14 | OCT | 2019
Carlos Ruiz Abreu Director General del AGN (YADIN XOLALPA, EL UNIVERSAL)

Gobiernos escondieron carpetas de espionaje; algo temían: Ruiz Abreu

14/03/2019
03:00
Pedro Villa y Caña
-A +A
Ni el director del Archivo General tenía acceso a expedientes, afirma; dice que por orden de AMLO y por convicción se revelará todo

[email protected]

Estaba al final de la galería cinco, en una esquina escondida en la que nueve hombres resguardaban los documentos que detallaban el espionaje del Estado mexicano, expedientes a los que sólo ellos podían acceder. Era una parte del Palacio Negro de Lecumberri que estaba bajo vigilancia. No dejaban pasar a nadie más, ni al propio encargado de este recinto, recuerda Carlos Ruiz Abreu, director general del Archivo General de la Nación (AGN).

“Era una parte reservada, una puerta cerrada de la que sólo ellos tenían llave. Ni el director ni nadie del AGN tenía acceso”, señala.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Ruiz Abreu comenta que estos archivos estaban cerrados por los gobiernos anteriores porque “algo han de temer. Ellos saben que no hicieron algo constitucionalmente aceptable”.

En la sede del expenal construido en 1900, el titular del AGN asegura que al darse cuenta de la situación, informó de inmediato a Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, y a otras autoridades para señalarles que “no podía permitirse tal situación”.

Aseguró que se desconoce el número de documentos que hay en ese archivo, debido a que no estaba completamente ordenado, pero garantizó que cuando este fondo esté listo, la sociedad mexicana podrá conocer todos los documentos de vigilancia y espionaje del Estado mexicano.

¿Cómo encontró el AGN?

—Lo encontré con una infraestructura de primer mundo para resguardar la documentación con los estándares internacionales y con una legislación buena, que es la Ley General de Archivos. Además, desde el 1 de enero de este año, nosotros ya no somos sectorizados a Gobernación, sino descentralizados, lo que nos permite mayor libertad de acción y de relaciones con la SHCP para cuestiones financieras.

Sin embargo, en cuanto al archivo, sí encontramos muchos problemas: tenemos completa carencia de descripción de los documentos, de los expedientes, de catalogación; un rezago infinito de miles de solicitudes para las bajas documentales. Tampoco tenemos personal: sólo hay una persona en cada uno de los laboratorios. Es un retraso muy grande.

Pero como historiador e investigador que he sido durante décadas, lo más importante fue encontrarme con un archivo prácticamente cerrado. Hay un promedio, en los últimos años, de 20 a 30 investigadores diarios que vienen al AGN. Eso no puede ser. En otras épocas había un promedio de 100 a 200 investigadores por día. Algo pasó y ya tomamos acciones para revertirlo.

El Presidente informó que un archivo estaba bajo custodia del Cisen. ¿Nos puede detallar cómo era esta situación?

—Estaba al final de la galería 5, una parte reservada con puerta cerrada a la que solamente el Cisen tenía acceso. Sólo ellos tenían llave, no el director ni nadie más.

Había nueve personas designadas a cuidar los documentos, pero yo, cuando noté que no podíamos entrar, informé a la secretaria de Gobernación y a otras autoridades. Nos pusimos de acuerdo, ellos se fueron en enero y ese archivo de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS) al fin quedó en custodia del AGN y podemos ordenarlo, clasificarlo.

Esa documentación, la que tenemos aquí, data de 1920 a 1985. Todavía falta por llegar lo de otras dependencias y lo del Cisen, precisamente.

¿Se tienen contabilizados los archivos que estaban bajo su resguardo?

—No, no estaba completamente ordenado. Hay unos ficheros, pero no toda la documentación. Encontramos las fichas y al ir a los expedientes, sucede que no están ahí o están en otras partes, entonces debemos buscar.

Me encantaría dar a conocer estos archivos ya, pero entender cómo está “organizado” para no romper el original del proceso de identificación de estos documentos lleva tiempo.

Como investigador e historiador, ¿qué importancia podrían tener estos documentos?

—Creo que es muy importante abrirlos, porque son documentos que arrojan una parte sustancial de la vida política y social del país. Sin temor a equivocarme, considero que es una apertura democrática, y creo que ése es el trasfondo del acuerdo del Presidente: que se abrieran los expedientes porque es una apertura democrática.

También tiene que ver con una cuestión de principios que él siempre ha pregonado, en el sentido de que se debe dar a conocer todo lo que en algún momento se investigó.

¿La sociedad podría tener la garantía de que todo lo que esté aquí se va a dar a conocer?

—El acuerdo es que todo se dé a conocer. Obviamente tenemos que cuidar ciertos aspectos, como datos personales o sensibles, pero en general, por el acuerdo y por convicción propia, estoy dispuesto a abrir lo más posible todos los archivos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios