hecho.

La riña entre ambas jóvenes, que se volvió viral en redes sociales, ocurrió en los sanitarios de la secundaria en la colonia El Descanso, en Baja California, y el material audiovisual con una duración de dos minutos y 20 segundos sobrepasa las 262 mil reproducciones.

Las animan a que las agresiones sigan. Con gritos de: “¡Ya la tienes Cecilia, no la dejes, no la dejes!”, “¡vamos, Alondra!”, el resto de las alumnas del plantel piden que las agresiones sigan hasta que una salga victoriosa, lo que incentiva para que las jóvenes sigan el forcejeo para defenderse una de la otra.

Los golpes que se intercambian no sólo son manotazos, puesto que ambas tiran patadas con el fin de alejar a su contrincante y tomar ventaja sobre ella.

Luego de un minuto, la joven identificada por sus compañeras como Cecilia logra someter a Alondra en el piso y entre los jaloneos logra que su cabeza pegue contra la puerta de uno de los baños.

Después de varios intentos, Alondra logra zafarse de las piernas de Cecilia que la apretaban con fuerza, cambian de posición y la segunda queda abajo de la primera. Aunque se escucha que una compañera pide que las separen, nadie hace nada por terminar con las agresiones.

“Los docentes no son cuidadores”. En los 310 comentarios de esta publicación subida en marzo pasado, la mayoría de los usuarios de las redes sociales coinciden en que “las conductas agresivas que muestran los jóvenes, son reflejo de que en sus hogares no se les inculcan valores”.

Plantean como posibles soluciones que los padres den atención sicológica a sus hijos con el fin de que controlen sus impulsos y resaltan que “los docentes no son cuidadores” y no tienen responsabilidad alguna en este tipo de agresiones que se han dado con frecuencia dentro de las instituciones académicas. Luego de dos minutos de intercambiar puñetazos, patadas, jalones de cabello y provocar las risas y euforia de las presentes, una joven interviene para alejarlas y dar por concluida la pelea en los sanitarios de la secundaria en la colonia El Descanso, en Baja California.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios