20 | AGO | 2019
“Estoy seguro de que AMLO nos escuchará”: dirigente del Sindicato del IMSS
Arturo Olivares Cerda Dirigente del Sindicato del IMSS. Foto: CARLOS MEJÍA. EL UNIVERSAL

“Estoy seguro de que AMLO nos escuchará”: dirigente del Sindicato del IMSS

26/05/2019
02:07
Astrid Rivera
-A +A
Faltan médicos, hospitales y equipo; el Seguro Social no ha crecido por falta de visión, afirma

[email protected]

Falta de personal médico, clínicas inconclusas y desperfectos en elevadores y equipos de aire acondicionado son algunos rezagos que enfrenta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En entrevista con EL UNIVERSAL, Arturo Olivares Cerda, dirigente del sindicato del IMSS, comentó que el instituto presenta un déficit de 192 mil 908 camas y de 94 mil 519 médicos; es decir, opera con 0.69 camas por cada mil derechohabientes y 1.44 médicos por cada mil usuarios, a pesar de que los indicadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) establecen un promedio ideal de 4.7 camas y 3.4 médicos por cada mil usuarios.

El dirigente sindical detalló que se tienen que adquirir 13 mil camas sólo para que se eleve el número a una por cada mil derechohabientes, lo que representa construir 58 hospitales nuevos.

Olivares Cerda refirió que en el sexenio pasado se realizó un Programa de Infraestructura para el periodo 2016-2018, en el que se proyectó la construcción de 40 Unidades de Medicina Familiar (UMF), de las cuales sólo funcionan 27: están pendientes de construirse 13. De hospitales se plantearon 12, pero únicamente seis están en operación, cuatro están en proceso y se detuvo la edificación de dos.

¿Qué diagnóstico tienen del Seguro Social?

—Lo que marca la OCDE es que debemos tener 4.7 camas y nada más tenemos 0.69; en el sector Salud hay 1.5. En el Seguro Social es donde más déficit hay: tendríamos que tener 3.4 médicos por cada mil derechohabientes, pero sólo contamos con 1.4.

Esto no es nuevo. Desde el año 2000 no se había tenido una proyección. Ha crecido la derechohabiencia, pero no a la par del instituto. De 2012 a 2018 la derechohabiencia creció más de 12%; sin embargo, la población usuaria y el personal médico sólo crecieron 4.5%.

Sí [hay un] retraso: nos hacen falta médicos, hospitales, Unidades de Medicina Familiar. Nuestros médicos deben tener una población adscrita de 2 mil 400 usuarios; actualmente atienden, en promedio, entre 3 mil y 5 mil pacientes, entonces esto no les permite ver a cada uno con la calidad que se requiere.

¿Qué pasó con ese crecimiento económico, esa viabilidad financiera que se decía existía durante el sexenio pasado?

—Financieramente los números están muy claros: no hay crisis. Existen los recursos y las reservas, pero están detenidos algunos hospitales y unidades de medicina familiar que debieron de haberse entregado, al menos alguno, en febrero.

¿Cuáles son los estados o puntos rojos que identifican?

—Lo más preocupante es que nos quedamos casi con mil camas y hospitales destruidos por el sismo de 2017. Eso nos sigue afectando, y tengo que dejar muy claro que hasta el momento no nos han dado una solución para este problema. Tenemos el Hospital de Cuautla, el de San Alejandro, en Puebla, que era el más grande de su tipo en Latinoamérica, el Hospital 25 de Iztapalapa, la Clínica 32 de la Ciudad de México, y ahorita esto nos ha dado serios problemas, porque tenemos en hacinamiento a los derechohabientes y a los trabajadores en unidades médicas. Ya les tenemos que dar una respuesta.

¿Cómo se encuentra el IMSS en insumos médicos?

—Dentro de lo que es material médico y medicamento está en 94%. Hay otros temas en los que sí tenemos ciertos retrasos: nos hace falta mucho personal médico, de enfermería, de limpieza, y aunado a esto, mis compañeros de limpieza no tienen los insumos necesarios para poder [hacer su trabajo] de manera adecuada.

También hay conflictos con el aire acondicionado —sobre todo en los estados con clima caluroso—, con los elevadores, sistemas de lavado, plantas de lavado en muchas partes del país, y eso sí es algo que ha estado impactando y que tenemos que resolver a la brevedad.

¿A qué atribuyen que el instituto no haya crecido?

—Más que todo lo demás, ha sido por falta de visión. Debemos aprovechar la oportunidad [de que] hay un nuevo gobierno con una visión diferente. Yo tengo la plena seguridad de que tanto el Presidente como el director nos van a escuchar y nos van a dar esa oportunidad de hacer un mejor IMSS a través de la visión de los trabajadores.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios